Esta especie mexicana está en peligro de extinción y sólo tú puedes evitarlo

En honor del botánico mexicano Atanasio Echeverría, la planta de hojas verdeazuladas se encarga de almacenar grandes cantidades de agua

En los últimos años hemos sido testigos de la popularidad de las plantas, flores, frutas, verduras y hierbas en el hogar. Como un llamado de atención tanto al cuidado del medio ambiente como a la economía personal, esta integración de la vida urbana y rural ha marcado el estilo de vida de varias personas.

Esta popularidad de los vegetales ha creado una alta y desregulada demanda de estos productos. Las consecuencias son evidentes: la extinción de algunas de estas plantas. Un ejemplo es el de la Echeverría (también conocida como conchita, uña de señorita o uña de secretaria).

En honor del botánico mexicano Atanasio Echeverría, la planta de hojas verdeazuladas se encarga de almacenar grandes cantidades de agua. Desgraciadamente, se ha considerado en peligro de extinción a esta especie debido a su venta desregulada:

 

De acuerdo con el Jardín Botánico IBUNAM existen alternativas para reducir el riesgo de extinción de esta especie, desde el método en que se extrae de la tierra hasta en la toma de conciencia del lugar donde se compra.

 



Cautivadores conservatorios botánicos alrededor del mundo

Jardines que podrían pertenecer a una narrativa fantástica son los guardianes del reino planteae. Y están abiertos al público.

La naturaleza exige ser contemplada. Su a veces evanescente, pero omnipresente presencia, no puede pasarnos inadvertida.

Cada planta y cada flor que nos comparte hacen vibrar una emoción distinta, y su papel en el equilibrio de la vida siempre tiene una razón de ser. Una lila, por ejemplo, tiene la intención de cautivar con su color a la abeja que irá a recoger el polen de ésta, una actividad que supone parte del ciclo de vida de la biósfera en su totalidad.

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes-maggie-chiang

El reino plantae es tan extenso que su explosiva diversidad lo hace objeto de apasionadas aproximaciones, no sólo fitológicas, también poéticas. Tan sólo de orquídeas existen más especies que de mamíferos, y de cactáceas podemos encontrar hasta 2,000 variedades, mismas que tienen la peculiaridad de guardar agua en su columna.

Este tesoro que es el mundo botánico es preservado en cientos de conservatorios alrededor del mundo. En ellos se realizan investigaciones sobre el aún universo natural (que nos regala tesoros tan maravillosos como la fantasmagórica flor de cristal), pero también son lugares abiertos al público, que nos permiten conocer un poco más de este reino vegetal.

Se trata de enormes parques o jardines, de grandes extensiones y con todo tipo de arquitectura: desde palacios victorianos hasta estructuras futuristas que fungen como invernaderos, donde se guardan bastas colecciones vegetales de todo tipo de plantas y flores. De ahí su importancia, pues estos conservatorios son centros de divulgación e importantes guardianes del saber botánico.

Aquí te presentamos algunos de los más sofisticados del mundo:

Parque del Retiro, Madrid: un jardín de histórica fantasía

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes

Un pulmón en pleno centro de Madrid, donde se erigen los muros transparentes del imponente Palacio de Cristal, museo e invernadero que alberga flora tropical, subtropical desértica e incluso acuática.

El parque tiene una extensión de 118 hectáreas, y resguarda al árbol más longevo de Madrid, en el Jardín del Ahuehuete, así como a 19 000 árboles, representativos de 167 especies. Conserva además cientos de plantas y flores, entre las que destacan los espontáneos claveles que hacen una tupida alfombra amarilla al florecer.

Jardines de la Bahía, Singapur: conjugando lo artificial y lo natural

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes-6

Singapur es de los pocos países que ha incorporado requerimientos de construcciones ecológicas en su legislación. En 2011 se construyó esta obra monumental, cuyo paisaje deja atónito a cualquiera. Grandes árboles de acero y vidrio, de 25 a 50 metros de altura, almacenan agua de lluvia para el riego del jardín, donde hay dos conservatorios: El Bosque Nuboso y La Cúpula de Flores, donde se cultivan flores tropicales así como cientos de orquídeas, la flor nacional del país.

