Si eres mujer y te gusta andar en bici, tienes que leer esto

No es novedad que el transporte público sea un martirio para varias mujeres que deben soportar a diario empujones, agresiones físicas, verbales y sexuales o, inclusive, asaltos

¿En dónde nace un cambio? En la iniciativa de cada individuo que genere una influencia positiva en otro. En el momento en que una conducta y una actitud termina por convertirse en la deconstrucción, reconstrucción y liberación de falsos paradigmas que promueven la violencia y abuso contra minorías. En el instante en que se invita a moverse libre y respetuosamente en cada una de las calles de todas las ciudades del mundo.

No es novedad que el transporte público sea un martirio para varias mujeres que deben soportar a diario empujones, agresiones físicas, verbales y sexuales o, inclusive, asaltos. Y frente a una red de apoyo mediocre que logre realizar este cambio equitativo tan deseado, algunas participantes de esta minoría optan por algún medio de transporte individual que las logre proteger de este abuso. Sin embargo, ¿cuál es el resultado? Más discriminación al tildarlas de “ineptas” para manejar, generando supuestos insultos acerca de que el lugar a donde pertenecen es la cocina (y no en la vía pública).

La consecuencia es evidente: mujeres y hombres satanizan a las mismas mujeres que están tras un volante en el coche o en una bicicleta. Y como un círculo vicioso, ellas deciden dejar de manejar su medio de transporte por miedo a las críticas, a la falta de respeto en la vialidad, a la supuesta inmoralidad de que una chica (en pantalón o falda) esté encima de algo que “puede hacerla perder su virginidad” (sí, así de ridículo), etc., en especial si se trata de una mujer montando una bicicleta.

¿Por qué una chica debería andar en bicicleta en la ciudad?

En primer lugar, porque es un símbolo de empoderamiento y libertad que cada mujer necesita sentir al momento en que el aire acaricia su cabello o sus manos deciden la dirección del manubrio, y siente la seguridad que implica conducir bajo las reglas de vialidad. Es este poder el que una mujer necesita recordar cada vez que se sube a una bicicleta, en falda o pantalón, zapatos de piso o tacones, con bolsa o mochila. Sigue siendo ella quien decide el camino.

En segundo, y no por eso menos importante, el constante cuidado al medio ambiente (y al bolsillo) al reducir el uso de contaminantes como autobuses o automóviles. Así, logras transportarte a lo largo y ancho de la ciudad de manera gratuita, haciendo ejercicio mientras produces endorfinas y sintiéndote feliz a lo largo del día.

¿Faltan razones, salvo que por placer propio?



Cómo andar en bicicleta en la ciudad (y no desilusionarte en el intento)

La bicicleta es un transporte ideal y sacarle provecho no es tan difícil como parece.

Las ciudades crecen y con ello el desplazamiento de sus habitantes se ha vuelto una problemática. Pero  en la competencia por ser el mejor transporte, la bicicleta —ese transporte de propulsión humana inventado hace más de dos siglos—, se ha posicionado como la mejor opción, y no sólo por ser el menos contaminante.

bicicleta-transporte-urbano

El uso de la bicicleta en América Latina se ha popularizado mucho, pues ha demostrado ser un medio de transporte más rápido y eficiente aún cuando se trata de ciudades caóticamente congestionadas. Muchas ciudades de esta región ya cuentan con ciclovías y programas de bicicletas compartidas, no obstante, aún son muchos los problemas que a nivel de infraestructura existen y que hacen difícil optar por este transporte.

Por ello, aquí te demostraremos que eso no tiene por qué impedir que te conviertas en un ciclista urbano. Hacer de la bicicleta el medio de transporte ideal dependerá de ti.

