¿Sabes cuánta cafeína es suficiente para tu cuerpo?

Es importante no excederse de los 300mg en los adultos, ya que puede provocar irritación, insomnio, ansiedad, ardor en el estómago, hipertensión, riesgo de osteoporosis, alteraciones en la gestación, etcétera

Para la cama, la mesa, el sofá, el trabajo, las altas horas de la noche. La cafeína es la heroína de nuestras mañanas y madrugadas, en especial a la hora de iniciar una actividad que requiere atención y enfoque continuo. Inclusive, tras un apetitoso platillo a la hora de la comida, nos ayuda a despertarnos de ese “mal del puerco”.

Sin embargo, ¿cuánta cafeína es suficiente para el cuerpo? ¿Es la misma la que proviene del café, té, refrescos o bebidas energéticas?

Cuenta la leyenda que el descubrimiento de la cafeína se hizo por el siglo IX, cuando las cabras de un monasterio árabe pastaban en campos de café. El resultado fue evidente: estos animales de cuatro patas subían y bajaban los árboles, brincando sin ton ni son.

Con tan sólo 75mg de cafeína lograrás que los receptores de adenosina actúen al doble aumentando la atención, memoria y capacidad de aprendizaje. No obstante, es importante no excederse de los 300mg en los adultos, ya que puede provocar irritación, insomnio, ansiedad, ardor en el estómago, hipertensión, riesgo de osteoporosis, alteraciones en la gestación, etcétera.

Una taza de café regular contiene alrededor de 100mg de cafeína; un refresco de 330ml, 35mg de cafeína; una lata de bebida energética de 250ml, 80mg; una taza regular de té (el cual contiene teína, que es un derivado de cafeína), 50mg de cafeína. Así que, para evitar la incidencia de enfermedades cardiovasculares o cerebrales, es importante reducir el consumo de la cafeína a menos de tres tazas diarias de café.

Moderar el consumo del café puede disminuir la tensión elevada de las personas hipertensas, así como controlar el consumo de glucosa en personas con diabetes. Para la doctora López García, “es recomendable que a los pacientes hipertensos no controlados se les aconseje disminuir su consumo de café, aunque aquellos que están bien controlados no tienen por qué hacerlo”.

En caso de ser necesario, es ideal encontrar alternativas al café como por ejemplo el té, ya que el efecto de su consumo no incide en enfermedades coronarias, infartos cerebrales ni diabetes. Inclusive, algunos estudios señalan que el consumo moderado de la cafeína podría disminuir la aparición de enfermedades del neurodesarrollo como la demencia senil o el Alzheimer.



OMS cataloga como cancerígenos a las bebidas muy calientes

Esto no significa que el café se convierta en cancerígeno una vez calentado a temperaturas altas, sino que es el calor lo que escalda la garganta facilitando la formación de tumores y, en consecuencia, cáncer.

En un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud –OMS– se anunció que el excesivo calor de algunas bebidas como el café y el té son causa de cáncer en el esófago. Si bien se procuró enfatizar que las bebidas no son en sí mismas cancerígenas si se sirven en temperaturas normales, la realidad es que esto ha creado un impacto en el mundo tanto científico como civil. 

Hace aproximadamente 25 años, la OMS clasificó al café como un posible cancerígeno; sin embargo, en la investigación actual se ha descubierto que no es el café, sino la temperatura considerablemente elevada la causa principal del cáncer en el esófago. De hecho, para llegar a esa conclusión, 23 científicos de la International Agency for Research on Cancer –IARC– de la OMS, revisaron más de 1 000 estudios sobre la relación entre el cáncer y el café, reportando que “había una evidencia insuficiente sobre la cancerogenicidad de beber café.”

