Entérate de lo que pasará con la Luna este mes de diciembre con este calendario astronómico en línea

Desde la antigüedad hasta la actualidad, los humanos se han encontrado especialmente enamorados de este astro, convirtiéndose en uno de los reguladores del tiempo según su presencia y belleza

La Luna es uno de los elementos más simbólicos que influyen en la historia de la mayoría de las culturas. Desde la antigüedad hasta la actualidad, los humanos se han encontrado especialmente enamorados de este astro, convirtiéndose en uno de los reguladores del tiempo según su presencia y belleza.

Leyendas y mitos, planificaciones asociadas a la mujer, deseos y anhelos son sólo algunas de las asignaciones de que goza la Luna. Inclusive, deidades de la mayoría de las mitologías reflejan la reencarnación de la Luna: Artemisa, Isis, Lilith, Mama Quilla, Selene, Ixchel, Tsukiyomi-no-mikoto, Coyolxauhqui, Hécate, Tot, Heng-Ugo, Chandra, Yemanjá, Hina y Nann, entre otras. Cada una de ellas tenía el objetivo de sanar, nutrir, cuidar y guiar a cualquier persona que necesita de sus cobijos.

Así, y con el paso del tiempo, la Luna se ha convertido en testigo y cuidadora oficial de nuestras historias de (des)amor, alegrías, pasiones, deseos, planes, tristezas y experiencias trascendentales. Por ello es importante tomar en consideración sus travesías y el modo en que nos puede influir (tanto física como emocionalmente), en especial en el desenlace de un ciclo:

 

2         La Luna cerca de Urano (con telescopio o prismáticos). Urano tendrá una magnitud de +5,8.

4         La Luna cerca de las Pléyades al anochecer del día 4 y durante la madrugada del día 5.

5         Conjunción Luna – Aldebarán al anochecer del día 5 y durante la madrugada del día 6.

6         Luna Llena a las 12:26 UTC.

8         Mercurio en conjunción superior con el Sol a las 10:00 UTC. El planeta pasa al cielo vespertino.

11       Conjunción Luna – Júpiter la noche del día 11 y durante la madrugada del día 12. Máximo acercamiento a las 01:00 UTC. Magnitud de Júpiter de -2,3.

12       La Luna en apogeo (punto más alejado de la Tierra) a las 23:00 UTC. Distancia de 404.581km; tamaño angular de 29,5’.

14       La lluvia de meteoros de las gemínidas alcanza su máximo a las 12:00 UTC. La mayor actividad abarca 24 horas previas y  posteriores a la hora calculada para el máximo. Produce meteoros brillantes de velocidad intermedia. Se esperan hasta 80 meteoros por hora durante el máximo. Es la lluvia de meteoros más confiable. Mejores condiciones de observación después de la media noche.

14       La Luna en fase de cuarto menguante a las 12:53 UTC.

17       Conjunción Luna – Spica de la constelación de Virgo, durante la madrugada del día 17.

19       Conjunción Luna – Saturno antes del amanecer del día 19. Saturno tendrá una magnitud de +0,5.

21       Solsticio de diciembre a las 23:03 UTC. El momento en que el Sol alcanza el punto más alejado al sur del ecuador celeste, marcando el inicio del invierno en el hemisferio norte y del verano en el hemisferio sur.

22       Luna nueva a las 01:35 UTC.

22       Conjunción de la Luna, Venus y Mercurio al ocultarse el Sol en dirección suroeste. La Luna estará en sus primeras horas de la fase creciente.

24       La Luna en apogeo (punto más cercano a la Tierra) a las 17:00 UTC. Distancia de 364.787km; tamaño angular de 32,8’.

24       Conjunción Luna – Marte al ocultarse el Sol en dirección suroeste. Marte tendrá una magnitud de +1,1.

28       La Luna en fase de cuarto creciente a las 18:32 UTC.

29       La Luna cerca de Urano, máximo acercamiento a las 05:00 UTC. Magnitud de Urano de +5,8. Mejor visibilidad usando telescopio o prismáticos.

* Todos los tiempos están en UTC (Tiempo Universal Coordinado).  

