Top 5: las universidades más ecológicas del mundo

Los planes de manejo sustentable y su visión pedagógica aplicada influyen en su calificación como “verde”

La sustentabilidad es cada vez más valorada (y para algunos es, de hecho, una de las palabras más abusadas de la década). Los esfuerzos ecológicos no sólo requieren de ingenio, creatividad y compromiso, sino también de mucha congruencia. Si las universidades son quizá las más icónicas generadoras de la cultura, las que transmiten el conocimiento milenario de las ciencias, al menos desde la óptica más occidental, entonces tienen también un rol determinante en la generación de una visión verde y, sobre todo, de la puesta en práctica de modelos sustentables desde sus edificios y planes de estudio.

Las universidades más grandes consumen altas cantidades de energía, papel y agua, pero afortunadamente suelen estar agrupadas en campus y edificios donde pueden hacerse planes integrales de sustentabilidad. ¿Te imaginas una universidad que recicle 100% de los materiales que emplea? Hasta hoy no ha sucedido, pero algunos sitios se acercan a esta cifra.

Desde 2010 el índice GreenMetric hace una medición de la universidades más “verdes” del mundo: las más ecológicas y sustentables y las que, además, promueven con sus líneas educativas la mentalidad verde. El último ranking es de 2013.

Aquí las universidades más ecológicas del mundo:

1. Universidad de Nottingham

Están liderando la investigación ecológica desde la universidad y promoviendo la educación verde con programas, concursos y una línea pedagógica que apuesta por una mentalidad ecológica. Su estrategia de operación incluye ahorro de energía, reciclaje y hasta transporte.

2. Universidad Cork

Esta universidad irlandesa tiene el primer campus completamente verde; recicla hasta 75% de su basura, y ha ahorrado millones de euros por el manejo sustentable de sus residuos.

3. Universidad del Noreste

Asentada en Estados Unidos, ha arrancado iniciativas para neutralizar sus emisiones de CO2 y ganado importantes premios de ecología a nivel mundial. Por sus planes sustentables, es el líder verde de las universidades estadounidenses.

4. Universidad de Bradford 

Tiene una visión que autonombra “ecoversidad”, que consiste en una educación desde un punto de vista donde el cuidado al ambiente sea el núcleo de partida del único desarrollo posible. 

5. Universidad de Connecticut

Tiene un plan de acción contra el cambio climático y, entre otras notables estrategias, apoya la invención de tecnología ecológica.



Este es el último sobreviviente de una tribu amazónica (VIDEO)

En 22 años no se había podido captar así a un habitante primitivo de esta selva.

La amazonía sigue siendo un territorio indómito y repleto de misterios, pero cada vez está sufriendo más invasiones. Su riqueza como selva no está sólo en su asombrosa biodiversidad –que ha sido la razón de que la invadan–, sino también en las narrativas –muchas de ellas ya perdidas­– de las grandes culturas que ahí se han asentado.

De estas tribus aún quedan ecos. Así lo demuestran las primeras imágenes captadas en 22 años de un hombre amazónico. Según la agencia indígena Funai, que se encarga de monitorear y salvaguardar a los pueblos indígenas, el hombre debió pertenecer a alguna comunidad que se presume extinta, debido al exterminio paulatino de sus miembros a manos de granjeros, leñadores y otros invasores de esta selva.

Según Funai, existen aún 113 tribus aisladas en el Amazonas brasileño

Lamentablemente son cada vez menos los habitantes originarios en el Amazonas. Las actividades productivas y de extracción han depredado esta selva –la deforestación incrementó un 88% desde 2012–, y desaparecido a sus habitantes –animales y humanos– a un ritmo acelerado.

Lo último demuestra que no existe selva lo suficientemente basta o frondosa que el hombre no pueda invadir, llevando el exterminio que caracteriza a estas invasiones consigo: una situación alarmante que destaca, además, cómo la rapacidad que ha caracterizado a nuestra sociedad está llegando demasiado lejos, implicando la desaparición de tribus que, todavía a principios del siglo XX, se hallaban intactas.

Fiona Watson, directora de Survival international, expresó para The Guardian que encontrar a hombres como el del video tiene algo de irónico:

La ironía de esto es que estamos encontrando más tribus o hombres aislados de lo que pensamos. Pero también es preocupante que estamos mostrando al mundo dónde se esconden.

https://www.theguardian.com/world/2018/jul/19/footage-sole-survivor-amazon-tribe-emerges-brazil

No cabe duda que, por ello, la cuestión está en cómo la selva amazónica puede ser resguardada, con la cooperación de todos los países que comparten su territorio y de la mano de las propias tribus que ahí habitan. De ello dependen culturas enteras, cientos de especies animales y el pulmón más importante del planeta: tres elementos que son más importantes que cualquier “tesoro” que pueda extraerse de este ecosistema.

También dependerá de que nosotros, como consumidores, cuidemos de no comprar ningún producto que contenga materiales extraídos del Amazonas, como puede ser madera o cuero. Estas y otras acciones son urgentes si queremos detener el exterminio en esta preciosa región latinoamericana.



Vivir cerca de áreas verdes mejora la salud mental

Vivir cerca de áreas verdes puede mejorar la salud mental.

Un estudio hecho por investigadores de la Universidad de Exeter utilizó información de una fuente de datos que miden la satisfacción y tranquilidad mental y asoció esos datos a 32, 482 áreas verdes. Encontraron que quienes vivían más cerca dichas áreas mostraron mucho más satisfacción y tranquilidad.

El estudio se apoyó en investigaciones previas que también habían asociado la salud mental a la proximidad con áreas verdes pero que tenían problemas de selección, ya que los investigadores no podían decir si eran los espacios verdes que hacían a la gente más feliz o si la gente feliz se mudaba a dichos espacios. Sin embargo el  trabajo  de la Universidad de Exeter sigue a la misma gente durante un periodo de 18 años.

El autor del último estudio, Mat White, dice que, estadísticamente, a nivel individual el impacto no es tan grande pero es significativo en términos comparativos. Por ejemplo, de acuerdo con la investigación, vivir cerca de un espacio verde tiene un tercio del impacto mental positivo que ocurre al casarse y un décimo del impacto de obtener un trabajo después de estar desempleo.

Mejor aún, el efecto de bienestar que causa un espacio verde se puede extender a muchísimas personas, a diferencia de casarse, que sólo atañe a dos. Estas pequeñas diferencias se vuelven importantes cuando es posible impactar a toda una población.

Por ello, Mat White sugiere que los planificadores de las ciudades, entre muchas otras cosas,  deberían tomar en cuenta esto antes de construir sobre áreas verdes públicas o cortar los presupuestos de las ya existentes.

[Co. Exist]