Los principales enemigos de los bosques en México, según organizaciones campesinas e indígenas

Aspectos que continúan reduciendo la deforestación, desde la experiencia de cientos de campesinos que viven en y de los bosques

La industria maderera no es dañina si se hace de manera sustentable. Hay muchos proyectos en el mundo desde los cuales se fortalece la producción forestal pero, simultáneamente, se asegura la sustentabilidad de los bosques. Lo anterior se alcanza con mayor éxito cuando son los mismos habitantes y dueños de las tierras boscosas los que administran y cuidan su propio patrimonio mediante el manejo forestal comunitario. 

En México, muchos bosques están asentados en terrenos ejidales que pertenecen a campesinos y a productores en pequeña escala. Desde el gobierno se han promovido leyes y programas que supuestamente buscan el crecimiento de la industria forestal, mientras al mismo tiempo se asegura el patrimonio de los campesinos. Sin embargo, en años recientes organizaciones forestales han denunciado persistentemente que las medidas estatales son contraproducentes porque, paradójicamente, desincentivan el manejo sustentable de los bosques. 

Tras una serie de reuniones y seminarios de distintos productores forestales de todo el país se llegó a una serie de conclusiones que explican la disminución de los bosques mexicanos en algunos estados y simultáneamente la merma en la producción forestal, dos fenómenos que parecen inexplicables en conjunto, aunado ello, además, a que el presupuesto para la protección de los bosques ha ido en aumento. Pero entonces, ¿por qué sigue aumentando la deforestación en algunos estados?

Líderes de comunidades y organizaciones forestales de Oaxaca, Michoacán, Chihuahua, Guerrero, Veracruz y Quintana Roo y organizaciones de la sociedad civil como el Consejo de Vigilancia de la Unión Zapoteca-Chinanteca, GIRA A. C. o Greenpeace han puntualizado algunos problemas que debiéramos confrontar también los ciudadanos con la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR):

  • “Hay un exceso de trámites burocráticos, los permisos para el aprovechamiento sustentable de los recursos maderables y la entrega de la documentación se tardan demasiado, con esto nos están negando el derecho a poder vivir digna y legalmente de nuestros bosques”, dice Miguel Ramírez, representante de Capulálpam de Méndez, Oaxaca, quien asegura que el Estado “está dejando a las comunidades forestales en una situación de vulnerabilidad económica, social y ambiental”.
  • La producción legal permanece a la baja, las importaciones aumentan y la deforestación se mantiene.
  • Otras actividades económicas como la agricultura industrial (aguacate en Michoacán, agave en Jalisco y otros estados, caña de azúcar en Quintana Roo), la ganadería extensiva y el desarrollo urbano siguen menoscabando las áreas forestales.
  • Las políticas públicas incongruentes promueven, en la práctica, la competencia entre el sector agropecuario y el forestal.

Para Greenpeace factores como la tala ilegal o el cambio de uso de suelo son producto de un problema mucho más profundo: políticas públicas  que en realidad no priorizan el manejo sustentable de los bosques y selvas, y sí lo hacen con la promoción de otras industrias como la turística, ganadera o agrícola. 



Intuiciones: ¿por qué podemos saber cuando alguien nos mira?

Seguro has sentido una mirada, ya sea a tu espalda… o a la pantalla de tu celular.

La intuición es una de esas habilidades que todos tenemos, pero en la cual no todo mundo cree. Y es que se trata de un tipo de percepción sensible, más que racional. No obstante, y aunque parezca increíble, la intuición no es un instinto neuronal o un simple rezago de nuestra animalidad, sino de una habilidad clave para conducirnos por el mundo.

De hecho, la intuición es un mecanismo refinado.
Gracias a él podemos saber cuando alguien nos mira.

¿Alguna vez te habías preguntado por qué podemos sentir una mirada, aunque estemos de espaldas? Sucede por un mecanismo neuronal ligado a la intuición. El psicólogo Edward Titchener le llamó “escopaestesia,” habilidad que permite detectar si alguien nos está mirando de forma extrasensorial.

Lo curioso es que, aunque todos lo hemos sentido, los experimentos tanto de Titchner como los del biólogo Rupert Sheldrake –realizados un siglo después, en el año 2000– han negado la existencia de esta habilidad extrasensorial. Sheldrake realizó un experimento en el cual sólo la mitad de las personas estudiadas parecían saber cuando se les estaba mirando, lo que concluyó insuficiente. Y no obstante, este biólogo ha planteado que en la naturaleza existe un principio de memoria llamado la “resonancia mórfica”: un campo de información que tiene influencia sobre todas las formas de vida y sobre cada generación.

Si para Sheldrake todos estamos conectados más allá del espacio-tiempo gracias a los “campos mórficos”, ¿sería alocado pensar que ese mismo tipo de conexiones nos hacen poder presentir al otro de manera extrasensorial?

La neurociencia ha comprobado que la escopaestesia sí existe

A través de diversos estudios neurológicos, como uno publicado en NHBI, investigadores han encontrado que ese presentimiento de que “alguien nos mira” pone en funcionamiento una compleja red neuronal, y que las células del cerebro que se activan mediante esta intuición son muy precisas. Basta con que alguien deje de mirarnos y mire a unos centímetros de distancia para que la sensación desaparezca.

No obstante, aún no se sabe mucho de esta habilidad extrasensorial. ¿Cuáles son exactamente el grupo de neuronas relacionadas? Sucede como con las neuronas encargadas de procesar la música en el cerebro: apenas se ha descubierto que no pertenecen al mismo circuito encargado de procesar el lenguaje.

intuicion-sentir-que-alguien-mira-por-que-podemos-saber-neurociencia

Lo hasta ahora sabemos es que son neuronas conectadas a las regiones encargadas de la vista, incluida la corteza visual. Por otro lado, áreas que se activan cuando nos hallamos en peligro, como la amigdala, deben estar implicadas. Porque la actividad extrasensorial de presentir miradas tiene como función la de prevenir ataques por la espalda. Otra zona implicada podría ser el giro supramarginal, relacionado con la empatía.

Lo curioso ahora es que este fenómeno también ocurre cuando alguien se le queda mirando a la pantalla de nuestro celular. En este caso podría estar más ligada aún a la intuición, ya que ésta es también un producto de nuestras experiencias. Mediante recuerdos es que podemos predecir sucesos, gracias a que nuestro cerebro descarta algunas posibilidades e incluye otras de forma inconsciente. Este proceso reduce el margen de error en la especulación intuitiva.

Por eso, cuando creemos que nos están observando…
es muy probable que lo estén haciendo.

Normalmente asumimos que alguien nos puede estar viendo, y más aún que pueden estar mirando a nuestra pantalla, ya que ésta es tan llamativa. Quizá sea por ello que el presentimiento se siente todavía más fuerte.

Como puedes ver, la intuición es muy real, y así como otras habilidades –por ejemplo, la telepatía o la capacidad de prever el futuro– es parte de ese mecanismo orgánico que es nuestro cerebro.

Imágenes: Chris Marker