La mariposa monarca disminuye drásticamente por los herbicidas de Monsanto

La organización WWF informó que la tala ilegal en el santuario de la mariposa ha disminuido, pero los herbicidas siguen menguando su población -este 2014, hasta en un 40%-

Cada año millones de mariposas monarca hacen su recorrido desde Canadá hasta México pero, desde hace unos meses, distintas organizaciones sociales han alertado de la drástica disminución en su llegada a nuestro país. WWF informó que este año arribó 40% menos de estos lepidópteros. Las causas rayan en motivos que van desde el cambio climático hasta la degradación forestal, pero hay un ingrediente especialmente atroz que ha propiciado la disminución de esta especie: el uso de herbicidas.

En la región medio-oeste de Estados Unidos se sitúa el conocido “cinturón del maíz”, un área extensa que abarca varios estados que son rociados principalmente con herbicidas de Monsanto, en específico Roundup PowerMAX, un “potente” controlador de malezas consistentes. Según un informe de WWF, la disminución de la mariposa monarca se debe principalmente al uso a gran escala de herbicidas en granjas de la Unión Americana en plantaciones de algodoncillo.

El algodoncillo es esencial para la preservación de la mariposa porque ahí posa sus huevecillos y las larvas obtienen de él su principal fuente alimenticia. Aunque se están haciendo loables esfuerzos por disminuir la tala ilegal en el hogar de la mariposa monarca en México, el estado de Michoacán, y de hecho WWF reporta que en un sólo año disminuyó 52%, en 2013 la cantidad de mariposas perdidas fue de 33 millones. Hace poco los mandatarios de Canadá, EE.UU. y México se comprometieron a emprender acciones conjuntas en defensa de la mariposa pero hasta hoy, las cifras aún son lúgubres.

 



¿Qué sucede con las mariposas monarca en México?

Es necesaria la organización entre ejidatarios como instituciones con un objeto en particular que es la conservación del fenómeno migratorio de la mariposa monarca.

Autor: María Fernanda Medina Velázquez

Piedra Herrada se encuentra ubicado en San Mateo Almomoloa, del Municipio de Temascaltepec, Estado de México, forma parte de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca que abarca parte del Estado de México y Michoacán (CONANP, 2001). El régimen de propiedad es ejidal, esta situación genera un reto para la conservación de los bosques de oyamel por la coordinación entre ejidatarios e instituciones; de acuerdo con Brenner (2009) el reto es coordinar a los actores, intereses y conflictos, al ser los ejidatarios los dueños del predio tienen la necesidad de aprovechar los recursos tanto maderables como no maderables así como sus tierras, desencadenando cambios de usos de suelo donde el impacto es al deterioro ambiental.

En el presente ensayo tiene como objetivo relacionar la conservación de la Mariposa Monarca con el desarrollo sustentable de la comunidad de Piedra Herrada desde el punto de vista de gobernanza ambiental, que de acuerdo con Hufty (2008) se asocia a los acuerdos formales e informales en el ámbito normativo para solucionar problemas, donde no solo interviene el gobierno para dirigir a la sociedad, si no es un enfoque integrador donde interactúan todos los actores. Se realizó una visita al paraje Piedra Herrada el 9 de enero 2017 con la finalidad de conocer la situación socio-ambiental a través de entrevistas informales a los guías, los cuales son ejidatarios, con base en ello se realizó un análisis para concluir si la gobernanza es aplicada en la conservación de la Mariposa Monarca que a su vez se traduce en desarrollo sustentable en el paraje Piedra Herrada en Temascaltepec, Estado de México.

