Top: 5 accesibles maneras de guardar la bici dentro del hogar

Como método de transporte, las bicicletas merecen un lugar dentro del hogar

Las bicicletas han regresado para convertirse en una alternativa saludable y proambiental de transporte. Se han creado intervenciones urbanas para promover el uso de las bicicletas en las calles: ciclopistas, servicios gratuitos o rentados de bicicletas, días para su uso exclusivo en las grandes vías, etcétera.

No obstante, al llegar a casa nos encontramos con que no existe un lugar viable para guardarlo. De modo que te compartimos cinco maneras peculiares para estacionar tu bici dentro del hogar:

Cuélgala en la pared. Existen los llamados “cuelgabicis”, los cuales pueden llegar a tener el espacio para acomodar guantes, cascos y otros accesorios como libros o plantas.

Fixa

 

Colócala de manera vertical en cualquier pared o columna.

Vertical

 

En el techo, con un par ganchos resistentes para que aguanten el peso.

ganchos

 

Con poleas. Ideal para viviendas con techos elevados.

Poleas

 

Aprovecha los espacios muertos, debajo de las escaleras o en rincones de algún área.

 

Escaleras



Soy ciclista y soy persona

¡Nuestra vida sobre ruedas es más difícil de lo que imaginas!

*Por: Amelia Arreguín

 

Cada día al despedirme de mi familia y mis amistades estoy consciente de que puede ser la última vez que los vea. Las cifras y la experiencia son la base de esa postura realista. Cada día hay un accidente vial en el que un o una ciclista sale afectado; pérdidas materiales, raspones, fracturas, traumas cráneo-encefálicos o la muerte, son escenarios posibles.

Las ciudades son de todas las personas que las habitamos. Todas queremos llegar a nuestros destinos, en tiempo; asumimos que nuestras preocupaciones y necesidades son las únicas que importan; si no es así, ¿entonces por qué navegamos la ciudad sin siquiera mirar a quienes están a nuestro lado? Si no es así, ¿por qué ni siquiera notamos que hay más personas a nuestro alrededor?

Hay una confusión enorme, tanto de automovilistas como de ciclistas y de peatones en cuanto a los comportamientos que deberían tener en las calles.

La problemática es amplia y arraigada en nuestras sociedades, no sabemos usar la calle: peatonas/es cruzando en cualquier punto, automovilistas superando el límite de velocidad y ciclistas circulando en sentido contrario. A ello sumamos la deficiente planeación por parte de las autoridades, lo que acentúa el conflicto de la coexistencia urbana.

ciclistas-vida-urbana-bicicleta-transporte-2

Pero, dentro de esa gran problemática, hay una especie altamente vulnerable: el o la ciclista. Nuestra vida peligra cada vez que decidimos subirnos a nuestra bicicleta y pedalear la ciudad. Muchas veces lo hacemos por un alto compromiso social: modificamos nuestros hábitos por el bien común, y otras lo hacemos porque la bicicleta significa libertad y felicidad. Pero es triste reconocer que hay personas conduciendo sin conocimiento, responsabilidad y educación.

Las ciclovías son altamente inseguras por el diseño o por conductores que no las respetan. Nuestro camino está plagado de puertas que se abren sin precaución, giros a la derecha o a la izquierda sin mirar por el espejo y sin direccionales; por andantes que se atraviesan porque no dimensionan que quienes corren más riesgo somos quienes vamos arriba de la bici, si un accidente sucediera.

Ni qué decir de conductores iracundos que probablemente no leyeron el reglamento de tránsito y por ello tienen la falsa creencia de que el arroyo vehicular les pertenece, o quizá no saben descifrar el significado de la señalética (cuando la hay) y piensan que las líneas verdes (como las de la imagen de abajo) son para dar un toque de frescura a su estacionamiento.

Para coexistir armónicamente en las ciudades, todos debemos hacer concesiones y todos debemos actuar con respeto. La convivencia segura entre peatonas/es, automovilistas y ciclistas en la vía pública depende de los comportamientos que adoptemos consciente o inconscientemente. Además, es necesario que existan instrumentos legales y operativos cuyo objetivo es regular esa convivencia, ya que muchas veces el sentido común no es tan común como se necesitaría. Y por supuesto, una vez que esos instrumentos existen, su aplicación es imperativa.

ciclistas-vida-urbana-bicicleta-transporte-3

Pero mientras eso pasa, les dejo un par de consejos a quienes conducen automóviles:

  • Usa direccionales.
  • Rebásanos con 1.5 metros de distancia.
  • Cuando te estaciones, abre tu puerta una vez que hayas revisado que no estamos cerca de ti.
  • Pero, sobre todo, recuerda que ¡existimos!

Querides ciclistas, también un par de comentarios para ustedes:

  • Usa tu casco, siempre.
  • También usa luces y reflejantes.
  • Y por amor a lo más sagrado: ¡no circules en sentido contrario!

Y tú, mi peatona o peatón: no seas temeraria/o. Si te nos atraviesas, nuestra vida está en más riesgo que la tuya; hay muchísimos factores que dificultan nuestras maniobras.

Para concluir te comparto una duda existencial que últimamente no me deja dormir: ¿por qué es tan difícil soñar con una ciudad donde la movilidad sustentable sea una realidad, donde la coexistencia entre formas de vida sea armónica? ¡No queremos más muertes por accidentes viales! Quiero ser libre cuando monte una bicicleta, no una mártir. ¡No es posible que nuestra felicidad pueda costarnos la vida!

 

P. D. 1. Intenté ser políticamente correcta, pero ciclistas: ¡las calles son nuestras! Ningún auto cederá sin presión. ¿Y adivinen qué? Quienes diseñan las normas y las ciudades, no son ciclistas. ¡Únete a los movimientos ciclistas en tu ciudad y reclama la #víacompartida!

P. D. 2. No confundas llevar un casco con ir segura/o. Lo mejor es que no te atropellen. Checa esta página sobre consejos reales para evitar la muerte.

Eco Maxei
Autor: Eco Maxei
Eco Maxei Querétaro AC es una organización sin fines de lucro cuya misión es fomentar la coexistencia armónica entre las personas y con la naturaleza. Somos una organización multidisciplinaria, fundada e integrada por jóvenes agentes de cambio desde 2014.


Cómo andar en bicicleta en la ciudad (y no desilusionarte en el intento)

La bicicleta es un transporte ideal y sacarle provecho no es tan difícil como parece.

Las ciudades crecen y con ello el desplazamiento de sus habitantes se ha vuelto una problemática. Pero  en la competencia por ser el mejor transporte, la bicicleta —ese transporte de propulsión humana inventado hace más de dos siglos—, se ha posicionado como la mejor opción, y no sólo por ser el menos contaminante.

bicicleta-transporte-urbano

El uso de la bicicleta en América Latina se ha popularizado mucho, pues ha demostrado ser un medio de transporte más rápido y eficiente aún cuando se trata de ciudades caóticamente congestionadas. Muchas ciudades de esta región ya cuentan con ciclovías y programas de bicicletas compartidas, no obstante, aún son muchos los problemas que a nivel de infraestructura existen y que hacen difícil optar por este transporte.

Por ello, aquí te demostraremos que eso no tiene por qué impedir que te conviertas en un ciclista urbano. Hacer de la bicicleta el medio de transporte ideal dependerá de ti.

La bicicleta es peligrosa sólo si no conoces tus derechos y privilegios

Andar en bicicleta como si estuviéramos haciendo algo malo es lo primero que debemos cambiar de nuestra percepción. El ciclista es el vehículo con más privilegio, y las leyes de tránsito en ese sentido están hechas para fomentar el uso de la bicicleta. Por eso te recomendamos descargar el manual correspondiente a tu país o ciudad para asesorarte y saber qué hacer en ciertas situaciones. La mayoría los puedes encontrar en línea, como el de México y Argentina.

bicicleta-transporte-urbano-carril

El ciclista tiene derecho a ocupar todo el carril derecho

Algo que la mayoría no sabe es que, en la mayoría de los casos, el ciclista tiene derecho a ocupar todo el carril derecho (en caso de no haber ciclovía), algo que debe hacerse sobre todo cuando la calle es demasiado angosta como para compartirla con otro vehículo. Si eres visible (portando luces y equipo reflejante), las posibilidades de que te embistan por detrás son casi nulas y, en cambio, son muchos más los accidentes por conducir muy cerca a la acera. No debe importarte la desesperación de los vehículos motorizados que vayan detrás tuyo, pues mientras vayas a una velocidad media de 15 kilómetros por hora no tienen por qué fastidiarte.