 

Jardín Botánico de Adelaida, Australia: hogar de la flora y vegetación del mundo

Es miembro del BGCI (Botanic Gardens Conservation International), siendo de suma importancia sus aportaciones para la conservación de los jardines botánicos en el mundo. El diseño del jardín está influenciado por el Royal Gardens at Kew, Inglaterra y los jardines de Versalles, Francia. Cuenta con una gran colección botánica, 40% nacional y 60% foránea, y un invernadero de hermoso diseño, galardonado por su ingeniería, donde se cuida de plantas tropicales en peligro de la selva tropical de Australia Norte, Papua Nueva Guinea, Indonesia y del sur de las islas del Pacífico.

Jardín Botánico de la BUAP, México: guardián de la mágica biodiversidad mexicana

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes-3

Este recinto de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla tiene una gran tarea de investigación y conservación que es llevada a cabo con especialistas y estudiantes de la institución. Alberga a más de 45 mil ejemplares de plantas de todo México, como pinos, cipreses, sabios, cedros, colorines, pirulos, cactáceas globosas, agaves y orquídeas. Cuenta, además, con la colección más grande de encinos en México y se le considera un referente de la investigación y divulgación sobre la flora y vegetación en América Latina.

Jardín Botánico de Río, Brasil: reserva de la Biósfera

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes-4

Este jardín cuenta con una de las bibliotecas botánicas más grande del mundo (que una vida no bastaría para leer), pues es de más de 30 mil volúmenes. Y sus 137 hectáreas alojan una de las colecciones de flora más importantes: en ellas, 83 hectáreas son de bosques y 54 son zonas cultivadas. La UNESCO le otorgó por eso la figura de “Reserva de la Biosfera” en 1991.

Real Jardín Botánico de Kew, Inglaterra: la realeza vegetal

conservatorios-botanicos-jardines-mundo-mas-grandes-5

En 120 hectáreas, este lugar alberga una pagoda de arquitectura china, una “casa de los nenúfares” y una “casa de la palmera”, todo de arquitectura de hierro fundido. Tiene también un herbario y una biblioteca, así como una gran colección de plantas, pese a las dificultades climáticas de Londres. Además, Kew es un lugar muy importante como generador de semillas, siendo uno de los más importantes bancos de éstas en el mundo.

*Imagen principal: Maggie Chiang



Organizaciones advierten que la vaquita marina mexicana podría desaparecer en los próximos 4 años

Para revertir esta situación se está presionando al presidente, Enrique Peña Nieto, para que adopte las recomendaciones del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA)

La vaquita marina, realmente llamada Phocoena sinus, es una especie de marsopa endémica del golfo de California que está a punto de desaparecer. En la actualidad sólo quedan alrededor de 100 de estos mamíferos marinos, los cuales caen en las redes de pesca, entre los camarones y los totoabas.

Organizaciones como el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Greenpeace, Defenders of Wildlife y Teyeliz están combatiendo la próxima desaparición de la vaquita marina. Para lograrlo están presionando al actual presidente, Enrique Peña Nieto, para que adopte las recomendaciones del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA).

De acuerdo con el CIRVA, es necesario combatir la pesca ilegal de estas especies a través de la PROFEPA, la Marina y la PGR al aumentar el terreno de protección para la vaquita marina, de modo que se está solicitando el apoyo de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres de Estados Unidos y China para detener el tráfico ilegal de la vaquita marina.

Es importante lograr un equilibrio de las especies marítimas de modo que logremos equilibrar, de manera sustentable, el medio ambiente, aquel donde no sólo vivimos, sino también existimos. La extinción de especies es un problema que, una vez sucedido, altera toda la cadena alimenticia y simplemente no hay vuelta atrás. Cuidemos el hogar que nos brinda cobijo.

Ayuda presionando al presidente Enrique Peña Nieto para que salve a esta especie.

Fotografía principal: Expoknews