La bicicleta es peligrosa sólo si no conoces tus derechos y privilegios

Andar en bicicleta como si estuviéramos haciendo algo malo es lo primero que debemos cambiar de nuestra percepción. El ciclista es el vehículo con más privilegio, y las leyes de tránsito en ese sentido están hechas para fomentar el uso de la bicicleta. Por eso te recomendamos descargar el manual correspondiente a tu país o ciudad para asesorarte y saber qué hacer en ciertas situaciones. La mayoría los puedes encontrar en línea, como el de México y Argentina.

bicicleta-transporte-urbano-carril

El ciclista tiene derecho a ocupar todo el carril derecho

Algo que la mayoría no sabe es que, en la mayoría de los casos, el ciclista tiene derecho a ocupar todo el carril derecho (en caso de no haber ciclovía), algo que debe hacerse sobre todo cuando la calle es demasiado angosta como para compartirla con otro vehículo. Si eres visible (portando luces y equipo reflejante), las posibilidades de que te embistan por detrás son casi nulas y, en cambio, son muchos más los accidentes por conducir muy cerca a la acera. No debe importarte la desesperación de los vehículos motorizados que vayan detrás tuyo, pues mientras vayas a una velocidad media de 15 kilómetros por hora no tienen por qué fastidiarte.

Invierte sabiamente

En el caso de las bicicletas, una inversión fuerte vale la pena pues te dará mucho mejor rendimiento y menos problemas. Las bicicletas con cuadros y piezas de aluminio son lo más recomendable, como Alubike o Trek, que además están armadas con piezas como Shimano y llantas profesionales como Michelin, cuyas gomas y rines son muy resistentes a los golpes y no se ponchan facilmente.

Esto es importante también porque muchos le temen a averías que los dejen varados, pero eso lo puedes evitar invirtiendo sabiamente y dándole mantenimiento a tu bicicleta de manera constante, incluyendo un servicio general cada seis meses.

A la hora de elegir modelo recuerda que las bicicletas de ciudad son para paseos dominicales (muy pesadas y grandes), y las de montaña para suelo de tierra (tienen llantas que se adhieren al suelo). Así que lo mejor para el ciclismo urbano será una híbrida o de ruta, más ágiles y ligeras.

Antes de salir ten siempre a la mano un kit de viaje

En cualquier tienda de ciclismo puedes encontrar bolsas o alforjas que se cuelgan al cuadro de la bici, o incluso parrillas traseras en las cuales puedes tener ya preparado un kit con lo siguiente:

bicicleta-transporte-urbano-alforja

Repuesto de pilas y luces: La mayoría de los accidentes nocturnos ocurren por falta de luces. Más allá del chaleco y los antireflejantes, es esencial traer luces parpadeantes atrás y adelante, pues estas son notorias a mucha mayor distancia. Lo bueno es que son fáciles de cargar y ya existen luces recargables con cable USB (el cual debes siempre cargar en tu kit).

Bomba: Si mantienes bien infladas las llantas el trayecto será mucho más liviano. Estas bombas también se pueden colocar al cuadro o las puedes guardar en tu kit, pues son pequeñas y ligeras.

Un cambio de playera: El problema de llegar sudado a tu destino se resuelve cargando una playera extra en tu bolsa.

Si haces esto jamás te robarán tu bici

Muchos se desilusionan de usar bicicleta porque se las roban. Pero en realidad la puedes dejar prácticamente en cualquier lado con toda seguridad, y cuantas horas sea necesario, siempre y cuando esté bien asegurado el cuadro, las llantas y el asiento. La mayoría de los casos de robo se dan por descuido, ya que muchos ciclistas suelen ocupar candados de cable o cadenas que pueden quebrarse en dos minutos o menos.

asegurar-bicicleta-candados

Pero, ¿cuál es el mejor candado?

Sin duda los candados plegables son los mejores pues, aunque son un poco más costosos, bien valen la inversión. Sus placas articuladas los hacen flexibles y prácticos, pues funcionan como una cadena pero con la garantía de ser casi imposibles de quebrar.  Además incluyen un estuche para colocar al cuadro de la bici y son de combinación, ahorrándote cargar con otro juego de llaves. La garantía de estos candados es que el ladrón tendría que estar dos horas intentando romperlo para poder llevarse tu bicicleta. Eso sí: te recomendamos incluir un candado de cable pequeño en tu kit de viaje para asegurar el asiento o las llantas.

