12 razones para cambiar tus productos de belleza por alternativas naturales

Los cosméticos industriales están colmados de ingredientes químicos artificiales. Te contamos 10 ventajas de cambiar tu consumo a los naturales

Los productos sintéticos tienen una gran desventaja pues son artificiales, creaciones humanas, y muchas de ellas no cuentan con los estudios necesarios para garantizar que son saludables. Existen cientos de químicos insertos en los alimentos, textiles y hasta en los cosméticos y productos higiénicos que empleamos, pero generalmente aún prescindimos del conocimiento sobre cuáles sustancias en ellos pueden ser nocivas.

Paulatinamente somos más conscientes de los productos que adquirimos, luego de que la industrialización rampante llegara a su auge hace pocos años. Es una realidad: la expansión del conocimiento sobre lo que consumimos va permeando la cultura (aunque más lentamente de lo deseable). En este contexto, los productos cosméticos también han sido arrasados por el uso de productos químicos, muchos de ellos tóxicos pero que aún así se permiten, como el dimetil oxazolidino, armilacetato, alquifenol, quaternium, aceite mineral, paraffinum, paraffinum liquidum, petrolatum, etcétera.

En un estudio de Nicolás Olea, catedrático de la Universidad de Medicina de Granada, se probó que en 90% de las biopsias realizadas a mujeres con cáncer de mama se encontraron restos de parabenos (un conservante muy utilizado en productos de cosmética e higiene). Aunque no puede hacerse una relación autoritaria sobre el efecto de los parabenos con el cáncer de mama, es una notable coincidencia que genera escabrosas conjeturas.

También se ha probado que algunos cancerígenos se encuentran en cientos de productos de limpieza y cosméticos como el quaternium 15 (liberador de formaldehído, considerado oficialmente cancerígeno) o la mercadona, que contiene bronopol y trietanolamina, que juntas crean nitrosaminas (consideradas también cancerígenas).

Te presentamos algunas buenas razones para cambiar tus cosméticos artificiales por los naturales:

  1. Los cosméticos industriales contienen sustancias que pueden ocasionar enfermedades autoinmunes, alergias o, incluso, cáncer.
  2. La mayoría de los cosméticos naturales tienen ácidos grasos muy similares a los humanos, que tienen nutrientes imprescindibles para la regeneración celular de la piel y de oligoelementos y nutrientes que retrasan el envejecimiento y  fortalecen el sistema inmunológico.
  3. Los aceites esenciales son relativamente económicos; hay de muchos tipos y tienen propiedades aromáticas y humectantes.
  4. Los aceites vegetales son también muy benéficos para la piel y su precio también es muy económico.
  5. La cosmética natural respeta a los animales.
  6. Casi todos los ingredientes vegetales mejoran tu piel.
  7. Todos los químicos desarrollados en el laboratorio pueden patentarse, lo que ayuda a la proliferación de los monopolios y acrecienta el poder de las empresas, además de que estas defenderán sus creaciones por encima de cualquier criterio de salud. En cambio, la naturaleza no puede patentarse.
  8. Es sencillo desarrollar conservadores y colorantes en los laboratorios, pero mucho más dañino. Recolectar al estilo antiguo las propiedades de la naturaleza es mucho más artesanal y poético pero, sobre todo, sano.
  9. La mayoría de fabricantes incluyen en sus productos elementos o ingredientes que no es necesario especificar, lo que da lugar a que creen productos que prácticamente desconocemos.
  10. Comprando cosméticos naturales ayudarás al comercio justo y local, de menor escala; ayudarás a cuidar tu salud, la del planeta, los animales y a que se propague esta cultura.
  11. Muchos de los ingredientes empleados en los cosméticos naturales, por cierto retomados desde tradiciones milenarias en la estética e higiene, tienen propiedades que no sólo no te dañarán sino que acrecentarán tu belleza y salud, tales como el aloe vera que es antiinflamatorio, hidratante, calmante y protector o el argán, un hidratante y reafirmante que promueve la renovación celular y la luminosidad, es antiarrugas, etcétera.
  12. Es un combo ecoamigable: la mayoría de los cosméticos naturales se elaboran bajo criterios ecológicos que van más allá de los ingredientes, como el uso de energías renovables en su generación.

 



Rincones alucinantes: la laguna Verde bajo el volcán Licancabur

La laguna Verde, en Bolivia, decora majestuosamente las faldas de un volcán; una composición natural que dialoga con las entrañas del observador.

