Concurso de National Geographic abre su convocatoria a la magnificencia de la naturaleza

National Geographic recompensa este esfuerzo de libertad y arte con sus concursos de fotografía

Hay ocasiones en que la monotonía nos impide contemplar más allá de nuestras narices: la increíble diversidad de las personas, la belleza de la naturaleza en la cotidianidad del urbanismo y la simpleza del cuerpo humano en su complicidad diaria, entre otros.

En el momento en que alzamos los ojos, trasciende nuestra mirada hacia lo inmortal e inmaculado: la sonrisa, el statu quo de la naturaleza, las costumbres de diferentes sociedades, la indomabilidad del cosmos. Y ese momento, tan único y especial, es el ideal para la eternidad. Por ello, National Geographic recompensa este esfuerzo de libertad y arte con sus concursos de fotografía. Este año la convocatoria de este concurso cerrará el 31 de octubre, con un bono de 10 mil dólares para el ganador.

¿Deseas que tus fotografías concursen en este evento internacional? Dale clic aquí.

 



Las mejores fotografías de 2018, cortesía de National Geographic

Que no se pierda el asombro: estas fotografías nos demuestran cuán poco conocemos en realidad.

Quizá no exista quien no haya observado alguna vez una fotografía de National Geographic. Y es que, desde tiempos que parecieran inmemoriales, esta publicación se ha dedicado a recolectar las mejores fotos del planeta.

Esta vez fueron recibidas 2 millones de fotografías para el National Geographic Photo Contest. Sarah Leen, directora de fotografía de esta publicación, se dedicó a ver todas y cada una de las imágenes. Y sólo pudo escoger 100 ganadoras. ¿Cómo es que puede escoger las mejores de entre tantas? Eso le preguntó a Leen el HuffPost, en una entrevista especial de hace 2 años:

¿Cómo puedes todavía saber cuando estás viendo una fotografía realmente especial?

Es algo que te va a impactar. Habrá algo sobre la composición, la luz, el momento, el sentimiento que tienes cuando la miras.

Es esta pasión la que hace de las fotografías de National Geographic las más portentosas y estimulantes: son de esas imágenes que difícilmente pueden olvidarse. Se graban en la memoria porque transmiten fuertes emociones, ya sea de seres humanos, de animales o de la propia Tierra. Como dice Leen, son fotografías  un tanto difíciles de describir.

Por eso, aquí te mostramos algunas de nuestras favoritas de 2018

mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Laurent Ballesta // Por la noche, los tiburones grises del arrecife cazan como una manada en el canal sur del atolón de Fakarava, en el archipiélago Tuamotu, en la Polinesia Francesa. El equipo del fotógrafo Laurent Ballesta, buceando sin jaulas ni armas, contó 700 tiburones.
mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Randy Olson // Después de lavar las hojas de basura de plástico transparente en el río Buriganga, en Dhaka, Bangladesh, Noorjahan las extiende para que se sequen, voltéandolas regularmente, mientras que a la vez atiende a su hijo, Momo. El plástico eventualmente será vendido a un reciclador. Menos de una quinta parte de todo el plástico se recicla a nivel mundial. En Estados Unidos, es menos del 10%.
mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Paul Nicklen // Steeple Jason, una de las islas más remotas de las islas Malvinas, alberga la mayor colonia mundial de albatros de ceja negra. Alguna vez utilizada para pastar cientos de ovejas y vacas, ahora esta isla es una reserva natural. Alrededor del 70% de la población de albatros de ceja negra anida en las Malvinas.
mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Ismail Ferdous // Dos mujeres se deleitan en una celebración de Holi en Richmond Hill, un barrio de Queens, Nueva York, barrio popular entre personas de ascendencia india de Guyana y Trinidad y Tobago. Durante esta festividad hindú, que marca la llegada de la primavera y la victoria del bien sobre el mal, los asistentes del festival se frotan con pintura y polvo de colores.
mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Aaron Huey // Un tesoro que aún se encuentra dentro del monumento de Bears Ears en Utah es el panel de procesión, una roca tallada de casi 23 pies de largo en Comb Ridge. Con al menos 1,000 años de antigüedad, representa una reunión ceremonial de unos 190 seres humanos que convergen en cuatro direcciones. Una sucesión de culturas prehistóricas ocupó las mesetas y los cañones del sur de Utah durante más de 12,000 años.
mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Brent Stirton // Un halcón hembra cuida a sus polluelos en su nido, que mira hacia la llanura mongol. Se dice que Genghis Khan guardó cientos de aves para la caza. Hoy en día, los halcones se consideran en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat y al comercio ilegal de vida silvestre.
mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Keith Ladzinski // Piedras desgastadas por el mar forman un camino hacia el hielo marino varado y roto. El hielo es fundamental para la vida a lo largo de las 800 millas de la península Antártica, que se adentra en América del Sur, pero el aire caliente lo está derritiendo tanto en la tierra como en el mar.
mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Maggie Steber // Antes de que Katie Stubblefield recibiera un trasplante de cara, posó para este retrato. Muestra su rostro gravemente herido, pero la fotógrafa Maggie Steber también quería capturar “su belleza interior, su orgullo y su determinación”.
mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Lynn Johnson // 16 horas después de una operación de trasplante en la Clínica Cleveland en Ohio, los cirujanos terminan la compleja tarea de retirar la cara de un donante de órganos. Impresionados por lo que tienen frente a sus ojos y por la importancia de su trabajo, el equipo se queda en silencio cuando los miembros del personal documentan la cara entre sus dos vidas. Los cirujanos pasarían 15 horas más atando la cara a Katie Stubblefield.
mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Maggie Steber // Determinados a ayudar a su hija a vivir una vida lo más normal y valiosa posible, Robb y Alesia suspendieron sus propias vidas durante más de 4 años tras el trasplante de cara de Katie. Aguantando el agotamiento, confiando en su fe en Dios, acompañan a su hija a interminables citas y sesiones de terapia. Ya están buscando formas de mejorar la visión de Katie, incluida la posibilidad de hacerle un trasplante de ojos. Esperan permanecer en Cleveland cerca de la clínica y con los médicos de Katie en el futuro cercano.
mejores-fotografias-2018-concurso-foto-national-geographic
Evgenia Abrugaeva // Una mariposa incuba en la cocina de una casa turística en el oeste de Papúa, en Indonesia. Las crías se matan jóvenes, para preservar sus alas. El comercio de mariposas raras, tanto legales como ilegales, abarca todo el planeta, desde los cazadores hasta los intermediarios y los coleccionistas.
Randy Olson  Después de lavar las hojas de basura de plástico transparente en el río Buriganga, en Dhaka, Bangladesh, Noorjahan las extiende para que se sequen, volténadolas regularmente, mientras que a la vez atiende a su hijo, Momo. El plástico eventualmente será vendido a un reciclador. Menos de una quinta parte de todo el plástico se recicla a nivel mundial. En los Estados Unidos es menos del 10 por ciento.  Paul Nicklen  Steeple Jason, una de las islas más remotas de las Islas Falkland, alberga la mayor colonia mundial de albatros de ceja negra. Alguna vez utilizada para pastar cientos de ovejas y vacas, ahora esta isla es una reserva natural. Alrededor del 70 por ciento de la población de albatros de ceja negra anida en las Malvinas.  Ismail Ferdous  Dos mujeres se deleitan en una celebración de Holi en Richmond Hill, un barrio de Queens, Nueva York, unbarrio popular entre personas de ascendencia india de Guyana y Trinidad y Tobago. Durante esta festividad hindú, que marca la llegada de la primavera y la victoria del bien sobre el mal, los asistentes del festival se frotan con pintura y polvo de colores.  Aaron Huey  Un tesoro que aún se encuentra dentro del monumento de Bears Ears en Utah es el panel de procesión, una roca tallada de casi 23 pies de largo en Comb Ridge. Con al menos mil años de antigüedad, representa una reunión ceremonial de unos 190 seres humanos que convergen en cuatro direcciones. Una sucesión de culturas prehistóricas ocupó las mesetas y los cañones del sur de Utah durante más de 12,000 años.  Brent Stirton  Un halcón hembra cuida a sus polluelos en su nido, que mira hacia la llanura mongol. Se dice que Genghis Khan guardó cientos de aves para la caza. Hoy en día, los halcones se consideran en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat y al comercio ilegal de vida silvestre.   Keith Ladzinski  Piedras desgastadas por el mar forman un camino hacia el hielo marino varado y roto. El hielo es fundamental para la vida a lo largo de las 800 millas de la Península Antártica, que se adentra en América del Sur, pero el aire caliente lo está derritiendo tanto en la tierra como en el mar.  Lynn Johnson  Dieciséis horas después de una operación de trasplante en la Clínica Cleveland en Ohio, los cirujanos terminan la compleja tarea de retirar la cara de un donante de órganos. Impresionados por lo que tienen frente a sus ojos y por la importancia de su trabajo, el equipo se queda en cuando los miembros del personal documentan la cara entre sus dos vidas. Los cirujanos pasarían 15 horas más atando la cara a Katie Stubblefield.  EVGENIA ARBUGAEVA  Un mariposa incuba en la cocina de una casa turística en el oeste de Papua, en Indonesia. Las crías se matan jóvenes, para preservar sus alas. El comercio de mariposas raras, tanto legales como ilegales, abarca el planeta, desde los cazadores hasta los intermediarios y los coleccionistas. Maggie Steber Determinados a ayudar a su hija a vivir una vida lo más normal y valiosa posible, Robb y Alesia suspendieron sus propias vidas durante más de cuatro años tras el trasplante de cara de Katie. Aguantando el agotamiento, confiando en su fe en Dios, acompañan a su hija a interminables citas y sesiones de terapia. Ya están buscando formas de mejorar la visión de Katie, incluida la posibilidad de hacerle un trasplante de ojos. Esperan permanecer en Cleveland cerca de la clínica y con los médicos de Katie en el futuro cercano.  Maggie Steber  Antes de que Katie Stubblefield recibiera un trasplante de cara, posó para este retrato. Muestra su rostro gravemente herido, pero la fotógrafa Maggie Steber también quería capturar "su belleza interior, su orgullo y su determinación".  Paul Nicklen  Una estrella solar se aferra al árbol de algas en el frío Atlántico Sur frente a la costa de la Isla de las Aves, en lo que parece una selva tropical submarina. Las crestas que forman las Falkland elevan los nutrientes desde las profundidades, creando un rico mundo marino que atrae a todo tipo de peces, mamíferos y aves.
Paul Nicklen // Una estrella solar se aferra al árbol de algas en el frío Atlántico Sur frente a la costa de la Isla de las Aves, en lo que parece una selva tropical submarina. Las crestas que forman las Malvinas elevan los nutrientes desde las profundidades, creando un rico mundo marino que atrae a todo tipo de peces, mamíferos y aves.
fotografia-national-geographic.2018
Charlie Hamilton // Estos masáis llevan ganado y ovejas de su aldea a la reserva de Masái Mara, reduciendo el forraje para la vida silvestre que es cazada por leones y hienas. Los depredadores matan el ganado y los pastores toman represalias envenenando a los cadáveres.



Los espacios otros: penetrantes perspectivas aéreas del desierto para perder la mirada

Imágenes de texturas, colores y accidentales curvas que nos invitan a diluirnos en la otredad del paisaje desértico.

El desierto es, para los sentidos, un placer ambiguo. Aunque en cada persona evoca algo distinto, siempre termina por proyectar una suerte de incertidumbre, producto de su notable diálogo con lo infinito. Pero su profundidad es, también, un extraño resquicio de paz.

Innegablemente, admirar desde el aire las topografías accidentadas y las dunas caprichosas de un desierto como el de Namibia es un privilegio. Y de alguna manera, nos invita a jugar con la posibilidad de que sean otros espacios, pues como cualquier amante de la fotografía con drones se habrá dado cuenta, mirar desde el ojo de un pájaro es admirar un mundo totalmente desconocido; diferente. Eso es lo que nos permite el trabajo de la fotógrafa Leah Kennedy.

La australiana siente una arrobadora atracción por la dualidad inherente al paisaje desértico. Y optó por la fotografía aérea para poder abstraer el territorio y mostrar, así, la dualidad de sus formas y colores. Como lo explica en su sitio web:

La fotografía aérea es una nueva perspectiva de los paisajes, son vistas menos literales y más abstractas de nuestro mundo. Proveen una mirada distinta de los paisajes comunes y a veces contribuyen a la dualidad de la imagen y a la incertidumbre sobre lo que estás viendo.

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

Este tipo de fotografía aérea no sólo es hipnotizante, pues muestra que la naturaleza es arte en sí misma.

También es una forma, como dice Kennedy, de ver las cosas desde otra perspectiva. En una suerte de delirio, nosotros imaginamos que su perspectiva invita a pensar en una heterotopía orgánica; espacios que siempre son otros, y que sólo desde la perspectiva perfecta podemos observar; es decir, un territorio que construimos gracias al dron, sobre otra realidad física totalmente distinta. 

Por eso, creemos que muchas de las fotografías tomadas por drones que son premiadas cada año son capaces de remover la conciencia, y nos llaman a cambiar la forma de ver al planeta y de relacionarnos con él.

Las fotografías de Leah Kennedy son una invitación a tejer lazos de empatía con los desiertos del mundo, lo cual es de suma importancia en la actualidad. Porque los desiertos serán territorios en disputa cuando se acabe la era de los combustibles fósiles y se imponga la energía solar. Gran parte de la energía eléctrica se generará en los desiertos –como el del Sahara–, lo que modificará radicalmente los paisajes del desierto, y seguramente cambiará también sus ciclos naturales.

Así que te invitamos a ver estas fotografías para que tengas presente al desierto y no sólo lo des por sentado, pues es uno más de los territorios del mundo –y de los más hermosos– que hay que salvaguardar.

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones

desierto-fotografia-aerea-namibia-drones