“Maíz nativo vs maíz transgénico”: esta exposición de arte busca reunir 1 millón de firmas

La muestra de arte organizada por el artista Francisco Toledo y la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad ha reunido el trabajo de artistas y científicos en torno a este tema

El arte como un medio de transmisión de mensajes desde una arista creativa y estética es una manera de presentar los problemas sociales desde una vertiente casi onírica. La denuncia así, desde el arte, es mucho menos burda, más humana e incluso, lúdica. Por ello es una gran manera de detonar reflexiones sin que la información deba ser necesariamente brusca o dejarnos atónitos, sino de una forma más suave y sutil. 

En este sentido, el artista mexicano zapoteco Francisco Toledo ha estado por años echando mano de su arte para denunciar los problemas sociales y hacerlo desde una mirada estética. Sus piezas, que suelen parecerse a la fantasía de un sueño chamánico o de nahuales, han sido un estilo que lo distingue en cualquier parte del mundo. Recientemente, en alianza con la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo y el Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Natural y Cultural de Oaxaca A.C., Toledo presentó en el centro artístico creado por él, el Centro de las Artes de San Agustín, la exposición Maíz nativo vs maíz transgénico, en la cual se busca conseguir al menos 1 millón de firmas en contra de este último tipo de cultivo. 

Cabe anotar que tanto Toledo como la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad han estado haciendo coaliciones con la sociedad en esta lucha para defender el maíz nativo pues conocen que es en ella donde se pueden generar cadenas más poderosas contra los grandes consorcios, que fácilmente pueden comprar con sus intereses a las autoridades. En México, hasta hoy, aun pese al poder de las grandes transnacionales de los transgénicos, la sociedad organizada ha logrado, gracias a algunos recursos legales, mantener varados los permisos para la comercialización y siembra del maíz transgénico.

Aquí puedes firmar contra los transgénicos vía online.

 



Continúa la campaña para recabar firmas en contra del maíz transgénico encabezada por Francisco Toledo

Ahora que un tribunal federal llevará la resolución definitiva en este tema es más importante que nunca sumar esfuerzos desde la sociedad.

México posee la mayor cantidad de variedades de maíz con 64 razas registradas. La búsqueda de las grandes corporaciones transgénicas por sembrar en su territorio maíz genéticamente modificado amenazan así las variedades existentes, pues como sabemos, un cultivo transgénico es capaz de contaminar a otros ubicados a kilómetros de ahí. 

Hace unos días un juzgado federal aceptó resolver definitivamente la pugna entre las organizaciones sociales que buscan impedir la comercialización y el cultivo de transgénicos en México VS las corporaciones, que, naturalmente, promueven ambas. 

Organizaciones sociales como el colectivo Sin Maíz No hay País  o la Unión de Científicos por la Sociedad han lanzado una campaña para presionar por la no aprobación de la comercialización y cultivo del maíz transgénico. En esta lucha, el conocido y querido pintor Francisco Toledo ha encabezado la recaudación de firmas, tanto físicas como digitales, para impedir la situación anterior. 

El litigio para decidir si serán o no comercializados y sembrados los transgénicos en México podría prolongarse durante años, sin embargo, es la primera vez que una instancia federal tomará el tema. Esto se dio luego de la insospechada medida cautelar que alcanzó la sociedad civil y que hasta ahora ha impedido el cultivo de maíz transgénico al interior de México, por lo que el escenario parece esperanzador. 

Si te suena, aquí puedes firmar.



Ahora científicos mexicanos exigirán una nueva Ley de Aguas no privatizadora

No basta la postergación en la discusión de la ley, decenas de científicos piden cambiar el dictamen, que es privatizador.

La Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, que agrupa a decenas de especialistas en México, ha sido uno de los más críticos de La Ley General de Aguas que ha propuesto el presidente del país y fue aprobada en fast track por legisladores mexicanos en comisiones. Esta organización y muchas otras han estado en pocos días haciendo ruido y reuniendo firmas para que esta ley no se aprobada (con el voto de la totalidad de los legisladores) pues esta considera al agua como un bien económico y no social.

En México desde finales de los años 80 se han concretado reformas privatizadoras que benefician a unos pocos (desde hace treinta años más de la mitad de la población vive en pobreza y la economía apenas ha crecido). Las privatizaciones a su vez han acelerado el deterioro del medio ambiente y la marginación de las comunidades. Así, la privatización del agua sería la culminación de una mentalidad neoliberal que no beneficia a las mayorías. 

Increíblemente, la UCCS en pocos días logró conseguir más de 11 500 mil firmas para que los legisladores aplazaran la discusión. Con ello, y con el ruido mediático que han generado, los legisladores mexicanos decidieron aplazar el dictamen de esta ley, pero no es suficiente. Este tipo de acciones muchas veces son usadas como una estrategia para que el tema baje de potencia en los medios y así no se vean tan presionados. Por lo anterior, la UCCS estará exigiendo que también se elimine el dictamen existente por las siguientes 4 razones: 

1.Promueve la privatización del agua al considerarla principalmente un bien económico y no un bien cultural y social.

2. Promueve el desplazamiento de personas y la muerte de los ríos

3. Amplía los márgenes para poder contaminar el agua

4. Restringe, condiciona y sanciona los estudios, la investigación científica y el monitoreo de cuerpos de agua.

 

Los mínimos que deberá contemplar la nueva ley:

1. Contribuir a garantizar el derecho a un medio ambiente sano mediante la disponibilidad de agua suficiente y de calidad para los ecosistemas.

2. Garantizar el derecho humano al agua y saneamiento a todos los habitantes;

3. Garantizar el derecho a la alimentación en lo relacionado al agua;

4. Garantizar el uso preferente del agua por parte de los pueblos indígenas en las tierras que habitan y

ocupan, así como el respeto por sus derechos culturales, usos, costumbres y formas de gobierno en

relación con el agua;

5. Estabilizar y restaurar los flujos de aguas subterráneas y superficiales.

6. Eliminar progresivamente la contaminación de cuerpos y corrientes de agua, así como las actividades que destruyen o deterioran las cuencas y sus aguas subterráneas, y

7. Eliminar progresivamente la vulnerabilidad de la población ante sequías e inundaciones causadas por el manejo inadecuado de las cuencas.

 

Otro de los temas indignantes

De aprobarse la ley tal cómo está, incluso se obstaculiza el estudio del agua en México. Los académicos, por ejemplo, deberán pedir un permiso especial para analizar muestras de agua. Lo anterior podría beneficiar a empresas contaminadoras para continuar con una impunidad promovida por el propio gobierno. 

Aquí puedes firmar

Acá puedes conocer la ley que propone la sociedad civil y científica. 

Ellos son los diputados presidentes de las comisiones que apoyan la ley privatizadora @KamelAthie Jesús Manuel Patrón Montalvo (confróntalos).

Twitter del autor: @anapauladelatd

Autor: Ana Paula de la Torre
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional