¿Sientes ansiedad, nervios o desazón? Estas infusiones herbales te aliviarán

Brebajes que milenariamente se han empleado para devolver un poco de calma a la mente y el cuerpo: un respiro de salud cotidiano

Las infusiones nos han acompañado desde tiempos milenarios. Estos preparados de plantas secas, agrupadas en pequeñas bolsitas para llenar de su esencia nuestras bebidas calientes, son tan entrañables que por sí mismas son relajantes, por su sutileza y calidez.

Además del exquisito y sencillo preparado que da un toque de poesía a los tés y a las infusiones, ciertamente resultan también parte de nuestro botiquín hogareño. Miles de plantas y hierbas en el mundo poseen propiedades medicinales que pueden traducirse en las infusiones; literalmente, puedes tomar las propiedades y el olor de las hierbas.

Te presentamos una serie de entregas sobre tés e infusiones que te aliviarán molestias de salud cotidianas: además de sentir la deliciosa experiencia de probar una bebida caliente con esencias, revertirás tus males de una manera deliciosa.

Hoy que la ansiedad y el estrés son de los malestares más periódicos en nuestras vidas, conocer un poco de sabiduría herbal milenaria puede mejorar notablemente tus días. Te presentamos las infusiones especiales para aliviar tu ansiedad, nervios y desazón.

 

Azahar: el azahar son las flores blancas de los naranjos, aunque también se les llama así a las de los limoneros y cidros. Para las infusiones te recomendamos la de los naranjos: sus propiedades son relajantes y sedantes. Tomarte una infusión de azahar hará que te relajes y que tomes las cosas con calma: una dosis de serenidad que bien puede cambiarte el día de manera sencilla. La infusión se hace a partir de los pétalos de la flor, por lo que podrás hacerla tú mismo si lo deseas. Ha sido también tomada como un gran remedio para desmayos por los árabes, desde hace siglos. Además de sus propiedades sedantes, el azahar tiene cualidades espasmolíticas, aperitivas-eupépticas y aromatizantes.

Lavanda: la flor de lavanda es usada con efectividad para paliar inquietud, insomnio, nerviosismo y depresión. Una pequeña dosis en una infusión podrá mejorar bastante tu estado de ánimo. La lavanda es originaria del mediterráneo; es una flor violeta que recorre una espiga al final de unos tallos muy alargados. Los romanos la empleaban como un tranquilizante en los baños calientes. La lavanda te estimulará el sueño y calmará tu ansiedad.

Espino blanco: es considerado un gran aliado del sistema nervioso y cardíaco. Sus propiedades son impresionantes porque actúan directamente en el organismo paliando efectos en el cuerpo de males como taquicardia; también protege el miocardio y de insuficiencias cardíacas, mejora la circulación sanguínea y reduce la hipertensión. En pocas palabras, es altamente benéfico para el corazón. El espino blanco es una flor muy pequeña y sus pétalos tienen comúnmente la forma de un trébol; sus hojas también suelen emplearse en las infusiones.

 



Una metáfora cuántica para entender el amor de nuestros tiempos

Amar a alguien es un acto tan violento como lo fue la creación del cosmos.

El Universo emergió cuando el vacío fue perturbado.

Según las teorías de la cuántica de campos, el “falso vacío” es una zona en el espacio que está “vacía” y cuyo estado de energía está en el punto cero, es decir: el nivel de energía más bajo que puede existir.  No obstante, el vacío nunca puede estar del todo desprovisto de materia. Según la cuántica, en su interior contiene formas de energía; fluctuaciones cuánticas.

Podría decirse, entonces, que un vacío es al Universo lo que el corazón al cuerpo humano. El corazón nunca puede estar del todo desprovisto de fluctuaciones emocionales.

El “falso vacío” cuántico contiene energía cuántica: ondas electromagnéticas que fluctúan de manera permanente, así como partículas que saltan dentro y fuera de él. Se trata de un estado peculiar en el espacio cargado positivamente y sumamente inestable. Cuando es perturbado por un desbalance, el vacío se desintegra, dando lugar a la creación del cosmos.

El vacío deja de ser vacío y da paso a la expansión de la materia.

De esta forma, para la física cuántica la creación es producto de un desbalance cósmico: del azar y las circunstancias cuánticas. ¿Acaso no lo es también el amor? Por lo menos eso es lo que plantea Slavoj Žižek.

Quizá no hemos entendido lo que el filósofo esloveno quiere decir –no sería raro–. Pero probablemente su punto sea este: que lo primordial surge del azar y del caos. De las grandes explosiones.

El corazón humano –como eufemismo de amor– es inestable, pero jamás puede estar vacío. Cuando sucede un choque circunstancial y azaroso con otro ser, cuando un encuentro inesperado se convierte en una relación amorosa que transforma la vida de las dos personas implicadas, es cuando podemos decir que el amor es como un fenómeno cuántico.

El amor surge de un desbalance cósmico: de una perturbación.

En ese sentido, el amor tiene siempre algo de violento, como el propio cosmos. Amar es un riesgo latente, un miedo constante. La extinción de la pasión es inminente, como la de un astro, y cuando muere se produce una masiva supernova que deja restos estelares.

Pero tal y como, pese a todo, el Universo se empecinó en existir… nosotros insistimos en amar.

fisica-cuantica-amor-valso-vacio-cuantico

Quizá el problema del amor en nuestros tiempos es que vemos esto como un problema. Ya no nos atrevemos a aceptar que el amor es entregarse, afirmarse, comprometerse, al tiempo que implica aceptar que todo lo que conocemos pueda desaparecer de un momento a otro. Tememos tanto a que algo perturbe nuestro sagrado vacío –en realidad inexistente–, que ya no dejamos fluir en él la energía ni a las azarosas partículas cuánticas.

Estamos deteniendo el proceso de creación caótica que desata el verdadero amor. Y eso puede tener graves consecuencias para la existencia, a niveles cósmicos.

Pero el propio Universo y la física cuántica nos demuestran que el vacío no está en realidad vacío, y que el amor no es sólo amar, en abstracto. En ese sentido, debemos volver a atrevernos a amar, pese –e incluso debido a– los riesgos y la violencia implícita. Como dice Žižek, el amor es malvado.

 

 

*Imágenes: 1) imgur; 3) plástica graphic artist / øjeRum

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


8 hierbas inesperadas que puedes convertir en un delicioso té

Es verdad que por comodidad usamos las bolsas de tés o infusiones que encontramos en el supermercado; sin embargo, no son las únicas opciones para conseguir toda una diversidad de bebidas con teína.

Tés, infusiones y tisanas son bebidas que brindan bienestar tanto al cuerpo como al alma. Basta hervir un poco de agua, realizar una infusión o té con las hierba preferida y quedarse acostado en cama para leer la novela favorita. Sin darnos cuenta nos estamos dando un regalo que, además, maximiza la salud del cuerpo gracias a los múltiples beneficios de la bebida.

Por ejemplo, los tés cuentan con varias propiedades anticancerígenas que ayudan a reducir el riesgo de contraer esta enfermedad –en especial en áreas como el colon, esófago, pancreas, recto y estómago–, a disminuir el riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiaca como un desorden de la arteria coronaria, paros cardiacos o bloqueos ventriculares. Además, gracias a sus componentes químicos, los tés ayudan a regular los niveles de estrés cotidiano, ayudando a equilibrar así el sistema inmunológico, el metabolismo, el sistema reproductivo e inclusive a rejuvenecer la piel.

Es verdad que por comodidad usamos las bolsas de tés o infusiones que encontramos en el supermercado; sin embargo, no son las únicas opciones para conseguir toda una diversidad de bebidas con teína. Por lo que, en caso que disfrutes de las actividades “hágalo usted mismo”, te compartimos de una serie de hierbas que puedes usar para prepararte un delicioso té o infusión.