¿Dónde comprar fertilizantes orgánicos en México?

Dale vida a tu tierra con fertilizantes orgánicos y fortalece el comercio local

Los fertilizantes orgánicos son aquellos aditamentos aplicados a la tierra para nutrirla. Están hechos a base de elementos naturales y han sido milenariamente usados en la agricultura. Hay de muchos tipos, y van desde hongos micorrizógenos hasta composta, estiércol, cenizas de material orgánico, humus, huano, harinas de hueso, etcétera. 

Es verdad que muchas veces las personas pueden producir sus propios fertilizantes orgánicos, pero también es una realidad que, en ocasiones, no se cuenta con el tiempo o la disposición para hacerlo. 

Los fertilizantes orgánicos darán una mayor vitalidad a tu tierra, incomparable con los, de hecho, efectos negativos provocados por los fertilizantes artificiales, como el aumento de las sales tóxicas del suelo.

Hemos elaborado un pequeño directorio de las empresas en México que producen numerosos tipos de fertilizantes orgánicos como una manera sencilla de acceder a estos y, de paso, fortalecer el comercio local. 

Aquí algunas opciones a lo largo de la República:

 

Monterrey 

Fertinort (Fertilizantes Orgánicos del Norte)

Fertilización orgánica de productos de vanguardia para agricultura.

01 800 890 0286

81 1072 6419

Sitio web 

 

Distrito Federal

3Q Biol

Dedicados a producir fertilizantes orgánicos y plantas ornamentales.

(55) 57 59 29 72s

Sitio web

 

Quintana Roo

Agrimaya

Comercialización y distribución de insumos y fertilizantes orgánicos.

01800 83 74 842

Sitio web 

 

Michoacán

Biofertilizantes de la Costa

Abonos orgánicos a base de hongos micorrizógenos.

(354) 54 90 038

 

Fertilizantes Orgánicos Naturales Michoacán

Venta de fertilizantes orgánicos naturales en Los Reyes, Michoacán.

(354) 54 21 9 38

 

Jalisco 

Fertilizantes orgánicos de Jalisco

Biojal

(33) 31 48 09 62

Sitio web

 

Cyfo

Compostas y Fertilizantes Orgánicos

(33) 16 17 72 93 

Sitio web

 

Nutritec

Fertilizantes orgánicos certificados

(33) 36 07 24 30

Sitio web

 

Tlaxcala

Cultiva Fertilizantes Orgánicos

Fertilizantes orgánicos

(749) 91 80 457

Sitio web

 

Coahuila

Farmacia Agroquímica de México

Crecimiento vegetal de insecticidas orgánicos y biofertilizantes.

(844) 48 82 400

Sitio web

 

Heker de México

Fertilizantes orgánicos naturales.

(871) 75 06 511

 

Chiapas

Finagro del Sureste 

Fertilizantes orgánicos en Tuxtla Gutiérrez.

(961) 61 31 3 52

 

Granos y Fertilizantes del Sur

Fertilizantes orgánicos en Villaflores.

(965) 65 20 451

Sitio web

 

Hortirriegos

Fertilizantes orgánicos.

(961) 60 41 925

 

Nayarit

Humus Líquido

Fertilizantes orgánicos naturales.

(311) 21 33 7 50

Sitio web

 

Guanajuato

Mega Orgánicos

Fertilizantes orgánicos y humus.

(462) 12 379 15

Sitio web

 

Mexeco

Fertilizantes e insecticidas orgánicos para uso casero.

(4533) 111 6 1 3 42

Sitio web

 

Solena Verde

Fertilizantes y plaguicidas líquidos totalmente orgánicos.

(477) 11 17 076

Sitio web

 

Veracruz

Riberaverde

Producción y distribución de fertilizantes orgánicos.

(846) 10 25 769

 

Seferssa

Ofrece soluciones tecnológicas y financieras a los productores agrícolas. Agricultura y jardinería, fertilizantes.

(668) 81 60 70 0 02

Sitio web 



Bioteconología orgánica será creada en invernaderos inteligentes de la UNAM en México

A finales de 2016 quedarán listos distintos invernaderos para desarrollar biotecnología orgánica para que los agricultores prescindan de químicos.

Cuando alguien habla de biotecnología, el tema puede llegar a abarcar, por ejemplo, el desarrollo de pesticidas, fertilizantes artificiales e incluso la transgenia. La biotecnología comprende así, muchísimo, es una área de estudio y experimentación enorme.

En ese bagaje inmenso está también la biotecnología basada en el uso de experimentos donde se prescinde de químicos, y solo con componentes orgánicos se consiguen, sobre todo con bacterias, fertilizantes naturales que hacen muy bien al suelo. Un proyecto así está siendo desarrolado por científicos de la UNAM, invernaderos inteligentes donde serán cultivados biofungicidas, biobactericidas y biofertilizantes.

Este proyecto está liderado por Enrique Galindo Fentanes y asimismo busca conseguir una alta productividad de hortalizas con el uso exclusivo de medios biológicos. En estos invernaderos también se trabaja una línea general de investigación conocida como ingeniería de bioprocesos con proyectos para la producción de biopolímeros y enzimas; el estudio de la hidrodinámica de fermentaciones y la producción de agentes de control biológico para la agricultura.

Uno de los ejemplos que anteriormente Galindo Fentanes y otros investigadores han ya conseguido es el el biofungicida Fungifree AB que se lanzó para prevenir una sola enfermedad del mango y ahora se ha ampliado a casi 20 cultivos y puede usarse en la papaya, el aguacate y cítricos, entre otros.

Ahora que el mundo clama por un sistema de consumo mucho más sustentable y verde, este tipo de iniciativas en México podrían coadyuvar a que miles de campesinos prescindan de los costosos pesticidas y fertilizantes, que además de afectar negativamente la tierra, también suelen estar lejos de su alcance económico.

[La Jornada]



Mexicanos elaboran un bioestimulante para la tierra a base de bacterias

La bacteria Azospirillum brasilense es la base de este nuevo producto orgánico, que en pocos días estará disponible en el mercado

En los últimos años, los fertilizantes orgánicos han cobrado una importancia cada vez mayor, a partir del crecimiento de la conciencia por la salud del medio ambiente; los bioestimulantes son parte de esta tendencia, aunque su función es distinta. Mientras los fertilizantes orgánicos proporcionan nutrientes a la tierra y a las plantas, los bioestimulantes son usados en muy pequeñas cantidades para que las plantas sean más fuertes a los estímulos hostiles del medio ambiente. 

Hay muchos tipos de bioestimulantes, algunos, por ejemplo, hechos a base de algas, y otros que incluyen fitohormonas. De entre la gama de bioiestimulantes para los cultivos, un grupo de científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) ha desarrollado un bioestimulante a base de la bacteria Azospirillum brasilense.

El bioestimulante podrá ser comercializado a partir de un plazo de 30 días por la empresa Biogea, con el fin de disminuir la dependencia de productos químicos artificiales en los distintos cultivos.

Cabe notar que la bacteria Azospirillum brasilense se encuentra en muchas grasas y en la rizósfera: una fascinante zona muy delgada que hay en la tierra, en la base de algunos troncos o plantas donde se conjuga un rico micromundo donde confluyen bacterias, hongos, protozoos, nematodos, insectos y ácaros. 

El producto del IPN es afortunado porque es una manera de volver accesible al mercado algunos productos orgánicos que son difíciles de conseguir y ubicar sin la especialización adecuada. 

[La Jornada]