Al finalizar el invierno los cambios de temperatura también provocan resfriados. Pareciera que las temperaturas finalmente han ascendido pero de repente bajan sin previo aviso y caemos en cuenta que en realidad el invierno no ha terminado del todo. Como parte de vivir un resfriado, durante y al final de esta enfermedad, la congestión nasal es uno de los síntomas que perdura, y puede ser muy molesta. 

Si ya está terminando tu resfriado, concentrarte en recobrar tu respiración normal puede ser muy útil. Por ello, te recomendamos algunos remedios para que puedas volver a respirar con libertad:

Respira vapor de Eucalipto: hierve hojas de eucalipto en un recipiente y respirar su vapor. El olor es deleitoso y descongestionará tu nariz rápidamente. 

Mastica un diente de ajo: pícalo crudo y mastícalo.

Infusión de hierbas: Calienta en agua hojas de laurel, salvia y canela. Después de entre 5 y 10 minutos huele el vapor del producto. Finalmente tómate el producto. 

Agua con sal marina: para desinflamar los tejidos nasales introduce en tu nariz unas gotas de agua con sal marina. 

Come Pimiento, wasabi, gengibre picante, cebolla, ajo o fenogreco: todo lo anterior ayudará a que tu mucosidad se vuelva menos densa y se descongestione más rápido tu nariz.