Descubren el mecanismo por el que la marihuana despierta un apetito feroz

La marihuana es una de las plantas más polémicas que puedan existir. Gracias a su compuesto químico, esta hierba se le considera psicoactiva, ya que altera el estado de consciencia de quien la consume.  Existen otros síntomas comunes asociados al consumo de la marihuana; uno de ellos, es el hambre insaciable. El origen de este […]

La marihuana es una de las plantas más polémicas que puedan existir. Gracias a su compuesto químico, esta hierba se le considera psicoactiva, ya que altera el estado de consciencia de quien la consume. 

Existen otros síntomas comunes asociados al consumo de la marihuana; uno de ellos, es el hambre insaciable. El origen de este fenómeno, según un grupo de neurocientíficos de la facultad de medicina de Yale, se encuentra en la región del cerebro llamada hipotálamo, la cual se encarga de secretar las neuronas POMC. 

Cuando el estómago se llena, las neuronas de POMC mandan una señal que nos hace sentirnos satisfechos. De modo que el proceso se inhibe ante la presencia del cannabinoide. Los alcaloides del a marihuana no sólo bloquean las neuronas POMC, también actúa como un acelerador de hambre al liberar endorfinas (neurotransmisores asociados con el apetito). 

Este descubrimiento permitirá abrir nuevas investigaciones para el tratamiento de enfermedades orgánicas, como el cáncer, y trastornos emocionales, como la depresión y la anorexia.



Componente del cannabis previene la expansión del cáncer

Los expertos pretenden crear un sustituto sintético del cannabis para crear un tratamiento alternativo de esta enfermedad.

Numerosos estudios han demostrado la eficacia medicinal de la marihuana, en especial para tratar enfermedades como la anorexia, glaucomas, tumores, cáncer, enfermedades del intestino, espasticidad muscular, esclerosis múltiple, epilepsia, síndrome de Tourette, síntomas de Lou Gehrig; o para intervenciones quirúrgicas y terapéuticas. 

Gracias a sus componentes químicos del cannabis, se inhibe tanto el dolor de estas enfermedades (o tratamientos), como mejora la salud de las personas que la consumen médicamente. 

Y de acuerdo con un estudio reciente de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, el cannabis ayuda a prevenir la expansión de un cáncer, utilizándose como parte del tratamiento. 

Al identificar los receptores orgánicos responsables de activar el tetrahidrocannabinol (THC), compuesto que combate las células cancerígenas que se encuentran en constante crecimiento, los expertos pretenden crear un sustituto sintético del cannabis para crear un tratamiento alternativo de esta enfermedad. 

El Dr. Peter McCormick, autor de la investigación, explica que: 

Hubo un interés profundo en entender los mecanismos moleculares del modo en que la marihuana, y específicamente el THC, influenciaban en la patología cancerígena. Al identificar los receptores implicados en el proceso, hemos podido dar un importante paso hacia el desarrollo futuro de tratamientos terapéuticos que saquen provecho de las interacciones que hemos descubierto para reducir la expansión de tumores. […] Nuestra investigación utiliza el compuesto químico aislado y el uso de la concentración correcta es vital. Los pacientes con cáncer no deberían automedicarse cannabis, sin embargo espero que nuestra investigación pueda llevar a un equivalente sintético que sea seguro y asequible en el futuro. 

 



Eco-receta: mantequilla medicinal vegana con marihuana

Esta sencilla receta te permite preparar tu propia mantequilla de coco en casa para aprovechar los beneficios de la cannabis.

A estas alturas las propiedades medicinales de la marihuana son innegables, más allá de su concepción política y social, esta planta se mantiene como un tratamiento alternativo para todo tipo de males, y uno cuyos efectos secundarios son mínimos.

La ciencia ha corroborado los múltiples beneficios del THC para la salud a través de rigurosos estudios. Algunos de los beneficios de consumir cannabis incluyen sus propiedades analgésicas, puede ayudar a tratar desordenes de depresión y ansiedad, y retrasa el avance de células cancerígenas (además ayuda a pacientes que han perdido el apetito a recuperarlo). 

Antes de abordar la siguiente receta, hay que considerar lo siguiente: cuando consumimos la marihuana en un alimento su efecto psicoactivo es más fuerte, viéndolo de otra manera, al fumarla consumimos aproximadamente el 40% de la planta, al ingerirla el 100%.

Al comer marihuana percibir los efectos toma más tiempo; sin embargo, es más fácil controlar las dosis. En el caso de mantequilla es fácil determinar cuánta consumimos y podemos dosificarla fácilmente. Antes de consumir la mantequilla debemos medir la potencia de la misma, empezando por raciones muy pequeñas y dejando que haga efecto antes de consumir más.

Ingredientes:

  • Medio litro de agua
  • 250 gramos de aceite de coco
  • 30-50 gramos de hojas resinosas y brotes triturados de marihuana

Pasos a seguir:

  1. Hierve el agua en una olla.
  2. Una vez que el agua alcanza el hervor agregar aceite de coco y marihuana, esto hace que el THC se mezcle con el aceite y el agua.
  3. Remover la mezcla por media hora, quizá sea necesario reducir la flama.
  4. Una vez pasada la media hora debemos colar la mezcla y quitar los restos de las hojas.
  5. Guardar el líquido en el refrigerador por un mínimo de seis horas.
  6. Al sacarla separaremos el agua de la mantequilla, la mantequilla se habrá solidificado para entonces.
  7. Guardar en un refractario separado en la nevera.

Consumir, empezando por dosis pequeñas. 

También en Ecoosfera: Los perros también pueden beneficiarse de las propiedades medicinales de la marihuana