La estrategia para preservar al lobo mexicano no está funcionando: Earthjustice

La coalición de organizaciones ambientalistas reprueba una estrategia de 30 años que, dice, no ha dado resultados

Hace unos meses publicamos que tras años de ausencia de este fenómeno nació la primera camada de lobos mexicanos en estado salvaje, en un hecho inédito desde 1980. Sin duda, esta fue una buena noticia; sin embargo, la organización ambientalista Earthjustice ha demandado férreamente, desde hace unas semanas, la endeble efectividad del programa que salvaría al lobo mexicano de desaparecer. 

A través del Programa Binacional de Reproducción en Cautiverio del Lobo Gris Mexicano, Estados Unidos y México han estado intentando desde hace 30 años aumentar la población de lobos mexicanos (esta especie es endémica de ambos países).

Hoy los lobos mexicanos existentes son apenas 350 ejemplares. Según Earthjustice, la agencia Fish and Wild Service (FWS) de Estados Unidos es la responsable “por los repetidos fracasos en los últimos 38 años para desarrollar un plan de recuperación válido para el lobo gris mexicano en peligro, uno de los mamíferos más amenazados en América del Norte”. Y ello, “en parte porque Fish and Wild Service (FWS) continúa imponiendo varias restricciones al programa de reintroducción del lobo gris mexicano que impiden los esfuerzos de traer esta especie de vuelta y fuera del peligro de extinción”.

Hoy hay cinco parejas reproductoras en vida silvestre, pero Earthjustice considera que esto es alarmantemente precario en relación con el tiempo que lleva funcionando el programa. Según la coalición de ambientalistas que representa la organización, la condición actual de los lobos mexicanos no ha alcanzado ningún avance notable; por ello estarán haciendo presión para que este programa se haga eficiente, sobre todo desde bases científicas.



¿No estás de acuerdo? Demuéstralo con buenos argumentos

Hay 7 maneras de argumentar tus ideas, aprende a usarlas y luce tu retórica.

La retórica es un arma de doble filo. Sin duda es necesaria en toda posición que sostengamos hacia una cuestión dada: desde una afirmación política hasta las diferentes perspectivas que cada quien tenga sobre un problema tan polarizado como, por ejemplo, las corridas de toros. Pero es que saber argumentar, teniendio un debate sin polarizarlo, es algo crucial que debemos aprender a hacer, y que incluso nos puede ayudar a evolucionar sociedad.

Por eso, saber argumentar sin caer en trampas es importante. A no ser que se aspire a ser como los sofistas griegos, quienes según Aristóteles usaban argumentos que parecían válidos pero que no lo eran. Pero si no es el caso, y queremos poder argumentar sin causar disputas innecesarias, ¿qué debemos saber?

saber-argumentar-como-refutar-discusion-debate

Paul Graham, un programador de computadoras y doctor en Harvard, que es también una de las mente detrás de la incubadora digital Y Combinator –creadora de Dropbox, Airbnb, Reddit y muchos otros servicios–, tiene algunos hakcs para argumentar correctamente. No por nada ha sido apodado como el “filósofo hacker”.

Graham escribió en 2008 un ensayo llamado How to disagree, “Cómo estar desacuerdo”,
el cual es una excelente herramienta para saber argumentar.

La principal inquietud de Graham era la manera como internet ha posibilitado el debate a nivel mundial entre todo tipo de personas. El problema es que la tendencia, en todo tipo de redes sociales, es la de no estar de acuerdo con el otro. Esto no es malo per se; sólo lo es cuando no permite una discusión fluida ni libre de disputas, lo que conduce a su vez a una falta generalizada de consensos. Esto no es muy bueno, tomando en cuenta que una civilización libre depende en gran medida de los consensos.

Así que Graham invento una pirámide con 7 niveles de desacuerdo, hecha para saber argumentar:

Nivel de desacuerdo 0: Poner nombres

Esto es, cuando sólo decimos cosas hirientes o crueles, llamando a alguien de cierta manera. Por ejemplo, “eres un tonto”.

Nivel de desacuerdo 1: Ad hominem

Cuando nos limitamos a decir cosas presuntuosas o insultantes directamente hacia el otro. Es decir: atacamos a la persona y no a sus argumentos

Nivel de desacuerdo 2: Responder al tono

Hay poca distancia entre atacar a la persona directamente y comenzar a concentrarnos en el tono que utiliza, sea de enojo, burla o del tipo “no me importa”. El problema es que esto es muy subjetivo, y dirige la discusión hacia lugares inciertos y más viscerales.