Sal con un amigo experimentado

Si intentas salir solo la primera vez que quieras hacer un trayecto, la ciudad te parecerá más cruel que nunca. Sal con un amigo con experiencia que pueda enseñarte buenas rutas, darte tips y con quien te sientas seguro. Y hazle saber lo que te genere incomodidad o miedo para que te cuente cómo lidia con ello.

Aprende tu ritmo

Aprovecha tus primeras salidas para saber cuál es tu ritmo. Dependiendo tu condición será el ritmo que puedas tener, pero no desesperes: por más lento que sientas tu traslado, verás que a casi cualquier lado que vayas habrás llegado al mismo tiempo o antes que en otro transporte. A partir de esto puedes planear tus rutas y calcular mejor tus tiempos.


*Imágenes: 1) Flickr Claudio Olivares Medina; 2) Flickr Cancillería Ecuador

 



La increíble historia de la bicicleta, el medio de transporte más ecológico del mundo

En 1813, el aristócrata alemán Karl Drais, presentó un artefacto construido con dos ruedas de madera y una silla de montar.

Sobre una silla de montar y dos ruedas, se presentó lo que hoy se considera la primera bicicleta en el mundo, un medio de transporte no contaminante que se ha convertido en todo un deporte de alto impacto.

En 1813, el aristócrata alemán Karl Drais, presentó un artefacto construido con dos ruedas de madera y una silla de montar, pesaba 20 kilogramos, se dirigía con un sistema rudimentario de manillar y el impulso se lograba con los pies. Fue bautizado como Draisine o hobby horse (caballos de batalla), ya que fue una alternativa a los caballos que transportaban carga.

Algunos aristócratas londinenses adquirieron este invento como un medio de transporte, sin embargo, años más tarde se prohibió su uso debido a que se consideraba un peligro para los peatones.

La bicicleta regresó al mercado en 1860 con el nombre de “velocípedo”, la cual contaba con un mecanismo de dos ruedas de acero, pedales y un sistema de engranaje. El alemán Karl Kech se atribuyó la invención, pero el francés Pierre Lattent fue quien consiguió la patente.

En Latinoamérica, la bicicleta tardó algunos años en llegar, pero poco a poco fue sustituyendo en algunas regiones a los caballos, burros y mulas como transporte. Incluso, se convirtió en una herramienta muy útil de trabajo para algunos oficios, como vendedores de pan, carteros y repartidores de periódicos.

bicicleta

A lo largo de los años, la bicicleta ha sufrido varios cambios, especialmente en el tamaño de las ruedas y los materiales para su fabricación. Al inicio de su comercialización era un artefacto caro, sin embargo, su producción masiva ha reducido los costos al público.

El nacimiento del ciclismo como un deporte popular se remite al 31 de mayo de 1868, cuando los hermanos Olivier se asociaron con la empresa fabricante Michaux para organizar una carrera de “velocípedos” en Saint Cloud, París. Se presentaron 7 ciclistas para recorrer 1,200 metros de distancia. El ganador fue el británico James Moore que hizo el recorrido en 3 minutos y 50 segundos. Años más tarde, el primer Tour de Francia se efectuaría en 1903 y contaría de un trayecto de 2,428 kilómetros.

Actualmente, la bicicleta es una opción de transporte ecoamigable, ya que no emite gases contaminantes y disminuye la presencia de vehículos en las calles, por lo que reduce congestionamientos viales. Además, montar en bici es una actividad física que trae consigo excelentes beneficios a la salud, como fortalecer el sistema cardiovascular, bajar de peso y reducir el estrés.

Te invitamos a rodar entre la naturaleza, ya que es una experiencia muy relajante y divertida.

 

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic