Están por salir nocivas leyes ambientales de EPN por decreto: Greenpeace

Se había dicho que la creación del “Paquete Verde”, que hará operable la Reforma Energética, sería puesto a discusión; pero ahora el presidente mexicano busca decretarlo

En México hace poco fue aprobada la Reforma Energética, que prioriza el uso de hidrocarburos y gas shale por sobre las energías limpias. Aun con la inconformidad y descontento de decenas de organizaciones sociales y sociedad civil organizada, la reforma fue aprobada por ser supuestamente una palanca de desarrollo para el país. En ese entorno, el presidente Enrique Peña Nieto anunció, en una acción supuestamente democratizadora, que el “Paquete Verde” que hará operativa a la Reforma Energética (una serie de modificaciones a la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, y la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos, entre otros) sería sometido a discusión.

Luego de unos meses, el pasado 3 de noviembre Peña Nieto afirmó que había ya decretado el andamiaje para las modificaciones legales. Por su parte Greenpeace México, que buscar tomar parte en la elaboración de las leyes y de hecho ya cuenta con su propuesta, ha hecho dos invitaciones al presidente para elaborar el “Paquete Verde”, sin respuesta u obteniendo “largas” del gobierno. 

Las leyes del “Paquete Verde” son cruciales porque depende de ellas el impacto a las comunidades y al medio ambiente en el proceso de explotación de hidrocarburos (que ya de por sí es altamente cuestionable). Para Greenpeace es urgente que estas leyes sean percibidas por la sociedad con la relevancia que emanan, pues son quizá aún más importantes que la misma reforma.

El pasado 8 de octubre la organización hizo llegar al presidente una serie de iniciativas de reformas a diversas leyes con el fin de fortalecer la protección de los ecosistemas mexicanos por la inminente la amenaza de un deterioro mayor como consecuencia de la Reforma Energética, las cuales no fueron tomadas en cuenta.

Finalmente, el último intento de Greenpeace por lograr una audiencia con Peña Nieto se hizo el 29 de octubre, del cual no se ha obtenido respuesta:

“Con las reformas decretadas por Enrique Peña Nieto, no sólo se desoyen las recomendaciones de los especialistas y de los sectores preocupados por la protección del medio ambiente, sino que pone en riesgo el cumplimiento de las metas de sustentabilidad que el titular del Ejecutivo pregona en sus discursos”.
 

Si te suena, haz presión al presidente en redes sociales para que este tema cobre fuerza y se promueva un diálogo abierto con las organizaciones.



Por estos motivos la Nueva Ley sobre hidrocarburos podría ser contraproducente en México

Sabemos que en el tema de los negocios con los energéticos la información es fundamental y esta ley podría obstaculizar esta transparencia.

Luego de la Reforma Energética en México la apuesta, ahora evidente de gobierno, es la explotación de hidrocarburos a largo plazo. Esto es una mala noticia y una paradoja para un país que se ha comprometido a disminuir las emisiones de CO2.

En este escenario de hidrocarburos, en este país estos son robados en una mafia que muchos apuntan a numerosos niveles de corrupción. Por esta sistemática ordeña de gasolina, sobre todo, una nueva ley busca que las penas para este delito sean mucho más severas.

Sin embargo, organizaciones como el Frente por la Libertad de Expresión y la Protesta Social, la Alianza Mexicana Contra el Fracking, el Colectivo por la Transparencia en México, México Infórmate y el Laboratorio de Investigación en Desarrollo Comunitario y Sustentabilidad, están advirtiendo que esta podría tener un efecto contraproducente para la sociedad, como el hecho de que no nos enteremos de información relativa a asignatarios, contratistas, permisionarios o distribuidores.

El artículo 23 de la Ley aprobada prevé que “la información o datos sobre el funcionamiento de las operaciones, instalaciones, actividades, movimientos del personal o vehículos de asignatarios, contratistas o permisionarios que se vinculen con las actividades previstas en el párrafo séptimo del artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, será considerada información de Seguridad Nacional en términos de la Ley en la materia. Lo anterior, sin perjuicio de las obligaciones establecidas en la legislación aplicable en materia de transparencia y acceso a la información pública.

 



¿Por qué el medio ambiente sólo importa cuándo no estorba? (La comisión de energía posterga la aprobación de Ley de Transición Energética en México)

Esta Ley es el medio más importante para que la Reforma energética asegure y promueva diversos beneficios ambientales

El pasado mes de abril terminó el periodo de sesiones de la LVXII Legislatura. La comisión de energía del Senado de la república, se despide con una gran deuda al medio ambiente y a la sociedad mexicana. 

Mientras que el primer paquete de leyes secundarias que se deprenden de la Reforma Energética, fueron aprobadas por unanimidad por el legislativo, el paquete verde y la Ley de transición energética (LTE) no vislumbraron en la agenda de los partidos políticos, pese al constante llamado de sociedad civil

¿Por qué es importante esta ley?. 

Esta Ley es el medio más importante para que la Reforma energética asegure y promueva diversos beneficios ambientales, ante los cuales está la promoción de energías renovables, la reducción de contaminantes locales y de gases de efectos invernadero; los incentivos económicos y la promoción de tecnologías limpias para transitar hacía una economía de bajo carbono. Elementos primordiales que establecen y promueven la Constitución Política, la Reforma energética, el actual Plan Nacional de Desarrollo (PND) y los programas sectoriales de medio ambiente y energía.

México tiene un amplio potencial de generación de energía a través de fuentes renovables, que no está siendo aprovechado, debido a que el desarrollo económico de México depende en gran medida de la explotación de los combustibles fósiles, por los precios competitivos que presentaban en los últimos años en los mercados internacionales y que fueron la bonanza del gobierno para seguir invirtiendo en éstos. Hoy la volatilidad de los precios del mercado, como se ha observado recientemente con la baja de los precios del petróleo, nos demuestra que el gobierno debe pensar en una estrategia de largo plazo y seguridad energética basada en la diversificación de la matriz energética del país. 

Mientras el resto del mundo se mueve hacía una transición energética basada en las energías renovables. Nuestro país se queda estancado en el viejo discurso de que el desarrollo de México se logrará a través de la explotación de más hidrocarburos, entonces nos preguntamos: cómo vamos a lograr cumplir los compromisos internacionales de reducción de emisiones de GEI a nivel nacional, qué ejemplo damos a nivel global sobre los compromisos que suscribimos para reducir emisiones en un 25% al 2030?. Es deber preguntar a los senadores, a los grupos parlamentarios y especialmente al Presidente y los integrantes de la Comisión de Energía, David Penchyna Grub,  Salvador Vega Casillas y Jose Luis Lavalle Maury, ¿por qué no aprobaron la ley en abril? ¿A qué se debe el retraso de esta ley frente al récord de aprobación de las otras leyes secundarias? ¿Por qué continuar cuestionando la viabilidad de la ley frente a las pruebas de sus beneficios que repetidamente les hemos compartido desde sociedad civil? 

De ahí que el objetivo general de la LTE sea regular el aprovechamiento de las energías limpias para la generación de electricidad y promover acciones de eficiencia energética. De aprobarse, uno de sus principales resultados sería la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático. Al ser la generación de energía eléctrica el segundo sector que más emite después del transporte, la aprobación de la ley permitiría cumplir con las metas de reducción de emisiones y de participación de energías limpias establecidas en la Ley General de Cambio Climático y contribuir a alcanzar los compromisos internacionales que México ha presentado ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. 

No obstante, sin esta ley no existen los incentivos ni mecanismos de promoción y planeación necesarios para el despliegue de proyectos de energías renovables en México, lo que le impediría al gobierno cumplir con las metas y compromisos nacionales e internacionales en materia de cambio climático. Por otro lado, no se podrán atraer grandes inversiones privadas y transferencia de tecnología al país, generar empleos verdes, permitir que cualquier persona o empresa pueda generar su propia electricidad y venderla, inclusión de zonas marginadas a través de la electrificación, generar beneficios ambientales y de salud, disminución de las tarifas eléctricas y fortalecimiento de nuestra economía por el aumento de las inversiones y la reducción de subsidios.

De ellos depende realmente mover a México hacia un futuro más competitivo para las energías renovables, combatir el cambio climático y mejorar la calidad de vida de todos los habitantes del país. Este es un momento decisivo para que México avance hacia una transición energética sustentable y garantice su seguridad energética a largo plazo, por lo que es urgente la aprobación del #PaqueteVerdeYa.  

Autoras: Ana Mendivil y Gabriela Niño del área de Politicas Públicas del CEMDA.

Autor: Red Ambiental Mexicana