El arándano es un gran protector natural para tus células

Agregarlo a tu dieta diaria como un delicioso “snack” te regalará más beneficios de los que seguramente conocías

Hay frutas deliciosas que parecen sacadas de los cuentos de hadas; el arándano es una de ellas. Por crecer en el hemisferio norte, esta fruta ha sido básica en la dieta de los pueblos árticos y de los antiguos nativos norteamericanos; también ha sido conocida como baya, que solía recolectarse tradicionalmente en Escocia. 

El sabor de los arándanos es especialmente atractivo para muchos gustos, pues su cualidad agridulce lo sitúa como uno de esos snacks de sabor a “golosina sana”. Se sabe que el arándano es uno de los mejores antioxidantes existentes y también se conocen sus propiedades para el sistema cardiovascular, como el hecho de que evita la obstrucción de las células. 

Es un antiadherente pues contiene proantocianidinas que evitan que se desarrollen bacterias dañinas en nuestro organismo, como la Helicobacter pylori, y además contribuye a limpiar el aparato digestivo y previene la placa dental. 

Asimismo, recientes estudios han sumado nuevo conocimiento sobre una cualidad del arándano desconocida hasta hace poco: es capaz de proteger a las células del cuerpo, pues aumenta el colesterol “bueno” de la sangre. También protege a las células del cáncer, pues es un antioxidante. 

Así pues, el arándano es una dulce delicia que te aliviará el hambre en un momento en que quieras matarla sin recurrir a engorrosa chatarra y, de paso, al ingerirlo darás una inyección de cualidades sanas a tu organismo.



Así se cree que fue la primera flor del planeta

Entre los investigadores surgió el término de “planta hermafrodita”.

Pese a la extinción de los dinosaurios hace más de 65 millones de años, los científicos han intentado rastrear cómo era la biodiversidad de aquella época. Hasta ahora lograron representar cómo sería la primera flor en el planeta Tierra, la Iguanodon. Se trata de una flor ancestral que data de hace 140 millones de años o más, y que los científicos no tenían la más remota idea de su aspecto sino hasta ahora. 

Gracias al trabajo en equipo de un grupo internacional de botánicos, se logró realizar una reconstrucción de la Iguanodon. Ésta se publicó en la revista Nature Communications, explicando que aunque no se basaron en el descubrimiento de fósiles, realizaron un análisis riguroso de las características de 800 especies descendientes que aún habitan en el planeta. Es decir que al comparar los últimos ancestros de cada una de las especies, se pudo extrapolar hacia el pasado y realizar una base de un árbol genealógico de las plantas florísticas. 

En algunos aspectos, la flor original tiene rasgos de la magnolia moderna: tiene múltiples pétalos –técnicamente se llamarían tépalos– y anillos concéntricos. En el centro, surgen múltiples órganos sexuales, incluyendo polen y ovarios. Por ello, los botánicos consideraron que la vida sexual de esta flor era realmente controversial, pues poseía ambos órganos sexuales, macho y hembra, en una misma planta. Entre los investigadores surgió el término de “planta hermafrodita”. 

 

 

 

 

 

 

 



8 plantas que seguro no sabías que son comestibles y deliciosas

En la cultura popular urbana nos falta mucho por conocer sobre la gastronomía cortesía del reino vegetal.

Foto:uruguay1.blogspot.mx

A estas alturas parece que nos falta, sobre todo en la cultura urbana, mucho por conocer el mundo de la flora. Solemos comer los mismos insumos verdes, como frutas, verduras y algunas hierbas, sin embargo hay muchas plantas que incluso son consideradas como invasoras, pero que son un alimento delicioso y nutritivo.

Gracias al flujo de la información, en gran parte gracias a la red, ahora va encontrándose la exquisités de hierbas antes impensables (incluso de flores comestibles), y sobre todo van valuándose sus propiedades medicinales y nutricionales; un combo que mejora su sabor. Inhabitat hace este interesante recuento de hierbas que seguro jamás creíste consumir.

Aliaria:

Sabe a un mix entre ajo y mostaza; dos sabores que de seguro de pequeño considerabas como parte del mundo de las pesadillas. Es una fuente nutritiva importante y además sirve en tu jardín como herbicida e insecticida, los insectos simplemente no pueden con él.

Pimienta “de los hombres pobres”:

Esta hierva tiene propiedades anticancerígenas. Su nombre es tal porque antes las personas con menos recursos que buscaban darle sabor a sus alimentos con este condimento la recolectaban. Uno de los tipos de pimienta más comunes y deliciosos.

Carraspique:

Es un tipo de mostaza salvaje similar en apariencia a la pimienta de los “hombres pobres”. Las semillas de esta planta, con un sabor parecido a la pimienta, son perfectas para sazonar platillos. También son empleados sus pétalos y hojas.

Oxálida:

Su deliciosa semilla tiene un sabor parecido al del limón. Puede crecerse fácilmente, incluso junto a caminos, en zonas soleadas pero un poco frías.

Violetas salvajes:

Sus hojas tiene propiedades anticancer y pueden ser un sustituto delicioso de la lechuga. Con un sabor suave pero más consistente.

Totora:

Son cortadas antes de que su tallo espeso crezca al máximo en primavera. Es poco conocido, pero su tallo sabe delicioso, muy similar a un pepino fresco. También puedes comer las raíces

Malva:

Es buena para la piel, los tractos gastrointestinales y respiratorios. Culturas ancestrales solían usarla en sus baños, por ejemplo. Sus hojas son comestibles y tiene un sabor muy suave.

Diente de León:

Suele menospreciarse por su crecimiento salvaje pero es rica en calcio, potasio, hierro y magnesio. Cada vez es más común que la encuentres en ensaladas verdes.