Las magníficas fotografías que nunca has visto del planeta Tierra desde el espacio exterior

Después de tres misiones al espacio y 2 mil 500 viajes alrededor del planeta, el astronauta Chris Hadfield capturó 45 mil momentos asombrosos desde el espacio exterior

Cuando se imagina al planeta, probablemente llega a la mente esta esfera azulada con manchas difuminadas de nubes y masas amorfas de tierra. Inclusive, en el caso de haber visto suficientes películas hollywoodenses, se puede ser capaz de visualizar a lo lejos el continente americano. Una imagen demasiado cliché.

A pesar de la belleza que pudiera contemplarse, no se siente esta trascendencia que merece la magnificencia de la Tierra. Por ello, después de tres misiones al espacio y 2 mil 500 viajes alrededor del planeta, el astronauta Chris Hadfield decidió capturar 45 mil momentos asombrosos desde el espacio exterior.

El objetivo de este proyecto fue demostrar la realidad de la Tierra: “Quería que fuera algo como: ‘Esto es feo, esto es extraño, esto es realmente interesante, y wow, no es algo que esperaba que se viera así’”, explica Hadfield.

Para él, las personas hablan globalmente pero muy pocas realmente ven a ese nivel (y por lo tanto, no piensan así) y,en consecuencia, se emiten juicios sin conocer a profundidad al respecto. Por ello es importante que, para empezar a tomar conciencia del cuidado que requiere nuestro planeta, se conozcan sus rincones, sus colores, sus sabores, sus olores, sus ruidos. Es ir más allá de lo que se cree conocer.



Reducir los días laborales mejorará calidad de vida y del medio ambiente

Es posible reducir cantidades significativas de energía, emisiones de gases de efecto invernadero así como gastos médicos al disminuir los niveles de estrés, si se descansa un día más a la semana en la oficina.

¿Menos es más? Eso parece cuando se trata de los beneficios económicos, ecológicos y a la salud cuando se trabaja menos días a la semana y se tienen tres días para el fin de semana. De acuerdo con un artículo publicado en Scientific American, esta dinámica no sólo ahorra dinero, también reduce la contaminación y problemas de la salud. 

Para Lynn Peeples, autora del artículo, es posible reducir cantidades significativas de energía, emisiones de gases de efecto invernadero así como gastos médicos al disminuir los niveles de estrés, si se descansa un día más a la semana en la oficina.

La prueba contundente fue el equipo de gobernación del estado de Utah, en EE.UU., quien empezó a trabajar desde 2007 de lunes a jueves. Y en tan sólo los primeros diez meses, se ahorraron 1.8 millones de dólares en costos energéticos: “Si los empleados pasan 20 por ciento menos en el camino y los edificios de las oficinas sólo funcionan cuatro días a la semana, la energía y la congestión que nos ahorramos sería enorme.” Sin embargo, la iniciativa tuvo su fin en 2010, ya que los ciudadanos se quejaron de no tener acceso a los servicios del estado en viernes. 

Young Woman Enjoying the View

Pese a ello, los economistas David Rosnicks y Mark Weisbrot estimaron que esta dinámica pudo haber reducir la emisión de carbono en EE.UU. hasta un 3 por ciento, entre 1990 y 2002. De hecho, un reporte interino del gobierno de Utah, mostró que en su estado se redujo anualmente al menos 6 000 toneladas métricas de emisiones de dióxido de carbono. Por lo que, “si las reducciones de los gases de efecto invernadero por los desplazamientos están incluidas, entonces el estado revisaría la manera de reducir al menos 12 000 toneladas métricas de CO2 –el equivalente de 2 300 coches fuera del camino en un año–.

Además, de acuerdo con un estudio realizado en Suecia por la Sahlgrenska University Hospital, reducir un día laboral a la semana mejora la salud y productividad del empleado. De hecho, se observó que hubo una disminución considerable en enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2, así como un mayor balance en los ámbitos laborales, personales y familiares. Sin mencionar una latente sensación de felicidad. 

Si bien hay pros y contras frente a esta dinámica, la realidad es que de manera organizada, podría traer numerosos beneficios tanto al individuo como a la sociedad. 



Estos serían los devastadores efectos para Latinoamérica si el planeta se calentara 4°

Según un informe del Banco Mundial, esta es una cifra que debemos evitar como población global

El calentamiento global es un tema que ya está impreso en la cultura; sabemos que estamos mutando con nuestros hábitos, y sobre todo por la quema de hidrocarburos, la temperatura mundial. Según algunos reportes de la ONU, desde 1990 hemos liberado al menos la mitad del carbono arrojado a la atmósfera desde la Revolución Industrial iniciada a finales del siglo XVIII.

Según este mismo organismo, si al finalizar este siglo podemos mantener la temperatura en un aumento no mayor a 2º (que es plausible), entonces el planeta se conservará en un ambiente saludable. Sin embargo, si la temperatura llegara a aumentar 4º, las consecuencias serían devastadoras. 

Un video basado en el estudio Bajemos la temperatura, realizado por el Banco Mundial, revela los estragos que se producirían en Latinoamérica si el planeta aumentara en 4º su temperatura; esto aunque la región sólo es responsable de 12,5% de las emisiones mundiales de gases invernadero

Entre los efectos para la zona estarían: 

  • La Patagonia, Brasil central, el Caribe y Centroamérica tendrían una reducción pluvial de entre 20 y 40%.
  • Los glaciares de los Andes desaparecerían.
  • Los mares aumentarían 1m y muchas costas paradisíacas desaparecerían en zonas como Brasil y algunas del Caribe.
  • 20% de aumento de sequías, lo que mermaría la producción de alimentos. 
  • Aumentarían 80% los ciclones tropicales.

Para ver el video elaborado por El País, da clic aquí.