Nivel de desacuerdo 3: Contradecir

Cuando se logra contradecir el argumento es cuando la discusión está sobrepasando lo subjetivo y pasa más a los argumentos. No obstante, sólo contradecir indica una terquedad: lo que se dice tiene que ser cierto, en contraste a lo que dice el otro.

Nivel de desacuerdo 4: Contraargumentar

Más allá de sólo contradecir, mostrar que se tiene un contraargumento demuestra que se está dispuesto a avanzar en la discusión, que ésta es mucho más seria y que no sólo se busca “ganarla”, sino convencer al otro. El problema viene cuando la discusión no puede avanzar más allá de dos apasionados argumentos, lo que termina diluyendo el punto inicial que dio inicio al debate.

Nivel de desacuerdo 5: Refutar

Según Graham, esta es la forma más convincente de estar en desacuerdo. No es sólo un contraargumento; consiste, más bien, en ser capaz de tomar al vuelo lo dicho por el otro y poder refutarlo. Pero no con la viscera, sino con datos duros y astucia –que no implique mentir.

Nivel de desacuerdo 6: Refutar el punto central

Esta es ya una cuestión de táctica, y no sólo de estrategia. La refutación debe ser capaz de indagar en el punto central al que está llegando el otro, y anteponer un argumento sólido que demuestre su invalidez. Esto no sólo servirá para un solo argumento, sino que podría desmontar toda la idea detrás que el otro sostiene.

Ahora sí, a debatir con sentido…

saber-argumentar-como-refutar-discusion-debate

Esto es lo que te puede permitir estar en desacuerdo sin tener que falsear ninguna información, ni tener que acudir a viles insultos. Lo bueno es que también te puede conducir a darte cuenta de que eres tú quien no está en lo correcto si es el caso, lo que es algo que rara vez sucede en cualquier debate, ¿verdad? Pero que sin duda es síntoma de civilidad y empatía.

¿Te imaginas qué pasaría si pudiéramos decir más seguido “está bien, tienes razón”? No sólo estaríamos ganando nosotros como individuos, siendo más abiertos a las ideas del otro y nutriéndonos de éstas. Sería también una forma como la sociedad entera podría avanzar.

Saber debatir sin polarizar, al tiempo que no regalamos nuestras ideas ni nos dejamos influenciar, es una forma de construir nuevos grados civilidad… de la cual últimamente estamos muy necesitados.

*Imágenes: Ana Tellez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Nace la primer familia de lobos mexicanos salvajes, tras su casi desaparición

Se liberó una pareja en la Sierra Madre Occidental, que alumbró a la primera camada de lobos en estado salvaje desde hace treinta años.

Allá por las décadas de los 80 y 70, desaparecieron casi la totalidad de los lobos mexicanos en estado salvaje. Los pocos lobos restantes fueron atrapados para reproducirlos en cautiverio y luego soltarlos en sus hábitats naturales para salvar a esta especie en E.U.

En México esta medida se inició en el 2011, y apenas en diciembre pasado, se liberó a una pareja para que se reprodujera en libertad. La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas anunció que un grupo de investigadores develó que ya ha fue vista la primer camada de lobos nacidos en estado salvaje en la Sierra Madre Occidental. En un comunicado la Comisión informó lo siguiente:

“Esta primera camada de lobos mexicanos nacidos en vida libre, reviste un avance importante en el marco del programa de recuperación, pues serán ejemplares que nunca habrán tenido un contacto con seres humanos, como inevitablemente lo tienen los ejemplares nacidos en cautiverio”.

En Estados Unidos, entre 1977 y 1980, se atraparon los últimos cinco lobos ubicados en los estados de Arizona y Nuevo México, y en 1998 se liberaron las primeras parejas para su reproducción.

Los motivos por los que el lobo mexicano estuvo a punto de desaparecer, fueron usuales absurdos como la cacería, trampas y envenenamiento. Cuando sus presas habituales disminuyeron en sus hábitats, que pueden ir desde un desierto hasta el bosque templado, los ganaderos iniciaron una campaña de exterminio, temiendo por la vida de sus animales. La noticia del nacimiento de los lobos, renueva una era de protección a estos seres y de recuperación de su especie en México.