¿Te fascinan los muros verdes? Una guía para conocer a sus principales proveedores en México

Conoce el mercado de jardines verticales o muros verdes, para impulsar este mercado verde incipiente

Los muros verdes, estos bellísimos jardines verticales, tienen ya unos años en auge. Son sinónimo de sofisticación y sus probados beneficios ambientales, psicológicos y corporales hacen que cada vez más personas los adopten desmarcándose de una simple tendencia, para absorberlos como parte de una cultura más ecológica.

Sin embargo, aunque las nutritivas propuestas suelen despertar un vasto interés, como en el caso de los muros verdes, muchas veces no sabemos exactamente cómo podemos conseguir asesoría sobre esos nuevos temas y, en su caso, alguna opción confiable para instalar uno propio. Simultáneamente, las empresas verdes apenas van consolidándose en un país desacostumbrado a ellas. Por ello, hacemos una pequeña guía para que conozcas este mercado y promover su crecimiento. 

 

MINIGARDEN (DF)

Sistema modular jardines verticales. GARDEN+A jardinería inteligente

 

MUNDO VERDE (Puerto Vallarta) 

Energía fotovoltaica, ahorro y reciclaje de agua y energía, muros verdes

 

SIHECO (Guadalajara) 

Soluciones en hidráulica, energía, techos verdes y jardines verticales

 

TALLER VERDE (Monterrey) 

Diseño e instalación de muros/azoteas verdes certificados por GLTi

 

ARCHDAILY MÉXICO (DF) 

Oferta cursos para crear muros verdes

 

VIVALEPLANT (Zapopan) 

Muros verdes y jardines verticales

 

CROMA 7 S.A. DE C.V. (DF)

Jardines verticales en color

 

ECOLOGÍA CREATIVA (San Pedro Garza García, Nuevo León)

Fabricación y venta de contenedores de plantas para jardines verticales

 

VERTIJARDÍN (Cholula) 

Jardines verticales

 

BIOZOTEA (Monterrey) 

Consultoría, diseño e instalación de azoteas verdes y muros

 

ECOTEJADO AZOTEAS & MUROS VERDES (DF) 

Sistemas para azoteas y muros verdes

55 38 17 805 

 

GRUPO ESPECIALIZADO EN CULTURA ECOLÓGICA RADICAL (San Pedro Garza García)

Dedicada a jardines verticales

 

LIENZO VERDE – DISEÑO DE JARDINES VERTICALES (Mérida) 

Diseño y construcción de jardines verticales

 

EMAPI DE MÉXICO (DF) 

Muros y azoteas verdes

 

GENERACIÓN VERDE (DF)

Diseño e instalación de jardines verticales y azoteas verdes

 

GRUPO ZYKMA (DF)

Azoteas y muros verdes naturales y artificiales

 

HUICHOL JARDINES ALTERNATIVOS (DF) 

Jardines verticales, muros verdes y ambientación de espacios

 

IMPERNATURA (León, Guanajuato)

Azoteas y muros verdes diseño de jardines

 

OJTAT (Puebla)

Construcción sustentable y muros verdes 

 

PLAKARQ ESTUDIO VERDE (DF)

Muros verdes cuadros vivos y más diseño vivo

 

PLANTA ARQUITECTÓNICA (DF)

Muros verdes

 

POLINTER (DF)

Muros verdes

 

REGENERA MÉXICO (DF)

Azoteas y muros verdes

 

VERDE 360 (DF)

Diseño e instalación de muros verdes

 

VERDE VERTICAL (DF)

Diseño, fabricación e instalación de azoteas y muros verdes

 

VERDEGREEN (Cancún)

Arman muros verdes, jardines verticales y paisajismo

 

VERDETOTAL MX (DF)

Azoteas y muros verdes, captación de agua pluvial y energía solar

 

VIVALEPLANT (Guadalajara)

Muros verdes y jardines verticales



Johnson & Johnson sabía desde hace décadas que su talco para bebé era cancerígeno

Difícil imaginar algo más siniestro que un grupo de ejecutivos persiguiendo ventas a costa de vidas humanas.

Sicarios, terroristas, genocidas, asesinos seriales y psicópatas activos. Uno pensaría que este breve listado de “roles” englobaría a lo más nocivo de la fauna humana, pero ¿dónde quedan esos ejecutivos que a costa de millones de vidas humanas, del futuro del planeta y de la salud colectiva, persiguen obscenamente mayores ganancias?

El pasado 14 de diciembre se confirmó, vía un reporte publicado por Reuters (que puedes consultar aquí), que la monumental Johnson & Johnson sabía por décadas que su masivamente popular talco para bebé contenía asbesto, una sustancia potencialmente cancerígena, y que en lugar de enmendar su fórmula –suponemos que en detrimento de sus ganancias–, hizo todo lo posible por ocultarlo.

El reporte de Reuters se basa en cientos de documentos internos de esta compañía, además de otros obtenidos a lo largo de juicios contra esta corporación y otros recopilados por periodistas y organizaciones. Todos estos documentos también fueron hechos públicos y puedes consultarlos aquí.

La pulverización de la ética y la moral

corporaciones-etica-salud-ambicion

¿Qué nos ha ocurrido como sociedad, incluso como especie, para llegar a escenarios como el que dibuja el caso Johnson & Johnson? ¿En qué momento permitimos el cultivo de grupos que privilegian el margen de rentabilidad de sus respectivas compañías por encima de la vida humana? ¿Cómo vamos a frenar a estos grupos e intereses para erradicarlos a la mayor brevedad posible? ¿Cómo pueden vivir, dormir y reproducirse personas que practican o solapan este tipo de políticas corporativas ? 

