Prohíben el uso de animales silvestres en los circos de todo México

Los legisladores mexicanos aprobaron que sólo podrán ser usados animales domésticos en este tipo de espectáculos

Los animales silvestres, también conocidos como salvajes, son aquellos que no han sido domesticados por el hombre y que generalmente viven sólo en su estado natural. Estos animales suelen tener contacto con las personas únicamente gracias a lugares como los zoológicos, los parques naturales o los circos. Sin embargo, sus temperamentos suelen ser peligrosos para el humano, y su capacidad de adaptación a otros entornos naturales ajenos a los suyos suele ser muy escasa.

Sobre este tema, en México, por primera vez, este mes de diciembre se prohibió el uso de animales silvestres en circos. Antes, en algunos otros estados, ya se había prohibido el uso de animales (en general) en los circos de lugares como la ciudad de México o el estado Querétaro. Esta legislación es quizá uno de los avances más evidentes en torno a la protección de los derechos de los animales en México.

En otros países como Suecia, Finlandia y algunos sitios de Grecia ya han sido prohibidos todo tipo de espectáculos con animales. En México, aunque la minuta también incluía la prohibición de animales en espectáculos acuáticos, finalmente sólo se aprobó la prohibición de animales silvestres en los circos, aunque esto se considera en sí una victoria.

Cabe recalcar que el partido que generó esta iniciativa, el Partido Verde Ecologista de México, ha tenido un historial inaceptable de perjuicio al medio ambiente; como muestra, este partido aprobó la Reforma Energética que prioriza la explotación de hidrocarburos para las próximas décadas en México, y aunque el organismo político se adjudica la prohibición de animales silvestres en los circos, en realidad, muchas organizaciones sociales han declarado que este alcance se debe a luchas civiles de años.



En Tabasco ya existe una ley de protección animal, pero carece de reglamento: invitan a firmar

Miles han estado presionando al gobernador para que publique el reglamento que iniciaría la protección legal de los animales en el estado

En octubre de 2013 los legisladores del estado de Tabasco, en México, aprobaron por primera vez una ley de protección a los animales. La noticia fue celebrada por organizaciones ambientalistas y de derechos de los animales en todo el país pues Tabasco se convirtió, así, en uno de los primeros estados en elaborar una ley puntual para este tema. 

Sin embargo ha pasado más de 1 año y la ley continúa sin aplicarse porque carece de un reglamento, que debiera ser elaborado y publicado por el gobernador. El mandatario en turno, el gobernador Arturo Núñez Jiménez, ha guardado silencio al respecto, y mientras tanto ha crecido en el estado un movimiento pro animales sin precedentes que ha organizado marchas y manifestaciones e incluso una petición digital dirigida al gobernador, que ha conseguido más de 25 mil firmas en poco tiempo.

Cabe apuntar que el reglamento en cuestión debió haberse aprobado en abril de 2014 como fecha máxima; lo anterior, además de mostrar un país en el que los propios gobernantes rompen las leyes, también evidencia una simulación por el interés de los derechos de los animales una vez que la ley fue noticia y el boom mediático disminuyó. 

Organizaciones como la Asociación Protectora de Animales de México (APASDEM) están apoyando esta petición en línea y sumando personas para que también vía Twitter y Facebook exijan al gobernador y se genere así presión pública para que esta ley funcione. 

En México muchas tradiciones como las corridas de toros, las charreadas o las peleas de gallos, develan cómo en pocos años ha ido cambiando la cultura. Hace 50 años los anteriores eventos no eran siquiera cuestionados; hoy se suman cada vez más personas a movimientos en pro de la protección animal y la creación de leyes que velen por los derechos de cualquier forma de vida.

Si te suena, puedes apoyar la campaña aquí o contactar al gobernador en su Twitter o Facebook. 



Increíbles inventos hechos con impresoras 3D para ayudar a los animales (FOTOS)

Desde 2010, la impresión de órganos ha ayudado tanto a personas como a animales a recuperar un estilo de vida integral y saludable

El 3D printing o la fabricación aditiva es un proceso enfocado en crear objetos en 3a dimensión a partir de archivos digitales. Esto se logra gracias a la acumulación seccional de las capas del material hasta convertirlo en un elemento con forma. 

Desde su invención, el 3D printing se ha utilizado para diferentes objetivos, como crear prototipos de diseños visuales, en la fundición de metales, la arquitectura, la educación, para productos relacionados con la salud, en el entretenimiento y el arte, entre otros. Inclusive ha ayudado a reconstruir fósiles en estudios paleontológicos, replicar artefactos en arqueología, restaurar huesos o partes corporales en patología forense, etcétera.

Pero quizá el uso más característico y trascendente del 3D printing es el de la biotecnología, donde es posible recrear órganos y partes del cuerpo a través de las técnicas de inyección. Existen múltiples maneras para referirse a esta aplicación: impresión de órganos, bioimpresiones, ingeniería de tejidos computarizados.

Desde 2010, la impresión de órganos ha ayudado tanto a personas como a animales a recuperar un estilo de vida integral y saludable. Los ejemplos perfectos son estos 10 animales que, gracias a las bioimpresiones, pudieron volver a su normalidad: