¿Insomnio? Prueba estos jugos

El insomnio puede causar ciertos cambios fisiológicos (y psicológicos) que afectan y degeneran la salud: envejecimiento prematuro, bajo desempeño académico y sexual y debilitamiento de todos los sistemas corporales, entre otros

En algún momento de nuestra vida, todos hemos experimentado cierta frustración al no poder conciliar el sueño. Damos vueltas interminables en la cama hasta dejarla inhabitable. Contamos borregos para alcanzar ese estado semiconsciente que nos indica que estamos a nada de dormir… Hasta que algo, un mínimo ruido o movimiento, nos saca abruptamente de esta fase del sueño. Y de nuevo, contamos borregos.

De acuerdo con la National Library of Medicine, el insomnio es el resultado de ciertos malos hábitos de sueño, como por ejemplo acostarse a diferentes horas cada noche, hacer siestas diurnas, pasar demasiado tiempo en la cama mientras se está despierto, no ejercitarse, consumir cierto tipo de fármacos o sustancias psicoactivas, sufrir de ansiedad, tristeza o algún malestar físico y pasar largos periodos bajo estrés, entre otros.

El insomnio puede causar ciertos cambios fisiológicos (y psicológicos) que afectan y degeneran la salud: envejecimiento prematuro, bajo desempeño académico y sexual, debilitamiento de todos los sistemas corporales, etcétera.

Para reducir al máximo esta afección es posible usar ciertos fármacos antihistamínicos, sedantes o antidepresivos. Sin embargo, es posible enfrentar esta situación a través de la comida. Existen ciertos tipos de alimentos ricos en minerales y vitaminas que facilitan el sueño, como por ejemplo la leche, el plátano, el calabacín, la espinaca, las zanahorias, la lechuga, el perejil, la naranja, la mandarina, el limón, el apio, la calabaza, el pepino, la papa, los dátiles, la cebolla y el aguacate.

Basta un poco de creatividad para crear platillos deliciosos para inducirnos un sueño reparador. Los más sencillos son los jugos, por lo que te ofrecemos algunos ejemplos accesibles de realizar:

  • Jugo de lechuga. Sólo necesitas lavar las hojas de lechuga bajo el chorro de la canilla. Coloca las hojas en la licuadora, añadiendo una pequeña cantidad de agua. Bébela todas las noches antes de dormir.
  • Jugo con 90gr de lechuga romana, cuatro flores de manzanilla, un plátano pequeño y ½ limón. Mientras hierves las flores de manzanilla, lava y desinfecta las hojas de lechuga. Al final, pon las hojas de lechuga y el plátano en la licuadora. Agrega el té de manzanilla y el jugo de limón. Si gustas, endúlzalo con un poco de miel. Toma una taza media hora antes de dormir.
  • Juego con tres duraznos, una manzana, un manojo de menta y agua. Lava, pela y pica tanto la manzana como los duraznos. Coloca todos los ingredientes en la licuadora, batiéndolo durante unos segundos. Bebe el jugo antes de dormir.

Recuerda que antes de dormir requieres de cierta higiene del sueño, que puedes poner en práctica de manera sencilla. Dale clic aquí para averiguar algunos fáciles métodos.



Remedios con cítricos que podrían ayudarte con tu gripa

Recurrimos a las recetas ancestrales que nuestros padres o abuelos solían darnos cuando éramos pequeños

Estamos entrando en épocas donde el frío predomina en el ambiente, convirtiéndonos en seres vulnerables a infecciones tales como la gripa. En consecuencia sufrimos de un interminable dolor corporal y muscular, ardor en la garganta, fiebre, pérdida de apetito, conjuntivitis, tos e inclusive vómito.

Al visitar al doctor este nos receta un sinfín de antibióticos y desinflamatorios para los ganglios y, de paso, una alimentación rica en vitaminas C y D, hierro y magnesio, entre otros. Entonces recurrimos a las recetas ancestrales que nuestros padres o abuelos solían darnos cuando éramos pequeños:

– Un jugo fresco de limón para elevar los niveles de vitamina C. Exprime ½ limón en una taza con agua purificada. Bébelo tres veces (o más) al día. En caso de querer eliminar la mucosidad de la gripa, añade al jugo pimienta negra o jengibre en polvo.

– Té con limón y vapor. Coloca una olla con agua a hervir, añadiéndole dos cucharadas de ungüento de menta o hierbabuena. Una vez hervida, coloca una toalla encima de la olla para contener el vapor; de esa manera podrás sentir los beneficios del vapor conforme tomas el té. En cuanto a la bebida, necesitas té de hojas de naranja, miel y jugo de limón: haz el té hirviendo las hojas, agregándole una cucharadita de miel y otra de jugo de limón. Es recomendable hacer este remedio antes de dormir, y lo más caliente posible. Así, al entrar en cama, sentirás el calor recorrer el cuerpo (relajándolo).

– Jarabe de limón y miel. Coloca en una olla dos vasos de zumo de limón y seis cucharadas de miel. Deja la mezcla a fuego lento durante 1 hora y media. Toma tres veces al día para aliviar los síntomas.

– Jugo de cítricos. Necesitas dos naranjas, un limón y dos cucharadas de miel. Extrae los jugos de las naranjas y el limón, agregándole la miel al final. Tómalo en pequeños tragos.

 Fotografía principal: José Luis Ruiz



Increíbles usos de algunas cáscaras de frutas

Solemos olvidar que cada parte de la fruta, incluyendo las cáscaras, puede emplearse para múltiples usos (más allá de la nutrición)

Las frutas, alimentos de la naturaleza, cuentan con una amplia gama de sabores, colores y texturas. Basta con disfrutar del sabor dulzón o cítrico de una de ellas para poder experimentar una explosión de sensaciones en cada pupila gustativa, para disfrutar de su jugo y de lo bien que nos hace sentir.

Gracias a sus propiedades orgánicas, estos alimentos brindan múltiples beneficios tanto a quienes los consumen como al medio ambiente. Sin embargo, solemos olvidar que cada parte de la fruta puede ayudar a múltiples acciones (más allá de la nutrición). Por ejemplo, la cáscara de algunos cítricos como la naranja, limón o mandarina, cuenta con altos niveles de antioxidantes, pudiéndola usar para:

– Un jugo. Hierve la cáscara de la manzana o de la piña con canela y clavo.

– Un té o infusión. Seca al Sol las cáscaras de algunas frutas para la mezcla.

– Frutas cristalizadas.

– Conservador natural. La pulpa de cualquier fruta, sin el jugo, se usa como materia prima para conservar alimentos. Basta un poco de azúcar y meterla al horno.

– Polvo de extracto de cítrico. Haz una ralladura de la cáscara de la fruta cítrica. Déjala secar durante unos 3 o 4 días,  y después métela en la licuadora. Al final, consérvala en un frasco de vidrio limpio.

– Azúcar cítrica. Primero haz el extracto de cítricos, añadiendo azúcar mascabado.

– Pimienta con polvo de extracto de limón.

Para uso de belleza personal:

– Exfoliador de azúcar y plátano. Espolvorea azúcar en el interior de la cáscara de plátano, usándolo como exfoliador suave. Frota suavemente en todo el cuerpo, y enjuaga en la ducha.

– Usa las cáscaras de manzana para combatir el acné.

– Cáscaras de papa para reducir las ojeras. Presiona la parte interna de las cáscaras frescas durante 15 minutos.

– Infusión de cáscara de papa para cuidar los estragos de úlceras.

Fotografía principal: Doug88888