El Santuario de la Mariposa Monarca figura entre los 19 sitios críticos del Patrimonio Mundial Natural

En América, tres lugares están incluidos en las zonas naturales amenazadas; una de ellas es el hogar de la mariposa monarca en México

Por primera vez se ha tejido una evaluación sobre la condición en la que se encuentran la totalidad de los sitios que integran el valioso Patrimonio Mundial Natural. Los resultados se dieron a conocer en el informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El Patrimonio Mundial Natural es una suerte de analogía del famoso Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO. Se trata de lugares medulares para mantener el equilibrio ecológico en el planeta, y están inmersos usualmente en una apabullante belleza. Según el informe, en América hay tres sitios de la lista del Patrimonio Mundial Natural que están en un estado crítico: el Parque Nacional de los Everglades de Estados Unidos, la Reserva de la Biosfera Río Plátano en Honduras y la Reserva de Biosfera de la Mariposa Monarca en México. 

Al Santuario de la Mariposa Monarca llegan las mariposas que recorren desde Norteamérica más de 4 mil kilómetros para huir del crudo invierno y continuar con su ciclo de procreación. En los estados de Michoacán y en menor medida el Estado de México, se encuentra una zona boscosa de oyamel a donde llegan millones de mariposas, pero el año pasado se perdieron por lo menos 33 millones de estas. Inéditamente, las mariposas no cubrieron ni 1 hectárea del bosque; una caída de 43.7% según la organización WWF, de un año a otro.

Entre las mayores amenazas que vive la mariposa monarca están la deforestación y la actividad agrícola en México, pero también la disminución de algodoncillo en la zona de Estados Unidos conocida como el Cinturón del maíz, por la presencia de algunos potentes herbicidas como el Roundup PowerMAX de Monsanto.



La tala en el Nevado de Toluca pone en riesgo a las mariposas monarca (y es legal)

La migración de la mariposa monarca en México peligra. El mayor culpable es la tala comercial que se legalizó en el Nevado de Toluca.

La tala comercial es legal en el Nevado de Toluca y las poblaciones de mariposa monarca la están padeciendo. En el año 2018 se autorizó talar 147,000 metros cúbicos de madera. Las consecuencias han sido tóxicas para esta especie, que acostumbra migrar a México durante el otoño. En su estancia más reciente en el país, su población se redujo en un 25%, según Animal Político.

Como tal, este simbólico insecto no se encuentra en peligro de extinción. Lo que sí peligra es el proceso migratorio que trae a las mariposas monarca desde el sur de Canadá y el norte de Estados Unidos hasta México. Es un asunto indignante: si cortamos los árboles que les ofrecen refugio y alimento, las poblaciones de mariposa monarca ya no tendrían por qué detenerse en nuestro país. 

 

¿Qué se ha hecho para protegerlas?

Fue a partir de 2013 que la población de mariposas monarca comenzó a disminuir. Ese año se autorizó por primera vez la tala comercial y se modificaron los acuerdos que protegían la zona desde 1936. Entre 2016 y 2018 se tomaron medidas contra la tala clandestina en la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca, con buenos resultados. En su momento, la población de mariposas monarca aumentó en un 144%

El problema es que este incremento de población se reduce sólo a algunas áreas del Nevado de Toluca. El resto de los bosques en su periferia es todavía el blanco de la tala comercial. Antes de que se autorizara la tala, las mariposas ocupaban en promedio 1,300 metros cuadrados de bosque. Tan sólo un par de años después, ese número se redujo a 200 metros cuadrados.

 

¿Por qué debe importarnos?

Aunque las mariposas monarca también se hallan en Australia, el Caribe, el norte de África y la península ibérica, la ruta migratoria que culmina en México representa el 90% de la población total, según señaló el jefe del Instituto de Ecología de la UNAM en un comunicado. Por otra parte, su recorrido, que abarca más de 5,000 kilómetros, cumple una función polinizadora que beneficia a todos los hábitats por los que vuelan.

Que su ruta migratoria se cortara sería una catástrofe ecológica que también afectaría a la sociedad mexicana. En este país, la llegada de las mariposas monarca es vista como un espectáculo. Es una experiencia que todos deberíamos vivir una vez en la vida, pero también es un incentivo económico para el Estado de México y Michoacán, que se benefician ampliamente del ecoturismo. 

Su conservación es un asunto importante en todo sentido, pero no puede recaer en un solo país. El cuidado de la migración anual de estas mariposas depende de los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá, y sólo un verdadero esfuerzo en conjunto (además de la reducción de la tala masiva) podría resultar en una verdadera estrategia que no arriesgue el flujo natural de esta bella especie. 

 

* Fuentes: UNAM y Animal Político



Mariposas monarca aumentan 144% (la batalla contra su extinción valió la pena) 🦋👏👏

Con esto se cumple la meta establecida para 2020 en cuanto a ocupación de bosques por parte de estos insectos.

No todo en el mundo son malas noticias. Si bien la población de insectos ha decrecido dramáticamente en varias selvas del planeta, los esfuerzos por su conservación están rindiendo frutos. El ejemplo está en las mariposas monarca, que nos dan una muestra de tenacidad natural al no dejarse extinguir.

En las últimas décadas, esta especie experimentó una dramática reducción de más del 95% en su población, según diversas organizaciones ambientalistas, y el World Wildlife Fund (WWF) advertía ya en 2014 que la migración de la mariposa monarca estaba en riesgo fatal.

No obstante, en los últimos años se ha visto un paulatino incremento en la población de mariposas monarca, después de que en 2014 se registró la menor población migrante de este insecto. Esta vez, la presencia de la mariposa monarca es mayor en un 144%, registrándose una ocupación de más de 6 hectáreas en los bosques de Michoacán y el Estado de México, según la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y el WWF.

 

Se cumplió la meta antes de tiempo

mariposa-monarca-aumento-2019-conservacion-extincion

La meta establecida por el Grupo de Alto Nivel de Norteamérica consistía en lograr que las mariposas monarca ocuparan 6 hectáreas de bosque para 2020. Esto quiere decir que la meta para la conservación de las mariposas monarca se cumplió antes de tiempo, lo que da un margen que podemos aprovechar para que la mariposa monarca deje de poblar la lista de especies en peligro crítico de extinción.

Según Andrew Rhodes, encargado de la CONANP, esta es la mayor superficie que las mariposas monarca han ocupado desde el año 2007, mientras que en 2014 la ocupación fue la más baja, con sólo .67 hectáreas de bosques sirviendo como invernadero para las mariposas.

Sin embargo, las mariposas monarca ocupaban 18 hectáreas en 1997, por lo cual es indudable que aún queda mucho por hacer. Lo bueno es que este precioso insecto es aguerrido: no sólo nuestros esfuerzos por salvarlo cuentan, sino que las mariposas monarca están aplicando mecanismos resilientes para sobrevivir. Se ha comprobado que han encontrado nuevos nichos para hibernar, y se están alimentando de nuevas plantas, todo lo cual da esperanzas sobre la recuperación de esta especie.

No todos son malas noticias, y no todo está perdido. La mariposa monarca nos da un precioso ejemplo de ello.

 

* Imágenes: 1) Cuartoscuro; 2) SEMARNAT