Un cambio de paradigma

consumo-responsable-etico-productos

Más allá de clamar por un castigo proporcional al daño cometido –si es que existe una pena de esas dimensiones–, y de condenar categóricamente el anti-espíritu que reina detrás de acciones como las de Johnson & Johnson, valdría la pena hacer de este funesto precedente un parteaguas en el papel que juegan las marcas y las compañías en el destino de nuestra especie y en la forma de relacionarnos con el planeta. 

Si los consumidores, es decir todos nosotros, castigamos a las marcas y compañías que atentan contra nuestra salud y la de nuestro entorno, que explotan a sus empleados y recurren a procesos productivos absolutamente irresponsables, que ponen su patológica búsqueda de ganancias por encima de cualquier otro factor y repercusión, entonces estarán irremediablemente condenadas a la extinción. Además, si en cambio premiamos a aquellas marcas y productos que abiertamente están esforzándose por cambiar el paradigma de ganancia a toda costa –aún cuando tengan una historia poco loable pero, hasta cierto punto, “entendible” por la falta de conciencia de momentos anteriores en la historia–, y sobretodo a aquellas iniciativas que desde su misma esencia están orientadas a ser sustentables, entonces este proceso podría acelerarse.   

No se trata necesariamente de inaugurar una cacería de brujas, aunque si de exigir legislaciones que impidan que estas prácticas sigan ocurriendo y castiguen, con toda severidad, a los infractores. En realidad se trata de hacerles entender a las grandes trasnacionales, y a las marcas en general, que si quieren aspirar al privilegio de nuestro consumo, entonces tienen que asegurarnos que el bienestar de todos los involucrados –empleados, consumidores, medioambiente– es prioritario en su operación. 

Esperamos pues que Johnson & Johnson, y muchos otros, paguen por el daño, por cierto irreversible, que le han ocasionado a la sociedad en su persecución de más jugosas ganancias; pero sobretodo deseamos que casos como este alimenten sustancialmente los nuevos y urgentes paradigmas de consumo responsable, ética corporativa y humanización del mercado.   

Si quieres saber cómo convertirte en un consumidor responsable, y por lo tanto en un agente evolutivo, haz click aquí

 



Los muros verdes más allá de la moda: conoce todos sus beneficios

Jardines en ascendente que retan lo convencional y nos salpican con sus sorprendentes virtudes

Parecieran una moda de la última década: los muros verdes y bellos jardines verticales acoplados a las paredes van poblando los muros de hoteles, restaurantes, boutiques e incluso edificios públicos de muchos países. ¿Es una tendencia o es una apropiación real de su atributos en la cultura?

Como conocemos, las modas suelen ser efímeras, pasajeras, producto de un meme y, en ocasiones, sin una causa sencilla de detectar y por momentos superflua, como el hecho de que algún famoso use tal o cual cosa y por lo tanto, encante a una masa de personas que replican lo que esa persona ha adoptado. Pero también hay casos en los que lo que inicia como una mera tendencia o moda se queda en las costumbres por su trascendencia, cuando la conciencia y el conocimiento sobre tal hecho convencen por sus auténticas ventajas.

Es innegable que está creciendo un halo de conciencia en el mundo tras un siglo de producción industrial. Va aumentando la información sobre los productos que hemos consumido sin tener un conocimiento profundo de ellos; sobre conservadores y aditamentos que dañan nuestra salud y el riesgo de los transgénicos o de ciertas adicciones sociales de las que no teníamos idea, como el azúcar. Todo lo anterior no es una moda; son hechos que van permeando la cultura. Y es que jamás volverás a comer un bocadillo de la misma manera si descubres que está hecho con cancerígenos, ¿o sí?

Algo semejante está pasando con la tendencia de los muros verdes, estos bellísimos jardines verticales que van pintando cada vez más edificios e incluso espacios públicos. El antecedente más directo de estos muros se remonta a hace unos siglos cuando en Italia se comenzó a usar la vid, una trepadora que proporciona fruta para el vino; con esta planta, que crece en ascendencia por muros y pequeñas estructuras, paulatinamente se conoció cómo mejoraba la temperatura de los edificios y algunos otros beneficios. 

Las trepadoras se tornaron una tendencia a principios del siglo XX, sobre todo como ornamento de castillos medievales, que luego pareció asentarse en las casas de campo europeas y norteamericanas. Sin embargo, hace una década comenzaron a aparecer inesperadamente en edificios de toda índole: no llanamente como trepadoras, sino como verdaderos jardines verticales con eclécticas especies.

Te exponemos algunos de los beneficios de tener un muro verde cerca:

 

  • No atraen ni permiten la proliferación de insectos ni bacterias: su sistema aporta un tipo de repelente biológico.
  • Reducen hasta 5 grados la temperatura interior de un edificio en verano y, curiosamente, mantienen la temperatura en invierno; esto genera un importante ahorro de energía por el menor uso de calefactores o aires acondicionados. 
  • Atrapan el polvo y esmog.
  • Son un aislante natural de ruido, pues absorben y reducen sonidos de alta frecuencia, disminuyendo el ruido hasta en 10 decibeles. 
  • Cada metro cuadrado provee el oxígeno suficiente como para una persona durante todo 1 año.
  • Un muro verde de 30m2 atrapa y filtra 20 toneladas de gases nocivos por año, ademas de apresar y procesar 10kg de metales pesados. 
  • Está probado que reducen el estrés. 
  • Dan un toque estético de sofisticación y cuidado al entorno.
  • Aumentan la plusvalía de la zona.