Estudio demuestra que la sauna alarga la vida y mejora la salud de los hombres

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo.

La sauna comenzó siendo un lugar sagrado que se ubicaba en el patio de las casas, y el cual conllevaba a un rito con varios lapsos de purificación corporal y espiritual. La costumbre finlandesa explica que, hasta la II Guerra Mundial, la sauna era el lugar donde se daba a luz y se preparaba el cadáver para el entierro; por lo que se usaba con fines tanto higiénicos como terapéuticos.

Originalmente, la sauna se trataba de un sistema de salas de calor a diferentes temperaturas; donde la primera estaba a 25°C, la segunda a 40°C y la tercera a 60°C. Por lo que se llegaba a combinar el calor seco y húmero, con frío y masajes; lo que proporcionaba beneficios corporales como la eliminación de sebo, toxinas y bacterias.

De hecho, de acuerdo con un estudio publicado en JAMA,  los hombres que asisten regularmente a la sauna gozan de una mejor salud y una mayor longevidad. La investigación tuvo lugar en Finlandia, donde se analizó una muestra de 2 315 hombres entre 42 y 60 años de edad a lo largo de 21 años.

Los resultados mostraron que la población que asistía a la sauna entre dos y tres veces por semana, redujo el riesgo de muerte súbita por infarto hasta un 22 por ciento; y para los que asisten entre cuatro y siete, hasta un 63 por ciento. Por otro lado, el riesgo de muerte por enfermedades arteriales disminuyó entre 23 y 48 por ciento; y de morir por cualquier causa, entre 24 y 40 por ciento menos.

Para los investigadores, la frecuencia entre las sesiones establece una diferencia en la salud y longevidad del individuo. Por ejemplo, para los hombres que se quedan menos de once minutos dentro del sauna, tienen un riesgo de morir por una crisis cardíaca de 7 por ciento mayor que aquellos cuya estancia ronda entre los once y 19 minutos.



¿Por qué el agua relaja la mente?

Estar cerca del agua calma nuestros sentidos, y los científicos dicen que esto tiene un efecto positivo en nuestros cerebros.

Mirar el agua y escuchar su sonido coloca a nuestras mentes sobrecargadas en un estado relajado e hipnótico. En esta situación, nuestro cerebro procesa de manera diferente los pensamientos, lo que lleva a estados más tranquilos y creativos y aumenta el bienestar.

Actualmente, los neurocientíficos y psicólogos se abocan mucho más a estudiar el impacto del mar, los ríos y los lagos en nuestra felicidad y bienestar, al estar rodeados de lo que se conoce como espacios azules. Wallace J. Nichols, un biólogo marino, ha escrito sobre las diferentes maneras en que los cuerpos de agua nos afectan positivamente.

 

El agua induce estados meditativos

Escuchar el ruido de las olas junto al océano, puede llevarnos a un estado meditativo consciente. Se ha encontrado que el sonido de las olas altera los patrones de onda del cerebro y provoca un estado meditativo y relajado. Incluso, el simple hecho de observar el movimiento del agua hace que nuestras mentes se calmen. Esto tiene numerosos beneficios, pues contribuye a reducir la depresión y a disminuir los niveles de estrés y ansiedad, y promueve una mejor claridad mental y patrones de sueño.

 

Invoca la inspiración y la creatividad

Cuando estamos cerca del agua, nuestro cerebro pasa del modo ocupado al modo relajado. Esto, naturalmente, hace que el cerebro se “abra”, ya que no se centra en los millones de pensamientos que giran alrededor, que a menudo pueden provocar estrés o ansiedad. Cuando el cerebro está relajado, se abre más a pensamientos creativos.

 

Da un sentido de asombro

Para la psicología positiva, el asombro es un factor importante. La emoción del asombro contribuye en gran medida a nuestra felicidad, porque no sólo nos permite estar en el momento presente sino que nos hace pensar en nuestro lugar en el mundo e invoca un sentimiento de humildad, así como sentimientos de conexión con algo más allá de nosotros mismos, frente a la vastedad pura de la naturaleza.