Fotografía de WWF
Fotografía de WWF

Durante décadas existe la preocupación por el ambiente, este tema ha logrado ser de carácter global formalizándolo con diversas reuniones internacionales, México fue cede en el 2010 para la Conferencia de la ONU sobre el cambio Climático en Cancún; a pesar de esta preocupación internacional y nacional no se ha logrado compaginar esfuerzos para llegar a una conservación ambiental y por lo tanto un desarrollo sustentable. Generalmente se entiende que la conservación ambiental va dirigida a recursos naturales y biodiversidad; sin embargo, va más allá de temáticas ambientales, no es posible hablar de conservación si no se involucran aspectos sociales, culturales, políticos y económicos.

En 1986 fue decretando el hábitat de la Mariposa Monarca como Reserva de la Biosfera (RB) (SEMARNAT, 2017), el objetivo es conservar el fenómeno migratorio de la Mariposa Monarca, Piedra Herrada comprende 100 hectáreas (Velázquez, 2006) siendo un punto de interés por diversas instituciones para impulsar la economía de la mano con el desarrollo sustentable para minimizar impactos ambientales, puesto que los habitantes de Piedra Herrada presenta problemas económicos y por ello tienen la necesidad de hacer uso de los recursos naturales que presenta el ejido.

El ejido al estar dentro del polígono de la RB implica una limitación del uso tradicional de los recursos naturales; Cárdenas (2009) menciona en el dilema de los prisioneros que las instituciones utilizan reglas como prohibiciones o impuestos, por consecuencia el individuo decide no cooperar; dentro de este análisis situamos los conflictos que se enfrentaron los ejidatarios de Piedra Herrada, primero por qué no se tenían el conocimiento que sus tierras se encuentran dentro de un área natural protegida, esta situación les implica restricciones para el uso de los recursos naturales y por lo tanto genera conflictos sociales al no comprender el porqué de las restricciones.

Durante la entrevista, el guía menciona que hace aproximadamente 25 años los pobladores se introducían al bosque para cuidar el ganado percatándose que existían colonias de mariposas que solo aparecían en una temporada y desaparecían posteriormente este fenómeno se repetía año con año atribuyéndole su estancia en el sitio como místico, la comunidad argumentaba que eran las almas de sus ancestros que año con año los visitaban; sin embargo, desconocían los beneficios que trae consigo que sus bosques sean elegidos por esta especie.

Con el pasar de los años llegaban visitantes de otros estados y países preguntando donde se encontraban las colonias de la mariposa, en ocasiones pagaban a las personas que los llevaran hasta donde se encontraran; la situación económica de los habitantes de Piedra Herrada era complicada puesto que las vías de comunicación eran carreteras de terracerías y los servicios de transporte públicos no eran frecuentes, complicando el traslado a otros lugares como Valle de Bravo o la ciudad de Toluca donde eran los destinos para trabajar o estudiar; la necesidad de buscar sustento para su familia los obligaba a hacer uso de sus terrenos deforestándolos para realizar agricultura.

Ante este escenario es necesaria la organización entre ejidatarios como instituciones con un objeto en particular que es la conservación del fenómeno migratorio de la mariposa monarca, considerando que la gobernanza se ha “convertido en una herramienta sociopolítica en la gestión ambiental” (Alfie, 2013), cuya base es la participación de la comunidad con instituciones para lograr el objeto principal; aproximadamente hace 10 años fue cuando se comenzaron a realizar redes de trabajo principalmente con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), de acuerdo con el guía los primeros años fueron complicados porque no todos los ejidatarios estaban de acuerdo con conservar el bosque cuando tenían la necesidad de ejercer actividades agrícolas.

Los primeros esfuerzos de conservación el bosque se complicaron por la organización de la comunidad; sin embargo, poco a poco se ha logrado una organización colectiva, Cárdenas (2009) menciona que los intereses e incentivos individuales con los colectivos es la suma de las decisiones individuales, generando una solución individual y socialmente deseable para los involucrados; para optimizar la conservación se sumaron organizaciones como Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) donde su papel es el monitoreo de la mariposa monarca sobre los bosques de oyamel en toda la RB, de igual forma han brindado herramientas para que la comunidad pueda obtener un beneficio económico bajo un esquema de desarrollo sustentable que busca estrategias y medidas socio-ambientales balanceadas en este caso el turismo desempeña un papel importante en el desarrollo económico de la comunidad de Piedra Herrada.