 Por otro lado, se encontró una correlación significativa entre la incidencia de cáncer y la temperatura alta de la bebida –aunque no se llegó a definir con precisión cuánto equivale el “excesivamente caliente”–. Esto no significa que el café se convierta en cancerígeno una vez calentado a temperaturas altas, sino que es el calor lo que escalda la garganta facilitando la formación de tumores y, en consecuencia, cáncer. 

cafe, cancerigeno, cancer, bebidas calientes cancerigenas
cafe
Christopher Wild, director de la IARC, ha recalcado que no es la bebida en sí, sino la temperatura la responsable del desarrollo de cáncer.  Por lo que, para preparar una buena taza de café, el agua hervida necesita estar entre los 90.5ºC y 96ºC; y una vez servida en la taza, la bebida –no cancerígena– debería beberse a una temperatura alrededor de los 65º C. Y para no estar con un termómetro calculando la temperatura del café, sólo mete tu dedo meñique para comprobar que no te queme. Sólo de esta manera no sólo se puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de esófago, también mejorar la experiencia de un café matutino o vespertino en horas de somnolencia. 

Y es que de hecho, según la data del American Institute for Cancer Research, las nuevas investigaciones sugieren que el café realmente es un protector del desarrollo de algunos cánceres, enfermedades del hígado, entre otras. Sin embargo, como en todo, hay que beber café en medidas que no afecte a la globalidad del cuerpo; en caso que te interese saber cuánta cafeína es suficiente para tu cuerpo, dale click aquí. De hecho, moderar el consumo del café permite prevenir la tensión cardíaca elevada y controlar el consumo de glucosa en personas con diabetes. 

cafe, cancerigeno, bebidas calientes cancerigenas
cafe

 



Utilizarán desechos de café para pavimentar carreteras como medida ecosustentable

Ingenieros en Australia han llegado a la conclusión de reutilizar las más de 3 000 toneladas de desperdicios anuales de café para en pavimento ecológico.

Pese a ser delicioso y saludable, el café es uno de los principales contaminantes del planeta. Se calcula que cada taza de café preparada con las máquinas que usan cápsulas, emiten 82 gramos de CO2 y un residuo de aluminio no reciclable. Esto, sin pensarlo a largo plazo, puede provocar un impacto ecológico que requiere una atención por parte de los consumidores y productores. 

Es verdad, el café está al borde de la extinción, y por ello es importante prestar atención a su uso ecológico para reestablecerlo en el mundo con adictos al café.  Después de su consumo, los restos del café terminan en la tierra, en las tuberías de la cocina y, de ahí, en el océano, sin recibir un uso más ecológico. 

 cemento

Por ello, al ver esta situación, ingenieros en Australia han llegado a la conclusión de reutilizar las más de 3 000 toneladas de desperdicios anuales de café para en pavimento ecológico. El proyecto estuvo a cargo de Arul Arulrajah, líder de un grupo geotécnico del Centre for Sustainable Infrastructure en Swinburne University of Technology. 

Ese equipo descubrió que al unir materiales reciclados como ladrillo en polvo, vidrio y concreto puede ser una fusión que apoye la construcción de pavimientos. Sin embargo, para Arulrajah, al ver que los baristas tiraban granos de café a la basura, decidió darle una oportunidad ecológica al café como material de ingeniería. 

Recolectar residuos de café y hacerlos pasar por un proceso de secado durante cinco días, permitió, descubrir que al estar mezclados con material de manufactura –solución alcalina, escoria, bloques cilíndricos comprimidos–, puede crearse material para pavimentar carreteras y calles.  Conseguir 150 kg de café a la semana puede ser útil para construir 5 km de camino al año. Esto reduciría inclusive la demanda de materia prima y, en consecuencia, de tierras fértiles. 

Si esta medida se expandiera en el mundo, miles de millones de toneladas de desperdicios de café podrían ser reutilizadas para mejorar los caminos de numerosas zonas del mundo. Sin mencionar que se estaría cuidando al medio ambiente y a sus ecosistemas, reutilizando una materia biodegradable como base.