La migración de la mariposa monarca disminuyó 96.5% en sólo 2 décadas

El Servicio de Pesca y Fauna de Estados Unidos ha pedido formalmente al gobierno de su país que se proteja a esta especie

Definitivamente, existe un factor reciente que ha hecho que la mariposa monarca esté disminuyendo súbitamente su población. Aunque la desaparición de la monarca podría atribuirse a fenómenos globales como el calentamiento del planeta, en realidad su sorprendente disminución, por las condiciones abruptas en que se ha dado, pareciera responder a un fenómeno . 

La zona conocida como el Cinturón del Maíz en el medio oeste de Estados Unidos, asociada con la disminución de las mariposas, cada vez es más confirmada como el fenómeno fatal para la especie. Cada vez más organizaciones sociales y científicos han referido que los insecticidas y fertilizantes empleados en esta zona de cultivo están terminando con el algodoncillo, alimento principal de las mariposas. 

Siendo la mariposa monarca un símbolo cabalmente identitario de Norteamérica, no sólo de México, y considerando la preocupante disminución de su especie, el Servicio de Pesca y Fauna de Estados Unidos envió hace unos días una petición solicitando la protección federal para las mariposas monarca: si el gobierno federal de Estados Unidos se comprometiera, entonces se tendrían que tomar acciones contundentes para la eliminación de pesticidas en el Cinturón del Maíz.  

El ecólogo Marcus Kronforst, de la Universidad de Chicago, quien ha estudiado las mariposas durante años, calcula que en 1996 unas mil millones de monarcas migraron a México, mientras el año pasado se registraron apenas unos 35 millones de elementos de esta especie, una abrupta caída que ha levantado el interés mundial por este bello y poético ejemplar.



Sinfonías naturales: así suenan millones de mariposas monarca en un bosque en México

¿Te has preguntado qué sonido producen estos preciosos insectos? Un explorador no se quiso quedar con la duda…

No hay mejores sinfonías que las que ofrece la naturaleza. En ese sentido, un bosque puede ser la mejor caja de resonancia. Ahí podemos escuchar exquisitas melodías, como el canto de los pájaros, acompañadas de brillantes percusiones, como las del fluir del río sobre las rocas. Y en medio de todo esto, otra infinidad de sonidos que son armonizados por el viento entre las hojas… o por el batir de alas de cientos de mariposas monarca. ¿Te imaginas cómo suena eso?

Phil Torres –explorador, científico y presentador en el canal de YouTube, The Jungle Diaries– no se quiso quedar con la duda. Por eso fue al Santuario de la Mariposa Monarca, en México, donde cada año se reúnen más de 100 millones de estos preciosos insectos. Ahí, Torres grabó el sonido producido por las mariposas al desplazarse por el bosque, justo cuando el sol las despierta. El sonido de este masivo aleteo de alas es similar al de una cascada. Simplemente hermoso.

Este bello sonido que remite a la vida –pues es parte del ritual anual para su reproducción– forma parte de los muchos sonidos que nos brinda la naturaleza y cuya existencia muchas veces ignoramos. Afortunadamente la mariposa monarca seguirá deleitándonos audiovisualmente, pues es una de las aguerridas especies que están superando su extinción paulatinamente.



La tala en el Nevado de Toluca pone en riesgo a las mariposas monarca (y es legal)

La migración de la mariposa monarca en México peligra. El mayor culpable es la tala comercial que se legalizó en el Nevado de Toluca.

La tala comercial es legal en el Nevado de Toluca y las poblaciones de mariposa monarca la están padeciendo. En el año 2018 se autorizó talar 147,000 metros cúbicos de madera. Las consecuencias han sido tóxicas para esta especie, que acostumbra migrar a México durante el otoño. En su estancia más reciente en el país, su población se redujo en un 25%, según Animal Político.

Como tal, este simbólico insecto no se encuentra en peligro de extinción. Lo que sí peligra es el proceso migratorio que trae a las mariposas monarca desde el sur de Canadá y el norte de Estados Unidos hasta México. Es un asunto indignante: si cortamos los árboles que les ofrecen refugio y alimento, las poblaciones de mariposa monarca ya no tendrían por qué detenerse en nuestro país. 

 

¿Qué se ha hecho para protegerlas?

Fue a partir de 2013 que la población de mariposas monarca comenzó a disminuir. Ese año se autorizó por primera vez la tala comercial y se modificaron los acuerdos que protegían la zona desde 1936. Entre 2016 y 2018 se tomaron medidas contra la tala clandestina en la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca, con buenos resultados. En su momento, la población de mariposas monarca aumentó en un 144%

El problema es que este incremento de población se reduce sólo a algunas áreas del Nevado de Toluca. El resto de los bosques en su periferia es todavía el blanco de la tala comercial. Antes de que se autorizara la tala, las mariposas ocupaban en promedio 1,300 metros cuadrados de bosque. Tan sólo un par de años después, ese número se redujo a 200 metros cuadrados.

 

¿Por qué debe importarnos?

Aunque las mariposas monarca también se hallan en Australia, el Caribe, el norte de África y la península ibérica, la ruta migratoria que culmina en México representa el 90% de la población total, según señaló el jefe del Instituto de Ecología de la UNAM en un comunicado. Por otra parte, su recorrido, que abarca más de 5,000 kilómetros, cumple una función polinizadora que beneficia a todos los hábitats por los que vuelan.

Que su ruta migratoria se cortara sería una catástrofe ecológica que también afectaría a la sociedad mexicana. En este país, la llegada de las mariposas monarca es vista como un espectáculo. Es una experiencia que todos deberíamos vivir una vez en la vida, pero también es un incentivo económico para el Estado de México y Michoacán, que se benefician ampliamente del ecoturismo. 

Su conservación es un asunto importante en todo sentido, pero no puede recaer en un solo país. El cuidado de la migración anual de estas mariposas depende de los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá, y sólo un verdadero esfuerzo en conjunto (además de la reducción de la tala masiva) podría resultar en una verdadera estrategia que no arriesgue el flujo natural de esta bella especie. 

 

* Fuentes: UNAM y Animal Político