Hay lugares que imponen a tal punto que te invitan a olvidarte del yo. Cuando la belleza natural abraza, sólo hay lugar para sentir la experiencia y envolverte de ella. Al menos momentáneamente, el ego parece diluirse, para fundirse con el entorno –la naturaleza como máximo detonante de atisbos místicos–. Una experiencia del tipo surge de la contemplación de la laguna Verde.

laguna-verde-volcan-lincanbaur-bolivia

Situada en la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa, en territorio boliviano, cerca de la frontera con Chile, este sublime recinto de agua color esmeralda decora majestuosamente las faldas del volcán Licancabur.

La planicie del sitio y la calma del agua, en contraste con su alucinante tonalidad, hacen de la laguna una especie de templo erigido para honrar la serenidad. El color del agua se debe a su alta concentración de minerales. Paradójicamente, esta cualidad hace particularmente tóxica el agua del lago, inhibiendo la vida submarina, pero también la dota de una belleza inusual. Para complementar el extravagante paisaje, en cierta temporada decenas de flamingos se posan sobre la superficie, e imprimen un contraste sorprendente al paisaje.

laguna-verde-volcan-lincanbaur-bolivia

El volcán Licancabur (“montaña del pueblo”), que corona la laguna como una metáfora materializada, tiene una peculiar y galante forma de cono. Se trata de un volcán inactivo, cuya cima está cubierta de nieve. Este volcán divide literalmente la frontera entre Bolivia y Chil y es, sin duda, un precioso referente geográfico.

Detrás de la laguna Verde hay una cadena de montañas cuyos picos con nieve parecen, desde lo alto, un valle de nubes esparcidas. La sensación desértica de los alrededores, enmarcada por montañas andinas, y la presencia de un espejo de agua con gamas tonales deslumbrantes, hacen del lugar un épico rincón para los viajeros amantes de la fusión ontológica con la naturaleza.



Los milenarios consejos de belleza de las abuelas

2 expertas en dermatología analizan los consejos de belleza de la piel de las abuelas, y seleccionan los casos en los que la ciencia avala la tradición.

El famoso sitio de noticias Huffington Post intentó recientemente desmitificar los tradicionales consejos de las abuelas sobre la belleza de la piel, por lo cual recurrió a dos expertas en la materia: la doctora Jessica Krant, profesora en dermatología del SUNY Downstate Medical Center en Estados Unidos, y Deborah Burnes, autora del libro Look Great, Live Green.

  • “Algunas frutas o verduras pueden ayudarte a desvanecer manchas”: Si bien el nabo es famosamente conocido por tener este efecto, no necesariamente su eficacia es verdad. La piña y la papaya pueden ayudar a la regeneración de las células de la piel.
  • “Usa bloqueador solar y no te toques la cara”: La importancia de usar bloqueador solar en la cara, cuello y manos diariamente es verdadera, según las expertas. La recomendación de no tocarse la cara es un mito: hacerlo no causa irritación, a menos de que las manos estén sucias.
  • “No depiles demasiado tus cejas”: Krant y Burnes hacen énfasis en la validez de esta afirmación. Cuando removemos un vello, éste pierde fortaleza en su crecimiento. Si depilas de más tu ceja, puede que su crecimiento ya no sea el mismo, y el efecto de “poca ceja” en tu cara persistirá.
  • “Lava tu cara dos veces al día”: Las expertas coinciden en que esto no es necesario, aunque afirman la necesidad de lavar nuestra cara con gentileza.
  • “Toma mucha agua”: Efectivamente, tomar mucha agua es benéfico para la hidratación de la piel.
  • “Remueve el maquillaje antes de dormir”: El maquillaje contiene algunos químicos que pueden tapar tus poros; sin embargo, removerlo antes de dormir no es una regla universal, de acuerdo con Krant y Burnes.

Milenariamente, las abuelas han sido grandes aliadas de las mujeres en lo relacionado con la estética casera. Debido al rol que ellas desempeñaban dentro del hogar, tenían contacto con plantas medicinales y alimentos de cultivo cuyas propiedades conocían. La medicina científica actualmente hace uso de insumos naturales cuyo efecto en nuestro organismo es regenerativo, una aplicación que nuestras abuelas dominaban previamente a su manera, acercándonos a los atributos que nuestro entorno natural puede ofrecernos para el más femenino de los caprichos: la belleza.