¿Por qué es muy importante exigir bebederos en las escuelas mexicanas?

Los bebederos han ido perdiéndose como una opción atractiva, fenómeno que ha sido más promovido por el marketing que por sus amenazas para la salud

Si fuiste un niño en los años noventa o antes de eso recordarás cómo los bebederos de agua potable eran comunes en muchos lugares públicos, sobre todo aquellos que estaban abocados a los niños como unidades deportivas, parques o escuelas. Luego, a mediados de esa década, una pésima práctica comenzó a esparcirse: beber agua embotellada.

En un inicio parecía una excelente idea cargar con tu envase desechable en tu bolsa y tirarlo en cualquier lugar una vez terminado su contenido. Sin embargo, poco advertimos la cantidad de basura que estábamos produciendo (hoy, 8 mil millones de botellas anuales) y uno de los peores abusos perpetrado por las embotelladoras, pues han conseguido concesiones de los mantos acuíferos del país, prácticamente sin pagar por ellos. Es decir, nos han estado vendiendo nuestros propios recursos: México se ha convertido ilusoriamente en el país que más agua embotellada consume.

En ese trayecto fuimos perdiendo la exquisita experiencia de beber toda el agua que deseáramos en sitios públicos como un servicio más, bajo el entendido de que el agua purificada no debiera ser un lujo, como lo es el agua embotellada. Recordemos que los dueños de estas empresas tienen ganancias por producto de hasta 5000%. ¿En qué momento permitimos que nuestra propia agua se nos vendiera a estos precios?

También sin darnos cuenta, el decremento de los bebederos públicos detonó el aumento de venta de refrescos (en lugar de saciar la sed infraganti, las personas comenzaron a sustituirla por otras bebidas que pintaban más atractivas al asistir a una tienda). En fin, muchos factores nocivos han saltado después de que en México los bebederos públicos fueran desapareciendo. 

Ahora que México ocupa los primeros lugares en los niveles de obesidad adulta e infantil, y que también es uno de los países con mayores problemas de diabetes, algunos grupos sociales han estado presionando al Estado mexicano, sobre todo a sus legisladores, para que destinen los recursos necesarios para un programa de implementación de bebederos públicos en las escuelas.

Según un estudio de la Cámara de Diputados, para implementar este programan en la primera etapa se requieren más de 2 mil 186 mdp, pero hasta ahora los legisladores han etiquetado solo mil 360 millones de pesos para este rubro este año. 

La Alianza por la Salud Alimentaria y la organización El Poder del Consumidor han estado pugnando para que los legisladores suban este presupuesto, y es que los bebederos son quizá y sin que lo hagamos consciente, un primer avance para que no sólo consumamos agua fresca en la inmediatez; también para que mutemos ese chip que nos ha enseñado que el agua puede ser propiedad de intereses privados, cuando es quizá el recurso más básico y colectivo.

Si te suena, esta es la lista de legisladores que habríamos de presionar en redes sociales para que etiqueten el presupuesto debido en el tema de los bebederos. 



¿Cómo controlar la diabetes? Sigue estos 11 sencillos consejos

La diabetes, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud –OMS–, ha afectado a más de 422 millones de personas en 2014.

Aunque es una enfermedad muy común, la diabetes es realmente mortal. Se trata de un malestar en la que la cantidad elevada de glucosa en la sangre puede resultar en tres tipos de diabetes: a) diabetes tipo 1, en la cual el cuerpo no puede producir insulina suficiente para convertir los alimentos en energía, por lo que se requieren inyecciones o bombas de insulina; b) diabetes tipo 2, en donde el cuerpo no puede utilizar la insulina que produce, especialmente en casos de sobrepeso, sedentarismo y heredabilidad de la enfermedad; y c) diabetes gestacional, generada principalmente en algunas mujeres embarazadas, facilitando la transmisión de la misma entre madres e hijos. 