En conclusión Piedra herrada ha logrado avances durante los últimos años, han consolidado estrategias a favor de la conservación de una especie, la cual implica mantener un ecosistema que brinda refugio a otras especies de flora y fauna, generando servicios ambientales y económicos. La gobernanza de acuerdo con Hufty (2008) se puede relacionar con la dinámica social ya que desde los ejidatarios hasta las instituciones tienen el mismo objetivo, una de las mayores motivaciones es lograr un desarrollo sustentable, la infraestructura que utilizan en Piedra Herrada está diseñada para que el impacto al ambiente no sea agresivo, aportando una sensación al turista como parte de la naturaleza, aún falta trabajo pero concluyo que Piedra Herrada es un ejemplo de trabajo en conjunto donde los actores fijaron un objetivo y están participando para conseguirlo, la mariposa monarca es vista como un impulso económico para los ejidatarios y ellos trabajan para mantener su hábitat donde habitan otras especies son beneficiadas.



La mitad de los patrimonios naturales están siendo amenazados, declaró WWF

La ONG informó que 114 patrimonios inscritos en el Patrimonio mundial están siendo afectados por las nefastas actividades industriales

La WWF ha declarado que la mitad de 229 sitios patrimoniales naturales en el mundo declarados por la UNESCO están en riesgo de desaparecer; entre ellos se encuentran los bosques húmedos de Madagascar, el parque nacional en España, la reserva animal en Tanzania, el arrecife en América Central, entre otros.

La ONG informó que 114 patrimonios inscritos en el Patrimonio mundial están siendo afectados por las nefastas actividades industriales: “Entre otras actividades nefastas, a menudo obra de multinacionales y sus filiales, se pueden citar la exploración y la extracción petrolera o de gas, la minería, la explotación forestal ilegal, la creación de grandes infraestructuras, la pesca abusiva y la sobreexplotación de recursos acuíferos.”

La calificación de la UNESCO no es necesariamente sinónimo de protección ejemplar, pese a que “estos sitios encarnan la noción de área protegida por excelencia” basada en un censo realizado por la Unión internacional para la conservación de la naturaleza –UICN–. En otras palabras, la UNESCO aceptó declarar a estos sitios como parte del Patrimonio mundial a pedido de los Estados, mas no tiene el poder para obligar a sus gobiernos a protegerlos: “No existe ningún continente al amparo de los señalamientos del WWF, que llama a gobiernos y empresas a actuar en favor de un futuro sustentable a todos estos sitios excepcionales.”

Captura de pantalla 2016-04-09 a las 6.01.02

Además de atentar contra un patrimonio dotado de “un valor universal excepcional”, la degradación de estos lugares podría “poner en tela de juicio su capacidad para aportar beneficios económicos, sociales y ambientales” a las 11 millones de personas que dependen de ellos. Según el informe, aproximadamente un millón de personas viven en los 119 sitios declarados por la UNESCO y que están amenazados, y unos 10 millones en sus alrededores.

Entre los sitios marinos en peligro de extinción desde el 2009, los arrecifes de Belice en América Central comprenden siete áreas protegidas e integradas a la barrera de coral más larga del continente americano. Las principales causas que han dañado los ecosistemas con una amplia biodiversidad son la construcción de estaciones balnearias y de viviendas, así como la explotación petrolera marina.

La WWF subrayó que un “sitio declarado Patrimonio mundial puede convertirse en incentivo al desarrollo económico”, como por ejemplo la gestión del arrecife de Tubbataha en Filipinas con actividades pesca y turismo, la del parque nacional de Chituan en Nepal donde la mitad de los ingresos regresa a las comunidades locales.