¿Asegurar a tu mascota? En México ya es posible

Quizá como respuesta a una cultura paranoica, cada vez más personas buscan tener certeza económica ante posibles percances

La ola del aseguramiento de las pertenencias, e incluso hasta de la vida, tiene acaso unos 50 años en auge. Esta práctica está asociada con el individualismo, es decir, con el aseguramiento financiero de todo aquello que nos importa, y que nos tranquilice el hecho de protegerlo ha sido una constante. Aseguramos nuestras casas, nuestros hijos, la salud, nuestros objetos más preciados; y entre todo aquello que valoramos y cuidamos están ciertamente las mascotas, como una suerte de miembros de la familia.

En México se conoce que 60% de los hogares poseen una mascota. Siendo una práctica activa en todas las civilizaciones, en este país no se fraguó una excepción. Desde la época precolombina las grandes culturas domesticaron algunos animales para hacerlos sus mascotas, sus acompañantes y también, sus silenciosos consejeros. Hoy esta práctica continúa y está en auge; cada vez más, sobre todo en las ciudades las personas se hacen de una pequeña mascota como compañía, una práctica que no distingue los distintos grados socioeconómicos.

En tal contexto, ahora en México las personas podrán asegurar a sus mascotas -algo que ya sucedía en otros países, como en Estados Unidos-. La primera de estas opciones es con “Seguros S”, una herramienta online para registrar a tu animalito y, desde 100 pesos mensuales, quedarte más tranquilo financieramente en caso de que tenga alguna complicación de salud.

¿Se trata de un oportunismo corporativo, o simplemente de una herramienta más para darnos tranquilidad? La respuesta es incierta. Lo verdadero es que esta opción no suena tan descabellada cuando estamos cada vez más acostumbrados a tener una certeza económica ante las crisis futuras, quizá una paranoia propia de la cultura contemporánea; pero, fuese o no lo anterior cierto, es un fenómeno en aumento.



¿Sabes cómo los perros logran regresar a casa después de estar perdidos?

De acuerdo con los especialistas, los perros regresan a su dueño tras kilómetros de haberse perdido, pues la conexión entre ambos miembros es realmente poderoso

Se han sabido de increíbles historias donde las mascotas encuentran su camino a casa. Pareciera que 50 kilómetros –o más– no son suficientes para poner en práctica su increíble sentido del olfato o, quizá, su aprendizaje y llegar, victoriosos, al hogar en donde los esperan ilusionadamente.

Por un lado, las perros en la mayoría de los casos, han desarrollado su sentido del olfato al grado de seguir una línea directa del olor o rastro de un individuo hasta planificar un camino. Quizá sea el olor de este personal, entre los otros aromas del ambiente, que se mantenga en el aire que le permite trazar una ruta de regreso. Por otro lado, los gatos usan campos magnéticos como los pájaros para situar el norte y el sur de un lugar con el objetivo de llegar a su hogar.

De acuerdo con los especialistas, un factor determinante en su recurso de navegación es el temperamento del animal. Los perros regresan a su dueño tras kilómetros de haberse perdido, pues la conexión entre ambos miembros es realmente poderoso; mientras los gatos viajan a la misma distancia tratando de regresar al territorio que le es familiar.

Si bien hay todavía una larga lista de mascotas perdidas, cada vez más personas procuran rescatarlas del salvajismo de las calles. Dirán que, las mascotas, cuando logran por fin ser parte de una familia, sólo tenía que ser de ese modo.