Cómo hacer un radiador casero y económico para calentar tu hogar

La fuente de calor provendrá de la vela; el calor se dirigirá hacia el exterior a través de las diferentes capas de cerámica

El frío ya está tocando la puerta de los hogares y, desgraciadamente, no en todos ellos se puede costear un radiador, de modo que, con base en actividades físicas y varias capas de cobijas, se puede generar un poco de calor corporal. No obstante, nunca es suficiente a la hora, por ejemplo, de salir de la regadera, por lo que te compartimos cómo hacer un radiador casero y económico vía el Murodelavoz:

radiador_casero2

 

Materiales: tres macetas (una de 4”, 2” y 1 ½”), dos arandelas grandes de 1 ½” x ¼”, tres de 1” x ¼” y ocho de ¾” x ¼”, siete tuercas de ¼”, un tornillo de 3” x ¼” y una vela.

La fuente de calor provendrá de la vela; el calor se dirigirá hacia el exterior a través de las diferentes capas de cerámica.

radiador_casero3

 

Instrucciones:

 

radiador_casero4

 

radiador_casero5

radiador_casero8

radiador_casero6

radiador_casero7

 



Te decimos cómo mantener el calor corporal con tus propias manos

En caso de que desees ahorrarte el uso de electrodomésticos para mantenerte en calor, estas son algunas alternativas

El frío en esta temporada, además de convertirnos en víctimas de varias capas de ropa, puede llegar a inmovilizarnos e inclusive alejarnos de los brazos de Morfeo, por lo que buscamos cobijo cálido a través de la calefacción en el coche o en las recámaras e incluso, en caso de tener la oportunidad, usamos la chimenea.

Sin embargo, estas alternativas requieren de energía eléctrica que no sólo sube los costos de la cuenta sino que también genera más contaminación en el medio ambiente. Esto trae como consecuencia afectaciones en varios ecosistemas alrededor del mundo…

Por ello, en caso de que desees ahorrarte el uso de electrodomésticos para mantenerte en calor, estas son algunas alternativas:

Al levantarte, dale un masaje a tu rostro a fin de estimular la microcirculación y darle un efecto calorífico. Basta con frotarte las manos, calentarlas y masajear las aletas de la nariz, las orejas, la frente, la barbilla y las mejillas.

Cubre tu cabeza para evitar que el calor corporal se escape.

Masajea los pies y las manos durante el día, aun con guantes, calcetines o medias puestos. Esto ayudará a reactivar la energía, mejorando la circulación y aliviando las tensiones.

Frota las palmas de las manos una contra la otra.

Mantén tanto el vientre como los riñones calientes a través de la ropa, brebajes calientes y respiraciones profundas (inflando el estómago a la hora de inhalar y desinflándolo a la hora de exhalar).