Las 7 alertas alimenticias en México según ONGs

Una fotografía panorámica de los principales retos y obstáculos alimenticios en México

Como se conoce, México es el país con mayor obesidad infantil y adulta del mundo. Simultáneamente, es el país donde existen más muertes relacionadas con el consumo de refrescos; ello, naturalmente, porque este país también es, por ejemplo, el principal consumidor de Coca-Cola del mundo. Sin embargo, los problemas de nutrición no son sólo un asunto de cultura sino también de oferta, pues a nivel nacional se ha privilegiado la agricultura para exportación y no para el consumo nacional.

La Alianza por la Salud Alimentaria, un conjunto de organizaciones civiles en pro de una alimentación segura y sana en México ha elaborado, en el marco de la Segunda Conferencia Internacional de Nutrición, una serie de puntualizaciones sobre los problemas más generales relacionados con la alimentación en este país. Su análisis es significativo porque presenta una foto muy concreta de los principales retos alimentarios de esta nación en pocos puntos:

  1. La siembra experimental transgénica genera impactos socioeconómicos negativos en los campesinos y existe la incertidumbre de sus efectos ambientales a largo plazo. Por lo tanto, debe evitarse esta práctica definitivamente.

 

  1. Los pequeños productores deben ser los principales beneficiarios de los apoyos federales, no la agricultura industrial para exportación, como ahora sucede.

 

  1. Los programas enfocados a los más pobres, como la Cruzada Nacional Contra el Hambre, deben desasociarse de las marcas transnacionales transgénicas como Monsanto que, de hecho, son grandes responsables de la crisis alimentaria en el mundo.

 

  1. A pesar de ser la acción más efectiva para reducir los índices de mortalidad y morbilidad infantil, México presenta uno de los índices más bajos de lactancia exclusiva en el mundo.

 

  1. No existe la promoción de programas escolares de agricultura urbana y el fortalecimiento de los mercados de productos frescos, que se encuentran en riesgo de desaparecer. Se debe continuar desincentivando el consumo de alimentos con alto contenido de azúcar, sal y grasas hidrogenadas y parcialmente hidrogenadas.

 

  1. Hasta hoy se ha estado señalando que algunos etiquetados de alimentos han sido engañosos para favorecer a la industria y que puedan, así, publicitarse como sanos. Sin embargo, deben retomarse las recomendaciones de expertos nacionales e internacionales.

 

  1. Debe haber un etiquetado eficiente de los recursos para la instalación de los bebederos de agua natural en las escuelas; es urgente y, hasta hoy, no se ha dado la importancia debida a este tema.


¿Dónde está el dinero asignado para los bebederos en las escuelas? Cuestionan organizaciones mexicanas al gobierno

Aún no hay información sobre cuántos bebederos han sido instalados aún cuando el dinero ha sido asignado.

Foto:www.chilango.com

Cuando se trata de encontrar los motivos por los cuáles la población mexicana, sobre todo en las últimas décadas, ha aumentado exponencialmente sus niveles de obesidad, las respuestas suelen apuntar a que se trata de un asunto cultural. Sin embargo, es muy curioso, pues el aumento alarmante de los niveles de obesidad justo coincide con el tiempo en que las fronteras han sido abiertas a la entrada masiva de comida chatarra.

Estudios apuntan cómo en México no solo es más barato comer chatarra que comida sana, también cómo la distribución de los productos hace que sea mucho más accesible conseguir una producto chatarra que uno sano…

Lo anterior es un indicador de que la cultura mucho se define por lo que hay disponible. Es decir, si las personas, quienes generalmente tienen poco tiempo libre, en sus tiempos de compra disponen mucho más fácilmente comida chatarra, esto perneará su cultura.

Lo anterior es altamente importante, y apunta a que es necesario volver accesibles los productos sanos para los habitantes. En parte por ello en la estrategia nacional contra la obesidad es importante para decenas de organizaciones civiles la incorporación de miles de bebederos a las escuelas públicas.

Los niños han ido en las últimas décadas acostumbrándose a beber bebidas azucaradas cuando tienen sed; lo que resulta fatal para su salud. Por ello es crucial que aumente la cultura del consumo gratuito de agua natural en las escuelas con los bebederos.

Este es el Cuestionamiento

En 2015 fueron asignados $1 mil 360 millones 87 mil 240 pesos para la instalación de bebederos en las escuelas. Sin embargo, la organización El Poder del Consumidor ha encontrado que es inexistente la información sobre el tema. Según el director general del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed), para 2015 se tenía programada la instalación únicamente de 1 mil 500 bebederos. De estos, aún no se cuenta con información sobre cuántos han sido instalados y cuánto han costado.

Según un censo de 2013 del Cembe, en 2013, de 145 mil 427 escuelas públicas de nivel básico, solo el 18% tenía bebedores instalados. Es decir, aún faltaban 118 mil planteles por cubrir.

Ante la nula información organizaciones de la Alianza por la Salud Alimentaria cuestionan al gobierno. ¿Dónde está el dinero y los bebederos en las escuelas?

Si te suena, pregúntaselo tu también a Aurelio Nuño y a la SEP.



Estos son los estragos de las bebidas azucaradas en México (y los diputados les bajan impuestos)

El 70% de los azúcares añadidas consumidas vienen de las bebidas azucaradas.

En México 7 de cada 10 adultos tiene sobrepeso y 3 de cada 10 niños. Los niveles de diabetes e hipertensión son alarmantes, y aunque muchas persona apuntan a que se trata de un problema cultural, y algo hay de ello, también es curioso que la epidemia de obesidad en el país coincide con las tres décadas de apertura comercial (neoliberalismo) en que la disponibilidad de comida chatarra se hizo más factible que la de de alimentación saludable.

Como parte de una estrategia para paliar la epidemia de obesidad, hace año y medio fueron grabados más impuestos a las bebidas azucaradas, de tal manera, que las refresqueras fueron las principales a afectadas por este: 1 peso más por cada litro de refresco. Luego de un año de la aplicación del impuesto, resultó en la disminución del 6% en el consumo; por cierto la primera vez en años en que este disminuye en décadas.

Aún así, al parecer el poder de cabildeo de las refresqueras ha funcionado y el día de ayer los diputados del PAN y el PRI decidieron disminuir un 50% este impuesto… El hecho, además, resulta más sospechoso considerando que justo ahora los ingresos al Estado provenientes del petróleo han disminuidos drásticamente hasta un 50% por el declive de los precios.

Finalmente los legisladores cedieron a la industria, señala Alejandro Calvillo, de la organización El Poder del Consumidor.

Con esta disminución, que debe ser ratificada por el Senado, las empresas dejarían de pagar hasta 552 millones de pesos.

Acá los estragos causados por las bebidas azucaradas en México, según un infográfico de El Poder del Consumidor.

 

Robaplana-Reforma-Quién-paga-los-costos