Esta enfermedad, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud –OMS–, ha afectado a más de 422 millones de personas en 2014. En México, al menos, se han tomado medidas de prevención como la consignación de un impuesto al refresco; el cual, según el estudio del Instituto Nacional de Salud Pública –INSP– y la Universidad de California –UCSF–, en una década prevendrá alrededor de 18 900 muertes en mexicanos –de entre 35 y 94 años–, 189 300 casos de diabetes y 20 400 infartos/accidentes cerebrovasculares. De hecho, se pretende que tener un impacto mayor en los adultos jóvenes, pues es el segmento de edad con mayor consumo de refrescos y bebidas azucaradas. Esta medida se fundamentó en un estudio previo con datos de consumidores que demostró cómo el impuesto estaba asociado con reducciones en las compras de este tipo de bebidas en el primer año después de la implementación del gravamen. 

prevenir diabetes

 Para prevenir y controlar la diabetes, te compartimos los siguientes consejos: 

1 – Consume más frutas y verduras durante el desayuno, almuerzo, cena y snacks; 

2 – procura tener un régimen alimenticio comiendo a la misma hora todos los días, 

3 – escoge alimentos con poca grasa, principalmente panes, carne, leche, arroz, frijoles y quesos; 

4 – usa cantidades pequeñas de aceite, margarina, aderezos y mayonesa; 

5 – evita alimentos fritos y carnes con mucha grasa, como tocino y embutidos; 

6 – realiza actividades físicas, como el yoga, para reducir los niveles de glucosa; 

7 – elige alimentos con proteína baja en grasa, como frijoles, pollo, pavo sin pellejo y una cuarta parte con cereal integral, arroz o pasta integra;

8 – practica meditación, caminatas y realiza pasatiempos que reduzcan los niveles de estrés y depresión

9 – investiga tu peso ideal y procura alcanzarlo; 

10 – revisa diario la glucosa sanguínea para prevenir cualquier crisis. 

11 – procura reducir el consumo de refrescos, bebidas azucaradas y productos con altos niveles de colesterol malo, grasa y azúcares. 

 


¿Dónde está el dinero asignado para los bebederos en las escuelas? Cuestionan organizaciones mexicanas al gobierno

Aún no hay información sobre cuántos bebederos han sido instalados aún cuando el dinero ha sido asignado.

Foto:www.chilango.com

Cuando se trata de encontrar los motivos por los cuáles la población mexicana, sobre todo en las últimas décadas, ha aumentado exponencialmente sus niveles de obesidad, las respuestas suelen apuntar a que se trata de un asunto cultural. Sin embargo, es muy curioso, pues el aumento alarmante de los niveles de obesidad justo coincide con el tiempo en que las fronteras han sido abiertas a la entrada masiva de comida chatarra.

Estudios apuntan cómo en México no solo es más barato comer chatarra que comida sana, también cómo la distribución de los productos hace que sea mucho más accesible conseguir una producto chatarra que uno sano…

Lo anterior es un indicador de que la cultura mucho se define por lo que hay disponible. Es decir, si las personas, quienes generalmente tienen poco tiempo libre, en sus tiempos de compra disponen mucho más fácilmente comida chatarra, esto perneará su cultura.

Lo anterior es altamente importante, y apunta a que es necesario volver accesibles los productos sanos para los habitantes. En parte por ello en la estrategia nacional contra la obesidad es importante para decenas de organizaciones civiles la incorporación de miles de bebederos a las escuelas públicas.

Los niños han ido en las últimas décadas acostumbrándose a beber bebidas azucaradas cuando tienen sed; lo que resulta fatal para su salud. Por ello es crucial que aumente la cultura del consumo gratuito de agua natural en las escuelas con los bebederos.

Este es el Cuestionamiento

En 2015 fueron asignados $1 mil 360 millones 87 mil 240 pesos para la instalación de bebederos en las escuelas. Sin embargo, la organización El Poder del Consumidor ha encontrado que es inexistente la información sobre el tema. Según el director general del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed), para 2015 se tenía programada la instalación únicamente de 1 mil 500 bebederos. De estos, aún no se cuenta con información sobre cuántos han sido instalados y cuánto han costado.

Según un censo de 2013 del Cembe, en 2013, de 145 mil 427 escuelas públicas de nivel básico, solo el 18% tenía bebedores instalados. Es decir, aún faltaban 118 mil planteles por cubrir.

Ante la nula información organizaciones de la Alianza por la Salud Alimentaria cuestionan al gobierno. ¿Dónde está el dinero y los bebederos en las escuelas?

Si te suena, pregúntaselo tu también a Aurelio Nuño y a la SEP.