Invierte sabiamente

En el caso de las bicicletas, una inversión fuerte vale la pena pues te dará mucho mejor rendimiento y menos problemas. Las bicicletas con cuadros y piezas de aluminio son lo más recomendable, como Alubike o Trek, que además están armadas con piezas como Shimano y llantas profesionales como Michelin, cuyas gomas y rines son muy resistentes a los golpes y no se ponchan facilmente.

Esto es importante también porque muchos le temen a averías que los dejen varados, pero eso lo puedes evitar invirtiendo sabiamente y dándole mantenimiento a tu bicicleta de manera constante, incluyendo un servicio general cada seis meses.

A la hora de elegir modelo recuerda que las bicicletas de ciudad son para paseos dominicales (muy pesadas y grandes), y las de montaña para suelo de tierra (tienen llantas que se adhieren al suelo). Así que lo mejor para el ciclismo urbano será una híbrida o de ruta, más ágiles y ligeras.

Antes de salir ten siempre a la mano un kit de viaje

En cualquier tienda de ciclismo puedes encontrar bolsas o alforjas que se cuelgan al cuadro de la bici, o incluso parrillas traseras en las cuales puedes tener ya preparado un kit con lo siguiente:

bicicleta-transporte-urbano-alforja

Repuesto de pilas y luces: La mayoría de los accidentes nocturnos ocurren por falta de luces. Más allá del chaleco y los antireflejantes, es esencial traer luces parpadeantes atrás y adelante, pues estas son notorias a mucha mayor distancia. Lo bueno es que son fáciles de cargar y ya existen luces recargables con cable USB (el cual debes siempre cargar en tu kit).

Bomba: Si mantienes bien infladas las llantas el trayecto será mucho más liviano. Estas bombas también se pueden colocar al cuadro o las puedes guardar en tu kit, pues son pequeñas y ligeras.

Un cambio de playera: El problema de llegar sudado a tu destino se resuelve cargando una playera extra en tu bolsa.

Si haces esto jamás te robarán tu bici

Muchos se desilusionan de usar bicicleta porque se las roban. Pero en realidad la puedes dejar prácticamente en cualquier lado con toda seguridad, y cuantas horas sea necesario, siempre y cuando esté bien asegurado el cuadro, las llantas y el asiento. La mayoría de los casos de robo se dan por descuido, ya que muchos ciclistas suelen ocupar candados de cable o cadenas que pueden quebrarse en dos minutos o menos.

asegurar-bicicleta-candados

Pero, ¿cuál es el mejor candado?

Sin duda los candados plegables son los mejores pues, aunque son un poco más costosos, bien valen la inversión. Sus placas articuladas los hacen flexibles y prácticos, pues funcionan como una cadena pero con la garantía de ser casi imposibles de quebrar.  Además incluyen un estuche para colocar al cuadro de la bici y son de combinación, ahorrándote cargar con otro juego de llaves. La garantía de estos candados es que el ladrón tendría que estar dos horas intentando romperlo para poder llevarse tu bicicleta. Eso sí: te recomendamos incluir un candado de cable pequeño en tu kit de viaje para asegurar el asiento o las llantas.

Sal con un amigo experimentado

Si intentas salir solo la primera vez que quieras hacer un trayecto, la ciudad te parecerá más cruel que nunca. Sal con un amigo con experiencia que pueda enseñarte buenas rutas, darte tips y con quien te sientas seguro. Y hazle saber lo que te genere incomodidad o miedo para que te cuente cómo lidia con ello.

Aprende tu ritmo

Aprovecha tus primeras salidas para saber cuál es tu ritmo. Dependiendo tu condición será el ritmo que puedas tener, pero no desesperes: por más lento que sientas tu traslado, verás que a casi cualquier lado que vayas habrás llegado al mismo tiempo o antes que en otro transporte. A partir de esto puedes planear tus rutas y calcular mejor tus tiempos.


*Imágenes: 1) Flickr Claudio Olivares Medina; 2) Flickr Cancillería Ecuador