Increíble: cultivan alimentos en botellas recicladas acopladas a los techos (Fotos)

La iniciativa provee de alimentos a los hogares con pocos recursos y les da una materia prima para vender: te decimos cómo construirla

En Centroamérica y Latinoamérica la pobreza continúa siendo un lastre que persiste desde hace 1 siglo. En el sistema capitalista es muy difícil que una persona que nace sin recursos pueda hacerse de un patrimonio, algo así como: es muy difícil comenzar si no se cuenta con qué hacerlo. Por lo anterior las iniciativas que empoderan a las personas con pocos recursos, proporcionándoles los medios para iniciar una vida productiva, suelen ser muy útiles. 

En esta lógica Carolina Forero, estudiante colombiana, creó la iniciativa Ecotecho, que aprovecha los techos de hogares con pocos recursos para acoplar botellas vacías de 2l de refresco para el cultivo de lechugas y rábanos. Esta idea da la oportunidad a los beneficiarios de quedarse con algo de la comida y el resto, venderla en los mercados. Se trata de una opción que podría ser replicable en decenas de países de la zona, incluyendo a México.

 

 

 

 



Con estos sencillos pasos consigue un descuento en el pago del predial con una azotea verde en el DF

Para obtener 10% de descuento en el pago de predial se deben cumplir ciertas especificaciones técnicas, condiciones, parámetros y criterios de calidad

Además de estar en contacto con la naturaleza, la creación de un huerto urbano genera numerosos beneficios a nuestro medio ambiente, nuestra salud tanto física como emocional, e incluso a nuestra economía. De modo que, tan sólo dedicarle unas horas a la semana a la jardinería, puede convertir tu vida en una más alegre y tranquila. 

La ciudad de México, entre otras ciudades del país, forma parte de esta tendencia para generar espacios verdes en las avenidas más grandes de la metrópoli, la proliferación de “parques de bolsillo” en diferentes puntos y la verdificación de azoteas de edificios públicos, entre otros. 

Esta nueva noción ecológica se ve fortalecida por los incentivos otorgados por el gobierno del Distrito Federal. De acuerdo con la Agencia de Gestión Urbana de la ciudad de México, se otorgará 10% de descuento en los pagos del predial (es decir, el impuesto sobre las propiedades) a aquellas personas que cuenten con espacios verdes de al menos 1/3 parte de la superficie del predio. 

En un artículo anterior habíamos comentado que: 

Las personas interesadas en obtener este descuento deberán llamar al teléfono 072 de la Agencia de Gestión Urbana (AGU) para registrar su solicitud. A los ciudadanos que reconstruyan o mantengan banquetas se les emitirá una constancia anual, a los que atiendan áreas verdes, de momento, les será expedida una provisional cada 2 meses, pues la definitiva se otorgará los primeros 3 días hábiles de diciembre del año en curso.

Para obtener dicho 10% de descuento en el pago de predial se deben cumplir ciertas especificaciones técnicas, condiciones, parámetros y criterios de calidad, entre los cuales están que necesitas invertir entre 2 y 3 mil 500 pesos para instalar una azotea verde, tomando en cuenta el costo de mantenimiento y de la impermeabilización. Además, las plantas deben estar visiblemente vigorosas, con un color característico para la especie (sin pigmentación artificial), con un sistema radicular bien desarrollado, con raíces libres de daños y malformaciones, y con un desarrollo de al menos 1.5 meses. En cuanto a la cubierta naturada de las plantas, es necesario que cuenten con un soporte estructural, un soporte base, desagües, membrana de impermeabilizante antiraíz, capa drenante, capa filtrante, capa de sustrato y capa de vegetación. Existen otros requerimientos, que podrás conocer dando clic aquí.

 

Fotografía principal: Javier Hidalgo / Flickr

 



¿Qué es “sustentable” y por qué lo sustentable no es la panacea?

Sustentable no es igual que verde, y ninguna de las dos (aplicadas a la energía, el ambiente o la arquitectura) es una solución por sí misma. La educación y la investigación son lo que harán posible la vida en la Tierra a largo plazo.

La definición más sencilla de sustentable es una obviedad: algo que puede ser sostenido. Algo que puede mantenerse haciendo lo que sea que esté haciendo durante un tiempo relativamente largo, posiblemente para siempre. Sin embargo, el adjetivo sustentable se ha utilizado con mucha ligereza durante los últimos años, especialmente cuando se trata de hablar de fuentes de energía.

Las fuentes de energía sustentables implican a aquellas que pueden seguir dándonos energía aprovechable durante un tiempo considerablemente largo; sin embargo, sustentable no es igual a verde (como cuando decimos “energía verde”). El adjetivo verde no es solamente un color, sino un acuerdo metafórico que indica que dicha energía no daña al planeta Tierra, ni a la flora y fauna (nosotros, los humanos, incluidos) que viven en él.

Si la civilización humana constara de unos pocos cientos de individuos, probablemente los hidrocarburos serían una fuente de energía sustentable, en el sentido de que podrían utilizar las técnicas petroquímicas para refinar combustibles fósiles que permitieran mantener una civilización a pequeña escala por un periodo considerablemente largo de tiempo; sin embargo, incluso en esa pequeña e hipotética civilización, tales hidrocarburos no serían una energía verde, pues dañarían en alguna medida el medio ambiente circundante.

Las fuentes de alimento también son (o no) sustentables: la agricultura, la ganadería, la pesca y los demás procesos productivos que alimentan a todos los seres humanos del mundo no necesariamente son sustentables o verdes. El proceso de convertir una vaca en una hamburguesa implica un considerable deterioro del medio ambiente (en forma de agua, alimento, almacenamiento del ganado, etc., sin contar los residuos derivados de su procesamiento y transporte).

Para algunos teóricos ecologistas como Ruben Anderson, lo verde tampoco es una panacea –es decir, algo que soluciona por sí mismo todos los problemas del mundo. Aunque podemos tener energía verde (pues no daña el medio ambiente), la escala de la civilización humana en nuestros días la vuelve no sustentable, al menos por el momento. Lo que decimos al pensar en energía nuclear, autos eléctricos, fuentes de energía renovables y alternativas a los hidrocarburos es que estas opciones son verdes en la medida en que son menos malas para el planeta, es decir, que lo deterioran menos, pero el deterioro sigue estando presente.

Una combinación de varias tecnologías sustentablesverdes son lo que el planeta necesitará para seguir permitiendo la vida en el planeta durante algún tiempo más.

[Small and Delicious]