Sigue el calendario astronómico en línea aquí.




Hallazgos para cuestionarlo todo: al parecer, la Tierra tiene más de una luna

¿Una suerte de infidelidad planetaria?

En torno al affaire entre la Tierra y la luna han surgido mitologías, se han recitado poemas y se han cantado melodías. Y es que desde el principio de los tiempos nos ha fascinado la luna, que se aparece, con su encanto masivo, como la sempiterna compañera de nuestro planeta.

O eso era lo que se creía hasta ahora. Porque tal parece que nuestro planeta tiene más de una luna: ¿acaso una suerte de infidelidad planetaria?

tierra-tiene-mas-de-una-luna-mini-lunas

En una nueva investigación halló evidencia que apunta a que nuestro planeta captura minilunas de vez en cuando. Estos pequeños asteroides se volverían, según la hipótesis y de manera temporal, una suerte de satélites, como la luna.

Según los investigadores, el descubrimiento de estos satélites llamados “objetos temporalmente capturados” (TCO por sus siglas en inglés) y nombrados “minilunas”, podría implicar importantes avances en el campo de la astronomía y nuestra comprensión del cosmos.

Y es que durante mucho tiempo se creyó que era improbable que objetos geocéntricos naturales –que no fueran los satélites conocidos u objetos artificiales– pudieran entrar en órbita con planetas como la Tierra. Sobre todo porque, hasta ahora, no había evidencia de ningún objeto natural en órbita que no fuese nuestra querida luna.

Ahora se sabe que esto es posible. Sólo que, al parecer, no se había detectado antes una “miniluna” porque son realmente diminutas, ya que apenas llegan a alcanzar el metro de altura.

tierra-tiene-mas-de-una-luna-mini-lunas

Gracias a estos avances podremos saber más de la naturaleza de los asteroides, así como de la relación entre los planetas y sus lunas, y mucha otra data celestial hasta ahora desconocida. Esto será posible mediante el estudio más directo y controlado de los asteroides a partir de las minilunas –por ejemplo, de su estructura interna–, pues se podrá estudiarlas en estado puro, y no como a los asteroides caídos en la Tierra, cuyas condiciones están deterioradas.

Además es probable que, gracias a estos affairs de nuestro planeta con otras lunas, podamos generar nueva tecnología a partir del análisis de estos satélites –por ejemplo, deflectores de asteroides–.

Pero los astrónomos tienen todavía que hallar la manera de detectar las microscópicas minilunas, para lo cual ya está siendo construido en el norte de Chile un telescopio, llamado Large Synoptic Survey Telescope (LSST), cuya misión concreta será ubicar minilunas para su posterior estudio.

Así que habrá que estar al tanto de estos romances cósmicos y lo que implicarán para la astronomía del futuro.



Neurocientífico explica cuánto influye la luna en las emociones

La frecuencia que emana de la luna afecta la frecuencia de la mente, impactando inevitablemente en el control de nuestras emociones, sentimientos y deseos, y éstas, a su vez, en el pensamiento y conducta de cada individuo.

Se ha llegado a decir que la luna tiene un impacto psicoemocional en las personas, pero, ¿cuán real es? Para algunos filósofos de la Antigüedad, este astro madre influye no sólo en el comportamiento de las profundidades del mar y de la cosecha, también para el cultivo de una vida sana tanto física como mentalmente. 

Para Mark Filippi, doctor y autor del Método somático, existe una conexión entre las fases de la Luna y cuatro neurotransmisores básicos: Primera semana lunar: acetilcolina; segunda semana lunar: serotonina; tercera semana lunar: dopamina; cuarta semana lunar: norepinefrina (o noradrenalina).