 

Potencia los beneficios del ejercicio

Obviamente, hacer ejercicio es una buena manera de mejorar nuestro bienestar mental. Sin embargo, salir a correr o caminar por el océano hará que estos beneficios sean diez veces mayores. La idea es que estar rodeado de un espacio azul desencadena beneficios más positivos al hacer ejercicio, pues la ingesta de iones negativos en nuestros sistemas aumenta en esta situación.

tiburones marco-del-borrello-28383-unsplashlos-tiburones-prefieren-el-jazz
Marco del Borrello via Unsplash

 

Es una gran fuente de iones negativos

Los iones positivos son emitidos por aparatos eléctricos como computadoras, microondas y secadoras de pelo que nos despojan de nuestra energía natural, mientras que los iones negativos son generados por cascadas, olas de océanos y tormentas eléctricas. Una gran cantidad de iones negativos en la atmósfera acelera nuestra capacidad de absorber oxígeno y de equilibrar los niveles de serotonina (el químico relacionado con el estado de ánimo y el estrés), y contribuye a rejuvenecer la mente y mejorar el estado de alerta y la concentración.

beneficios-agua-relaja-mente-salud

 

Haz una inmersión natural

Sumergirse en una fuente natural de agua, como el mar o un lago, vigoriza enormemente tu cuerpo. Las diferentes temperaturas tienen beneficios por ambos lados: el frío puede proporcionar un tratamiento calmante para los nervios y refrescar el cuerpo, mientras que las aguas más cálidas durante el verano pueden ayudar a relajar los músculos y las tensiones corporales.

Entonces, ya sea que elijas relajarte cerca de una fuente o en el muelle de la playa más cercana, descansa tranquilo sabiendo que los efectos calmantes del agua están trabajando en tu mente, cuerpo y alma.

 

* Fotografía principal: Maya Beano



¿Cómo limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales? (Consejos prácticos)

Aplicando estos consejos puedes ser parte del cambio a una sociedad sin tóxicos y evitar el consumo de químicos en frutas y vegetales.

Tus vegetales y frutas pueden estar relucientes y hermosos, sin que sucumbas al uso de pesticidas tóxicos. Limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales es parte del cambio de una sociedad sin tóxicos, y una responsabilidad compartida que puede lograrse con pequeñas acciones. 

 

¿Por qué es necesario limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales?

como limpiar desinfectar-frutas-y-verduras vegetales-de-pesticidas

Los pesticidas son necesarios para evitar las plagas que, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), afectan a entre un 25 y un 35% de la cosecha mundial. El problema es que los químicos de los pesticidas se adhieren a las frutas y verduras que comemos e, ingeridos en grandes cantidades, pueden ser muy dañinos para la salud.

Lo más recomendable es consumir productos orgánicos. No obstante, te damos algunos consejos prácticos por si necesitas otra opción para limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales.

Estos consejos  te ayudarán a eliminar desde insecticidas hasta ceras que se usan para que brille la fruta:

Remoja en bicarbonato y vinagre

Esta opción te ayudará a eliminar gran parte de las sustancias tóxicas. Coloca un recipiente lleno de agua y agrega una cucharada de bicarbonato y otra de vinagre. Deja remojar las frutas y vegetales.

Utiliza vinagre de manzana

Basta con diluir un vaso de vinagre de manzana en 1 litro de agua y lavar los alimentos con esta mezcla para limpiar las frutas y los vegetales de los pesticidas que contienen.

Elimina hojas externas dañadas

Las bacterias que causan enfermedades crecen más rápido en las hojas en mal estado. 

Rechaza las secciones con hongos

Retira las áreas de frutas y verduras con hongos, cortes, heridas o zonas dañadas y demasiado maduras.

Utiliza un cepillo de dientes

Otra forma de limpiar las frutas y los vegetales es utilizando un cepillo de dientes. Frótalos suavemente, de modo que los residuos y las suciedades se eliminen por completo. 

origen alimentos ha dado cada país mundo-mapa

Vinagre y sal

Mezcla un vaso de vinagre con medio litro de agua con sal. Después introduce el alimento en la mezcla y deja que repose durante 30 minutos.

Retira la piel de frutas y vegetales

Aunque muchos nutrientes están en las cáscaras, también es la parte que más es afectada por los pesticidas. Limpiar de pesticidas las frutas y los vegetales puede ser más fácil de lo que crees.

Vinagre, bicarbonato y limón

Remoja en agua, con una parte de vinagre por cuatro de agua. Agrega ¼ de taza de bicarbonato y el jugo de un limón. Remoja mínimo 20 minutos. 

Lava hierbas en manojos pequeños

Lava las hierbas como el apio, el perejil, la menta o el cilantro en pequeños manojos, y da vuelta a cada una hasta que todas las ramas queden limpias.

Desinfecta con extracto de toronja y bicarbonato

Mezcla 20 gotas de extracto de semillas de toronja con una cucharada de bicarbonato de sodio, una taza de vinagre blanco y una taza de agua. Diluye y vierte la mezcla en un rociador.