Elimina los alérgenos de tu casa con estos consejos

Sencillos tips pueden mantener a tu hogar y la salud de sus miembros lejos de las incómodas alergias

Como su nombre alude, los alérgenos son los agentes que pueden causar alergias. Suelen ser tan comunes como el polen, el moho, el polvo, la humedad, etc. De esta manera, prácticamente todas las estaciones del año son propicias para las alergias.

Las alergias son causadas por sustancias a las que algunos organismos reaccionan desproporcionadamente desde su sistema inmunológico, causando algunas reacciones molestas, desde dificultad para respirar hasta hinchazón y erupciones dermatológicas. Se cree que su principal causa es la transmisión genética, pero hay algunas otras teorías que apuntan a que también bullen por experiencias traumáticas o bloqueos energéticos.

Por ser un sitio cerrado, tu casa puede albergar muchos alérgenos, según la temporada de año: lo que es seguro es que aunque siempre hay riesgo de toparlos, hay algunos tips básicos para mantener alejado tu medio hogareño de las molestas alergias. 

Aquí algunos consejos para enviarlas fuera de tu casa:

Elimina la humedad: esta es una de las principales causas de alergia en millones de personas, causando picazón en la garganta, dificultad para respirar, estornudos, tos y lagrimeo, entre otros fastidiosos síntomas. Para eliminar la humedad debes hacer desde lo más básico como asegurarte de que no exista ninguna fuga de agua en tu casa, hasta algunas milenarias técnicas como colocar recipientes con sal en los sitios más húmedos, para que esta la absorba. También un plato con harina de mostaza hará una tarea similar. La impermeabilizada de tus techos es básica.

Remueve o limpia continuamente tus alfombras: aunque suelen ser decorativas y acogedoras, absorben el polen y el polvo del medio ambiente. Una buena idea es sacudir tus zapatos al entrar a la casa y limpiarlos, pues al pisar las alfombras los alérgenos del ambiente suelen instalarse en ellas. Procura lavarlas y limpiarlas continuamente y, en el mejor de los casos, evítalas si eres muy propenso a las alergias.

Resístete a las ventanas abiertas todo el día: sobre todo en días de brisas, es muy probable que entre polen y polvo. Ábrelas, pero procura hacerlo cuando haga muy poco viento y por momentos esporádicos.

Elimina el polvo; es el alimento de los ácaros: los ácaros son unos pequeños artrópodos que viven en el polvo, generalmente de los sillones, alfombras, sábanas y colchas. Suelen causar alergias de tipo respiratorio y su hogar más frecuente es al interior de las casas. Lava las sabanas y cubrecamas semanalmente, en agua caliente y con detergente o jabón. Sacude cada dos días tu casa entera, trapea los pisos periódicamente y aspira las alfombras cada semana como mínimo.

Aleja a las cucarachas: además de espantosas, las cucarachas pueden causar alergias respiratorias y asma. A la par de la limpieza usual debes asegurarte de eliminar la humedad porque ellas se alimentan, entre otras cosas, de esta. 



6 plantas medicinales para prevenir las alergias respiratorias

Para prevenir las crisis desencadenadas por un alergeno, es importante contemplar una dieta que fortalezca el sistema inmune y depurar el organismo.

La hipersensibilidad o alergia a un estímulo es una respuesta del cuerpo al defenderse de sustancias, ambientales, alimentarias o tópicas, que pueden estar afectando al sistema inmunológico. Se trata de un proceso en el que las células, en contacto con la sustancia que provoca la alergia –llamado alergeno-, producen grandes cantidades de histamina, dando como resultado una reacción adversa. 

Pese a que a veces puede confundirse la alergia con reacciones psicosomáticas, la enfermedad del sistema inmunológico es principalmente por causas biológicas –la defensa de nuestro cuerpo ante ataques de bacterias y microbios–, resultando en estornudos, fatiga, rinitis, asma, eccemas, urticaria, lacrimeo, urticaria, tos, conjuntivitis, fiebre, etcétera. 

En caso de sufrir recurrentemente todos los síntomas, es indispensable visitar primero a un especialista que identifique el elemento causante de la alergia, como polvo, ácaros, humedad, humo de cigarros, polen de flores, productos de limpieza, perfumes, pelaje de mascotas etcétera; contener los síntomas para evitar que se presenten dificultades respiratorias importantes, convulsiones, problemas cardíacos, presión arterial considerable, náuseas y vómitos… 

Para prevenir las crisis desencadenadas por un alergeno, es importante contemplar una dieta que fortalezca el sistema inmune y depurar el organismo. No dejes de preguntarle al médico si es posible consumir los siguientes ingredientes: 

Té verde. Gracias a sus propiedades, alivia alergias, evita gripas y resfriados. 

– Árbol de té. Es ideal para trastornos del aparato respiratorio, ya que es un fuerte preventivo de bacterias. 

– Albahaca. Posee propiedades antibacterianas. 

– Té de limón. Gracias a su alto contenido de vitamina C, ayuda a fortalecer nuestras defensas, aliviando los síntomas de trastornos respiratorios. 

– Té de manzanilla. Ayuda a disminuir las mucosas de las alergias. 

– Eucalipto, malva y jengibre. Fortalecen el sistema inmune, ayudando a depurar el organismo de sustancias que pueden perjudicar. 

 

Por su lado, evita alimentos como mariscos, pescado, huevos, leche, productos lácteos, nueces, chocolate, maíz, cacahuates, fresas, jitomates, cítricos, trigo y soya. 



Las alergias a la comida pueden ser causadas por los pesticidas en el agua y en los alimentos

¿A qué se debe el aumento en las alergias a la comida (sensibilidad al gluten, intolerancia a la lactosa, aversión a la soya, alergias a las nueces, etc)? ¿Es sólo moda pasajera o tiene algo que ver con los químicos y pesticidas en el agua y en los alimentos?

De repente parece que cientos de familiares y conocidos nos dicen que sólo pueden tomar leche deslactosada, que no pueden comer nada que no tenga la etiqueta de 100% libre de gluten o que tienen alergias a las nueces o a la soya. ¿Es resultado de una moda?, puede ser. Pero también hay indicios de que hay algo en el agua.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades reporta un aumento de 18% en alergias a alimentos entre los años 1997 y 2007. Tan sólo en Estados Unidos, las alergias afectan a 15 millones de personas.

De acuerdo con un estudio publicado en Annals of Allergy, Asthma and Immunology, los altos niveles de diclorofenol en el cuerpo están relacionados con las alergias a la comida. El diclorofenol es un químico de los pesticidas que se utilizan en la agricultura y para clorar el agua de la llave.

“Estudios previos muestran que las alergias a la comida y la contaminación ambiental están aumentando”, dijo la alergóloga Elina Jerschow, autora del ensayo. “Los resultados de nuestro estudio sugieren que las dos tendencias puedan tener una conexión, y que el aumento en los pesticidas y otros químicos están asociados con un aumento en las alergias”.

Ella sugiere que el diclorofenol puede debilitar la tolerancia a ciertos alimentos, lo que causaría las alergias en ciertas personas.

 

[MotherNatureNetwork]