luna-diosa-mujer-influencia

De alguna manera, la relación entre el mundo exterior –la luna– y el mundo interior –la mente y el cerebro–, ha impactado en una interiorización del aspecto cuaternario que rige los ciclos en la naturaleza: el cuatro es un aspecto importante para las estaciones del año, las fases lunares, los cuartos de hora, los elementos básicos del planeta, las fases de la respiración. En este caso, las cuatro fases lunares han formado parte esencial del ritmo y la medición de la organización de la naturaleza, permitiendo la absorción y división en cuatro grupos de la información –o cuatro cambios emocionales naturales: pasivo ascendente, activo ascendente, pasivo ascendente y activo descendente–. Filippi explica que la idea de que los ciclos emocionales estén ligados a la Luna proviene de Gay Gaer Luce, quien propuso que existe un sondeo calendárico de los síntomas de las personas sanas que revela la oscilación en peso, vitalidad, desempeño óptimo, pesimismo, apetito y sueño; oscilación en brillantez y apagamiento, empeño y apatía, volubilidad e imperturbabilidad, malestar y robusto bienestar. 

Esto quiere decir que la frecuencia que emana de la luna afecta la frecuencia de la mente, impactando inevitablemente en el control de nuestras emociones, sentimientos y deseos, y éstas, a su vez, en el pensamiento y conducta de cada individuo. Se trata entonces de la inevitable conexión mente y cuerpo del que todos somos testigos y víctimas, en el que según el ciclo lunar podemos sentir una alteración en la ovulación, menstruación, retención de orina, e inclusive se ha correlacionado con episodios de diarrea y problemas cardiovasculares. 

Si bien las razones de esta influencia lunar se desconocen de manera específica, se intuye que esto se debe a que el ser humano está compuesto mayoritariamente de agua, que es la sangre que, a su vez, lleva oxígeno, nutrientes y neurotransmisores a diferentes partes del cuerpo. La fuerza de atracción de la Luna permite ejercer un efecto sutil a este sistema acuático de distribución: “En la tierra hay arroyos, ríos,y océanos. En los seres humanos hay canales y meridianos. Todos ellos con influencia mutua”.

Filippi proclama la importancia de know thy soma –conocer el cuerpo– a través de la observación de la naturaleza y su sistema integral. De manera que al observar el calendario lunar, es posible experimentarlo en el cuerpo como un antiguo reloj interno. La influencia del calendario en el cuerpo, según las cuatro fases lunares, puede interpretarse de la siguiente manera: 

luna, emociones, influencia de la luna

Luna Nueva/Cuarto Creciente – Acetilcolina.

Se trata de la primera semana del ciclo lunar, la cual se experimenta como una inclinación filial –filosomático–. Nos volvemos más sensibles, aptos a las actividades grupales y más receptivos a lo emocional. Esta semana se caracteriza por mucha energía pero poca concentración: “las personas tienen buena energía y vivacidad, es genial para introducirla a nuevas ideas”; principalmente porque la acetilcolina se asocia con la memoria y el aprendizaje. Por ello se considera que la luna nueva es ideal para iniciar nuevos proyectos, sembrar plantas, ideas, imágenes, intenciones y aprovechar la energía ascendente. 

Cuarto Creciente/Luna Llena – Serotonina. 

Es la segunda semana, la ontosomática, la cual posee mucha energía, concentración mental y creatividad. Aquí se recomienda encontrar un espacio solitario para aprovechar los momento de lucidez en los que participa la serotonina; como por ejemplo, las funciones orgánicas que regulan el estado de ánimo. Nos podemos sentir saciados y plenos, lo cual puede “desbordarse” si no se canaliza en un espacio reflexivo de trabajo y cultivación personal. 

Luna Llena/ Cuarto Menguante – Dopamina. 

La semana de la dopamina, o la ecosomática, es una semana de distracción y divertimento, involucrando las actividades sociales y ecológicas –como la empatía–. Está asociada con las experiencias y estímulos que producen experiencias de placer, recompensa y excitación. En la semana de la dopamina podemos aflojar y disfrutar lo que hemos hecho.

Cuarto menguante / Luna nueva – Noradrenalina. 

La semana de lo exosomático es una fase de fight or flight –huir o pelear–, como un estado defensivo en el que intrínsecamente queremos protegernos. Se dice que hay mucho análisis y poca inspiración, pues se trata de un estado hiperbinario, unidireccional y agresivo. Es un regreso, aunque parcial, al cerebro reptiliano: “Si no dilapidamos nuestra energía, será más fácil superar esta semana de fragilidad nerviosa.”