Impactantes anuncios que piden salvar al planeta de la destrucción

Ganesh Prasad Acharya, director de arte y creatividad, y Kaushik Katty Roy, copywriter, han dado a conocer anuncios para proteger al planeta de intromisiones humanas

Actualmente, India cuenta con 515 santuarios que preservan la vida salvaje de ese país. Denominados Wildlife Sanctuaries, estos lugares han logrado salvar, entre otras especies, a 41 tigres y aves en peligro de extinción.

No obstante estos sitios no han logrado librarse de la deforestación monopólica que ha afectado a la mayoría de los hábitats naturales del mundo. Y como un llamado de atención hacia la conciencia tanto Ganesh Prasad Acharya, director de arte y creatividad como Kaushik Katty Roy, copywriter, han dado a conocer anuncios para proteger al planeta de intromisiones humanas. Mediante la combinación de imágenes impactantes y palabras duras (“Cuando la madera se va, también la vida animal”), estos anuncios piden salvar a nuestro planeta de su destrucción:

 



¿Dónde están los lugares vírgenes del planeta? Sólo 5 países conservan el 70% de estos paraísos

Proteger lo que queda de nuestro ecosistema debe ser prioridad mundial.

El 70% de los ecosistemas intactos de nuestro planeta se distribuye en sólo 5 países. Cuidar la tierra virgen que nos queda, debe ser una prioridad global.

Los ecosistemas intactos son valiosos por una sencilla razón: amortiguan los efectos del cambio climático, que sigue en aumento. Aun con esto, su protección todavía no se considera un objetivo explícito en la política internacional, según la revista Nature.

5 países tierra virgen mundial
Mapa de los ecosistemas intactos restantes/Revista Nature

A nivel mundial, sólo un 23% de la naturaleza sigue intacta. La mayor parte de ese porcentaje se concentra en Brasil, Canadá, Estados Unidos, Rusia y Australia. El resto de los ecosistemas vírgenes se encuentran en los océanos y zonas del Ártico.

Hoy más que nunca, los estragos de la actividad humana en el medioambiente son imposibles de ignorar. La agricultura, la minería y el desarrollo urbano han arrasado con 3.3 millones de kilómetros cuadrados de zonas vírgenes. Esta cantidad exorbitante equivale a un área que supera el tamaño de la India.

5-paises-tierra-virgen-canada

El llamado a la acción es total. Científicos de la Universidad de Queensland insisten en que la protección de estas zonas se lleve a cabo en un 100%. Aunque los países involucrados tienen la mayor responsabilidad, la conservación de la naturaleza salvaje debe ser una prioridad mundial.

Las áreas vírgenes son un gran repositorio de material genético, pues en ellas se da la biodiversidad de manera natural y adaptada a los procesos evolutivos. Además, las zonas forestales intactas absorben mucho más dióxido de carbono que las áreas reforestadas. 

Así como las especies animales se extinguen, los hábitats en los que se desarrollan también se encuentran en constante peligro. Los daños siempre llegan, de una forma u otra, a las comunidades humanas. Junto a los esfuerzos de conservación internacionales, Nature resalta la importancia de defender los derechos de las comunidades indígenas que habitan gran parte de estas tierras.

El panorama es preocupante, pero todavía no es tarde: la Tierra nos está dando una oportunidad más para salvaguardar la naturaleza que nos queda. Queda en nosotros atender su llamado



Así se ve la destrucción del 20% de la naturaleza en 20 años (MAPA)

El humano ha destruido un área dos veces del tamaño de Alaska, lo cual ha generado que se desaparezca su biodiversidad y un espacio para que animales habiten en él.

Minería, agricultura, fracking, tala ilegal, son algunas de las razones por las que numerosos ecosistemas han ido desapareciendo del planeta. Estas actividades han provocado una serie de consecuencias en el medio ambiente, como la extinción de especies tanto animal como vegetal, o la intensificación del calentamiento global. Y de acuerdo con el grupo de investigadores de University of Queensland en Australia y el Wildlife Conservation Society en New York, estas actividades han provocado la destrucción del casi 20 por ciento del total de la Tierra en aproximadamente dos décadas. 

Esto quiere decir que desde 1993, el humano ha destruido un área dos veces del tamaño de Alaska, lo cual ha generado que se desaparezca su biodiversidad y un espacio para que animales habiten en él. Como es de esperarse, la constante pérdida de esta diversidad a nivel global representa un problema a largo plazo para tanto humanos como la naturaleza. Por lo que si esta tendencia continúa, “podrían desaparecer las áreas naturales que restan en menos de un siglo.”

tala-ilegal

Para los investigadores, es evidente la disminución de las áreas naturales, principalmente en áreas de la Amazonia y África central, pese a ser consideradas paisajes ecológica y biológicamente protegidas de la intervención humana. James Watson, líder de la investigación, explica que estas áreas realmente no excluyen a las personas pues en ellas habitan varias comunidades de pueblos indígenas. Sin embargo, el verdadero problema es cuando interviene la transformación de tierras a gran escala, actividad industrial y desarrollo de infraestructura por parte de los mineros, agricultores, empresarios, etcétera. 

Según Watson, se han perdido 3.3 millones de kilómetros cuadrados de áreas naturales desde 1993; de los cuales, la Amazonia representa un 1/3 y África central, 14 por ciento. Eso significa que aún quedan 30.1 millones de kilómetros cuadrados de naturaleza, representando menos de 1/4 de la masa total del planeta. 

Y no sólo eso, toda esta biodiversidad ha sido destruida en una velocidad inigualable. Pese a los esfuerzos realizados para reestablecer las áreas naturales, en el mismo periodo –de 1993 a 2016–, se han restaurado apenas 2.5 millones de km2 contra los 3.3 millones de km2 que se han perdido. Frente a esto, Watson confirma que no se puede restaurar la naturaleza una vez que se ha perdido, pues “el proceso ecológico que apuntalan estos ecosistemas se ha ido, y nunca volverá a ser el estado que era. La única opción es proteger a la naturaleza que queda de manera proactiva.”

El equipo encontró que la mayoría de la naturaleza que queda en la Tierra se encuentra en América del Norte, Norte de Asia, Norte de África y en el continente australiano, lo cual representa 82,3 por ciento –o 25.2 millones de kilómetros cuadrados–. A continuación te compartimos unos mapas que muestran cómo se ven las áreas naturales que quedan en contraste con las que fueron devastadas por el humano. 

naturaleza-destruida-porcentaje

El objetivo es cuidar las áreas que quedan como parte de la conservación del planeta, usando métodos ecosustentables y orgánicos para tanto la vida cotidiana como el medio ambiente. Las medidas no tienen que ser extraordinarias, sólo positivas para la naturaleza, de modo que reduzcan los riesgos del cambio climático, la desaparición de especies y problemas sociales relacionados. Es un deber tanto para nosotros como las generaciones que vienen.