Consejos para elegir las mejores frutas y verduras

Busca la frescura de la fruta y verdura, así como su firmeza y consistencia

Las frutas y verduras, además de deliciosas, son de los alimentos más saludables que el cuerpo puede recibir. Gracias a su alto nivel de nutrientes, ambas brindan múltiples beneficios tanto al estado anímico como al corporal, como por ejemplo el poder anticancerígeno de las mandarinas, la fortificación en el sistema inmunológico de los cítricos y el efecto antioxidante del arándano. Jugos, cocteles o ensaladas, cada uno de estos productos de la naturaleza sólo enriquecen a quien los consume.

Sin embargo, no siempre sabemos cómo se deberían escoger. En especial cuando se acaba uno de independizar y tardamos en adaptarnos a esta vida de adulto. Por ello, te compartimos 10 hacks que te ayudarán a conseguir la mejor fruta para un desayuno delicioso:

Busca la frescura de la fruta y verdura. Semana tras semana, planea tanto tu dieta como los alimentos que necesitarás. Ten consciente la duración de frescura de los alimentos que compras en cada lugar. En caso que te encuentres en la ciudad de México, los productos del mercado de Jamaica duran frescos hasta por dos semanas.

También su firmeza y consistencia: tómalos en tu mano y tantea si están firmes o aguados.

Evalúa su textura de acuerdo con el tipo de fruta.

La influencia de la maduración: en caso que no los vayas a consumir dentro de dos o tres días, elígelos un poco verdes.

Observa el color de la fruta y la verdura: ¿es colorida, o ya ve medio pasada?

Cuidado con los vegetales difíciles de elegir, es decir, los que siempre estarán verdes, como los tomates. En este caso, presta atención a su brillantez, ya que entre más brillantes, más frescos.

Si estás en un mercado, acepta la prueba “sin compromiso”. El sabor es algo que te ayudará a escoger sabiamente.

También el olfato, en especial en la selección de hierbas y algunas verduras.

Si ya descubriste un lugar ideal para las compras semanales, quédate con él. Además, los vendedores consienten a sus clientes más fieles.

Transporta los alimentos con cuidado, en especial si son frutas o verduras delicadas.

Fotografía principal: Guillén Pérez

 



Obsesión por la imperfección: la moda de adquirir frutas y verduras “feas” para no desperdiciar

La apariencia de nuestros alimentos condiciona nuestras opciones de compra, pero también provoca un enorme desperdicio. ¿Qué podemos hacer al respecto?

Una tercera parte de los alimentos que se producen para consumo humano a nivel global terminan diariamente en la basura. Traducido a cifras concretas, esto da como resultado 1.3 millones de toneladas de alimentos desperdiciados cada año.

Más de un 50% de estos alimentos desechados son frutas, verduras, hortalizas y tubérculos que han perdido su apariencia “fresca” y se quedan en los mercados y anaqueles.

La mayoría de los alimentos que terminan en los tiraderos se encuentran aún en buen estado, a pesar de no cumplir con los parámetros estéticos, cada día más exigentes, sobre todo cuando se compite con cultivos genéticamente modificados para mejorar su apariencia.

Una solución a ese problema es Imperfect Produce, un movimiento que comercializa frutas y vegetales que no lucen igual de apetitosos pero que sí son igual de nutritivos. Imperfect Produce entrega a domicilio cajas de productos del campo que no pasan el control de calidad estético de los minoristas, pero que se encuentran en perfectas condiciones para su consumo a un precio más bajo del habitual.

fruta verdura fea cero desperdicio-comida-imperfect produce

Esta iniciativa comienza a replicarse en otros países como España con el movimiento llamado Los espigadores.

Sin embargo, Imperfect Produce no está exento de críticas, pues cada día se comercializan más toneladas de vegetales “feos” en buen estado que antes podían ser obtenidos de manera gratuita por personas y familias precarizadas, lo cual da pie a lo que ha sido llamado la gentrificación de la segunda mano.

fruta verdura fea cero desperdicio-comida-imperfect produce

¿En qué medida es importante para ti la apariencia de las frutas y verduras que consumes? Cuéntanos en los comentarios.

fruta verdura fea cero desperdicio-comida-imperfect produce



¿Por qué te conviene consumir más verduras que frutas durante el invierno?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, es recomendable consumir cinco piezas de frutas y verduras al día; sin embargo, es importante tomar en consideración la dieta que la persona lleva

En las últimas semanas hemos sido testigos de los fríos que inundan los paisajes tanto urbanos como rurales de México. Salimos de casa cubiertos con cualquier vestimenta que nos ayude a mantener el calor y así evitar que virus como el de la gripa alcancen a nuestro organismo. Para lograrlo necesitamos primero procurarnos herramientas que protejan al cuerpo como, por ejemplo, la alimentación.

¿Qué tipo de alimentos son los ideales para esta temporada invernal? ¿Qué tan seguido debemos consumirlos? ¿Cuál es la dieta indispensable?

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, es recomendable consumir cinco piezas de frutas y verduras al día; sin embargo, es importante tomar en consideración la dieta que la persona lleva.

En ocasiones, con una dieta alta en proteínas (en especial de animales) es necesario equilibrar y alcalinizar el organismo por medio de las frutas. Por otro lado, con una dieta basada en verduras y cereales integrales no es recomendable consumir tanta fruta, ya que puede inclusive debilitar al organismo.

Si se desea tener una dieta con mayor cantidad de frutas lo mejor es consumir frutas de la temporada, ya que “la naturaleza es sabia y nos da lo que necesitamos allí donde estemos”. Esto sucede puesto que consumir frutas tropicales en un país frío (y en pleno invierno) favorece la pérdida de calor del cuerpo. Existen algunas frutas de temporada ideales para el invierno, tales como manzanas, peras, plátanos y cítricos.  

En cambio, de acuerdo con los nutriólogos, es recomendable aumentar el consumo de verduras ya que son una fuente rica de vitaminas y minerales, en especial el brócoli, la col y el perejil. Inclusive, las fuentes de vitamina B, A y E se centran en cereales, legumbres y verduras verdes (y no tanto en frutas).