El lado estético del crudo invierno: las cataratas del Niágara congeladas

Los últimos inviernos en Norteamérica, notables por su crudeza, han traído también algunas delicias estéticas.

Desde hace un par de años se han registrado en Norteamérica algunos de los inviernos más crudos de las últimas décadas, además de que se han alargado considerablemente con temperaturas bajas raramente registradas hasta marzo. Las tormentas de nieve son peligrosas y la vida productiva de las zonas baja considerablemente, sin embargo, entre la madeja de atrocidades que conlleva un crudo invierno, también trae consigo regalos estéticos dignos de contemplación.

Uno de ellos es el congelamiento de algunas zonas de las Cataratas del Niágara, en ambos lados, por Estados Unidos y Canadá. Aunque por la gran cantidad de caída de agua es imposible que las cataratas se congelen en su totalidad, el conjunto entre pedazos congelados y agua corriendo son espectaculares. 

Los segmentos congelados asemejan a grandes rocas glaciales que parecieran imponentes esculturas de mármol que sirven como marco para una fuente trasera de agua (caída). Asimismo, algunos de los espacios congelados son como una neblina cayendo de delicada manera. 

40761962_h35036992_custom-7bdafb616480102b197e958271f695043fb551d5-s1500-c85

40761962_h35057458_custom-fbbc3168cf5caacb093b384923e6d7bcdfc03204-s1500-c85



8 cosas que debes conocer sobre el solsticio de invierno

Todos los años los vivimos pero quizá no has hecho consciente lo que conlleva esta especial y poderosa fecha.

Este fenómeno, el solsticio, ha sido celebrado milenariamente. Podría decirse que por la totalidad de las culturas: una fecha arquetípica, cargada de simbolismo. El movimiento de los astros se traduce en un cambio de estación, en el día más corto del año, y el día de las sombras más largas y elegantes que se forman. 

Acá te compartimos datos que otorgan a las celebraciones de navidad un sentido mucho más poderoso:

 

1. Existen, de hecho, 2 solsticios de invierno cada año:

Durante el invierno, incluso el hemisferio norte del planeta, está más cercano al sol, y de hecho lo que genera los climas helados es la inclinación lejos del sol. Así que mientras el solsticio de invierno en el norte es el 21 o 22 de diciembre, en el hemisferio sur sucede entre el 21 y 22 de junio.

2. El solsticio de invierno se sucede en un entrecerrar de ojos:

Aunque el solsticio es marcado durante todo un día en el calendario, en realidad ocurre solo durante un segundo, cuando el sol está exactamente sobre el trópico de capricornio.

3. En un mismo país el solsticio puede darse en distinto día.

En Estados Unidos, por ejemplo, se sucede en distintos horarios, en la parte Este el solsticio se da el 21 de diciembre a las 11:49 p.m. El resto de las zonas lo viven a inicios del día 22.

4. Según los astrónomos, es este día cuando en realidad inicia el invierno.

Un meteorólgo te dirá que el invierno inicia el 1ero de diciembre, y sus coordenadas están basadas en el cambio de clima. Sin embargo, para los astrólogos el cambio de estación se da exactamente cuando la Tierra está mas cercana al sol; para ellos es el 21 de diciembre cuando esto sucede y por ello, cuando comienza formalmente el invierno.

5. Es el día cuando se hacen las sombras más largas:

Este día es cuando el sol hace su arco más corto en el cielo respecto a la Tierra. Ello hace que las sombras se vean más largas; lo que, naturalmente, le da más poesía al solsticio.

6. En el solsticio las lunas llenas son muy escasas:

Para que te des una idea, desde 1973, han habido solo 10 lunas llenas en un solsticio, y la próxima se dará hasta el 2094.

7. La navidad está ligada estrechamente al solsticio:

Mientras esta celebración fue convertida como cristiana, anteriormente en casi la cabalidad de las civilizaciones el solsticio de invierno era celebrado. De hecho, el árbol de navidad está estrechamente ligado a las tradiciones paganas de esta fecha. Por ello, desde tiempos inmemoriales esta fecha ha sido importantísima en el imaginario colectivo.

8. La palabra solsticio viene del latín solstitium, que significa el punto en el que el sol permanece estático, lo que nos recuerda la gran importancia del todo relacionado con el todo.. Nosotros con el arriba y viceversa.

[mnn]

 

 



Sobrevive este invierno con estos hacks mientras cuidas el medio ambiente

En la actualidad los seres vivos somos testigos (y víctimas) del cambio climático que ha causado climas extremos como, por ejemplo, fríos insoportables que nos impiden realizar actividades regulares

El invierno, del latín vulgar hibernum, es la estación climática más fría del año, la cual dura alrededor de tres meses (diciembre, enero y febrero en el hemisferio norte; junio, julio y agosto en el hemisferio sur). De modo que, conforme nos acercamos a los círculos polares, existen menos horas de luz solar y se reduce la temperatura al grado de observar nevadas.

En la actualidad los seres vivos somos testigos (y víctimas) del cambio climático que ha causado climas extremos como, por ejemplo, fríos insoportables que nos impiden realizar actividades regulares. A pesar de realizar actividades proambientales que reduzcan los efectos de la contaminación en la Tierra, todavía no se encuentra una solución eficiente que los merme de manera inmediata.

Existen alternativas que al menos permiten dejar de sentir tanto frío de manera casi inmediata. Estas son algunas:

Cubre las ventanas después de asegurarte de que están bien cerradas, para evitar que entre una corriente de aire frío.

Consigue botellas de agua caliente: funcionará como un minicalentador (ideal para cubrirlo con un suéter y mantenerlo cerca de unx).

Bebidas calientes, ya sea café, té o chocolate.

Fortalezas. Aunque suene muy infantil, las fortalezas de almohadas y cobijas (junto con comida y bebidas calientes) ofrecen un asilo contra el frío.

Numerosas capas de ropa. Desde ropa interior térmica hasta dos pares de calcetines. Todo funciona para evitar sentir que la piel se enchine a la hora de salir al frío.

La inevitable compañía. Además de distraerte del frío, las personas transmiten su energía calorífica reduciendo, así, la sensación de calor.