Las “bombas de semillas” también podrían ayudar a incrementar la población de abejas

La moda californiana de esparcir pelotas de semillas en sitios inhóspitos también podría ser un gran aliciente para salvar a las abejas

Como sabrás, hace poco se dio a conocer una noticia aterradora e inverosímil, incluso con un dejo que hasta podría parecer una broma: las abejas están en peligro de extinción. Desde pequeños se nos ha enseñado que algunas especies han ido desapareciendo; sin embargo, en el tema de los insectos, pareciera que solemos pensarlos como innumerables, eternos, o  incluso, quizá no pensamos en lo absoluto en ellos.

Por lo anterior, la noticia del peligro de extinción de las abejas ha estremecido al mundo. ¿Las abejas en extinción? Pareciera difícil de asimilar. Luego, cuando memoramos aquellas cosas que aprendimos durante la educación elemental sobre el papel de las abejas en la cadena de la vida es cuando dimensionamos, al  menos un poco más, la gravedad de la noticia. 

Aunque la posible desaparición de las abejas podría dejarnos pasmados y sin conocer realmente qué hacer, algunos científicos e iniciativas han estado formulando estrategias para preservar a las abejas desde la esfera individual; así es, cada uno puede contribuir desde casa. 

Una moda reciente y que se ha ido consolidando, la famosa guerra de las “seed bombs” o bombas de semillas (un formato donde se agrupa en pequeñas bolas algo de tierra y semillas y se avientan “como granadas”, usualmente en sitios abandonados como lotes baldíos), poco a poco se ha convertido en un arma consciente para salvar a las abejas, siendo útiles, sobre todo, las bombas de semillas de flores salvajes, pues muchas abejas las prefieren. 

En California el proyecto Grow the Rainbow, a cargo de Ei Ei Khin y Chris Burley, espera regar hasta mil millones de flores salvajes; curiosamente, lo que comenzó como una guerra de jardineros ha terminado en una potente estrategia que quizá si se replica notablemente en muchas partes del mundo, pueda ayudar a paliar la disminución de la población de abejas.



Las mejores fotos de la nueva y peculiar aurora boreal, “Steve” 📷

Aún no se sabe si este forajido cósmico es realmente una aurora boreal, pero se le parece mucho (y es un evento imperdible).

Últimamente el universo nos ha querido demostrar que aún hay lugar para el asombro. Un ejemplo reciente está en que tuvimos a nuestro primer visitante interestelar, y no era un asteroide ni un cometa, sino una especie de fractal cósmico.

Ahora tenemos un nuevo tipo de aurora boreal… o algo así.

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

Aunque parezca increíble, aún no lo sabemos todo de los fenómenos astronómicos. Y muchos son sumamente escurridizos, como las luces púrpura en Canadá que fueron descubiertas apenas en 2016. Y no por la NASA, sino por un grupo de fotógrafos aficionados a la aurora boreal llamado Alberta Aurora Chasers (AAC).

Este preciosa danza de luces fue nombrada por los miembros de AAC como “Steve”, en referencia a la película animada Over the Hedge, en la cual algunas criaturas del bosque nombran un objeto desconocido como “Steve” para hacerlo parecer menos atemorizante y ajeno.

Aunque lo cierto es que poco habría que temer sobre este fenómeno astronómico, que si algo logra es embelesarnos. No obstante, hay algo que inquieta a la NASA: aunque “Steve” se ve como una aurora boreal, en realidad no lo es.

¿Por qué “Steve” no es una aurora boreal?

Las auroras boreales se forman cuando las partículas cargadas interactúan con los campos magnéticos de la Tierra. Sin embargo, un grupo de físicos de la University of Caligary comprobó, a través de la observación vía satelital del cielo que rodea a “Steve”, que éste no cuenta con partículas cargadas.

Los estudios vía satelital también arrojaron otros curiosos e inesperados resultados. Según dijo el físico Eric Donovan para la Europe Space Agency, los datos revelaron que la temperatura atmosférica sube hasta los 3 mil grados Celsius, y que una cinta de gas de 25 kilómetros de ancho fluye hacia el oeste durante el evento, que dura aproximadamente 20 minutos.

Los físicos que estudian actualmente a “Steve” ya tienen algunas hipótesis sobre qué ocasiona el fenómeno. Aún así, el misterio es tal que la NASA está pidiendo a todo el que vea al forajido cósmico que le tome fotos y videos para compartirlos con la comunidad astronómica a través de la página Aurorasaurus, para así abonar a las investigaciones.

En lo que se develan los misterios que rodean a “Steve”, te dejamos algunas de las mejores fotos de este espectáculo. Un auténtico regalo de la naturaleza para nosotros.

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte-3

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte-3

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

nueva-aurora-boreal-fenomenos-astronomicos-raros-luces-norte

*Imágenes: 1 y 3) Paulo Fedozzi  2) Flickr Northern Lights Graffiti; 4) james_stone76; 5) Megan Hoffman; 6) Ryan Sault; 7) wikimedia; 8) Catalin Tapardel; 9) Dave Markel