Programa Universitario de Medio Ambiente

El PUMA es el Programa Universitario de Medio Ambiente de la UNAM. Es un espacio para la integración entre el quehacer universitario y las necesidades de la sociedad en temas ambientales



Activismo digital (o la transformación del individuo a favor de la comunidad)

La oposición entre individuo y comunidad quizá se resuelva cuando se decide trabajar en beneficio de los otros; el ejemplo de Derrick Broze así parece mostrarlo.

Una de las premisas de las que parte la teoría liberal dicta que el individuo es esencialmente libre, que su libertad es la fuente de donde manan sus posibilidades de acción y desarrollo.

Desde otras perspectivas, sin embargo, se dice que dicha libertad es más limitada, cuando no francamente ficticia, y que más bien son las estructuras del mundo las que determinan el margen de decisión y de elección. “El hombre ha nacido libre pero por todos lados está encadenado”, escribió Rousseau al inicio de El contrato social, una sentencia célebre que de algún modo resume estas dos fuerzas que parecen tirar de la libertad en sentidos opuestos.

La vida de Derrick Broze es notablemente elocuente a este respecto. “La persona que soy ahora no es la persona que era hace 10 años”, dice en una entrevista realizada por Luke Rudkowski para Wechange.org.

¿A qué se refiere Broze?

Al hecho de que entonces era un consumidor de crystal meth, sustancia que incluso llegó a vender y la cual lo tuvo al borde de ese abismo que inevitablemente amenaza con desaparecer una existencia: una huida o un escape que, paradójicamente, lo condujo a ningún lado, el vacío donde la vida se reduce a nada.

O casi. Porque en medio de esa anulación Broze tuvo un instante de lucidez en el que se dio cuenta de que no era feliz, un reconocimiento profundamente sincero para consigo mismo que lo llevó a retomar el curso de la vida que de verdad deseaba. 

La decisión de dejar las drogas fue decisiva, pero no suficiente. Según dice él mismo, a pesar de seguir por el camino de la sobriedad, todavía se sentía perdido. Emprendió entonces un proceso de autorreflexión que lo llevó a descubrir parte de esa red que mantiene al individuo ocupado en otras cosas, en cierta forma alejado de sí mismo, en situaciones que no necesariamente corresponden a su realización como ser humano. “Decidí que quería llevar mi vida por una dirección diferente”, advierte Broze.

Y quizá entonces comenzó la verdad “lucha”, según la define Broze, quien comenzó con un proceso de reconfiguración de su existencia que lo llevó a fundar el The Houston Free Thinkers, un proyecto amplio que parte del activismo digital como plataforma de transformación individual y colectiva. El sitio ofrece información sobre censura, abusos policiacos, organismos genéticamente modificados, agricultura orgánica, datos contra las guerras y otros asuntos afines, un balance temático entre las situaciones que generan daño pero, por otro lado, algunas alternativas que pueden tomarse para solucionarlas.

Asimismo, The Houston Free Thinkers se ha expandido hacia otras vías más allá de Internet, con acciones como el mantenimiento de un jardín comunitario, la distribución de información en folletos y DVDs y la creación de una red de personas y organizaciones que coinciden en búsquedas similares.

Al final, la decisión de Broze parece mostrar que la aparente contradicción entre individuo y estructura, el terreno donde la verdadera libertad puede alcanzarse, es en el de la consecución auténtica del bien común. 



¿Por qué están muriendo tantos defensores ambientales en el mundo?

Proteger al medio ambiente y luchar por la tierra es vital; sin embargo, los ambientalistas se enfrentan, paradójicamente, a la posibilidad de morir por ello.

En los últimos años, la violencia contra los defensores del medio ambiente ha escalado considerablemente. El periódico The Guardian, en un intento por hacer visible esta terrible situación, ha generado un registro en línea en donde da cuenta de todas las muertes ligadas a la defensa del planeta y sus recursos naturales. Según sus estadísticas, es probable que en una sola semana mueran alrededor de cuatro defensores de la tierra.

Diversos países en América Latina se encuentran entre los más peligrosos para los defensores ambientales. La causa principal son las industrias que invierten en megaproyectos de explotación de la tierra. Buscando la conservación ambiental, activistas locales e internacionales realizan acciones pacíficas para llamar la atención de gobiernos y otras instituciones. Además de la protesta, se dedican a documentar lo que ocurre en cada localidad o a intervenir físicamente los espacios, para cerrar el paso a las empresas frecuentemente extranjeras que invaden el territorio.

defensores ambientales activistas asesinados conservación ambiente-2

Como resultado, reciben amenazas, son víctimas de violencia física e incluso son asesinados. Los gobiernos de muchos de los países afectados no han efectuado acciones concretas para frenar esta situación. En su lugar, las concesiones otorgadas para la explotación desmedida de la tierra se siguen sumando.

La minería es la industria más letal en este sentido (y también de las más dañinas para el medio ambiente), seguida de la explotación forestal, la agricultura comercial, las hidroeléctricas y la caza furtiva. Los países más peligrosos, según The Guardian, son Brasil, Colombia, Filipinas y Honduras. Este último tiene la mayor cantidad de muertes por número total de habitantes. En México, en los últimos tres años, se ha registrado la muerte de más de 20 defensores de la tierra.

defensores-tierra-muertes-activismo-ambiental
Berta Cáceres, ambientalista hondureña asesinada.

Entre ellos se cuenta a Gabriel Ramos Olivera, un guardabosque del parque nacional de Chacahua en Oaxaca. Él fue presuntamente asesinado por cazadores furtivos. Ramos Olivera, era un biólogo dedicado a la protección y conservación de las lagunas encontradas en el parque, en donde habitan tortugas y cocodrilos, ambos en peligro de extinción. También relata The Guardian, el asesinato de Isidro Baldenegro López, campesino tarahumara y protector del bosque. Ganó el premio Goldman por sus campañas pacíficas en contra de la deforestación. La historia de Baldenegro siempre ha estado ligada al activismo medioambiental, pues su padre también fue asesinado por luchar en contra de la explotación forestal de la Sierra Madre de Oaxaca.

defensores-tierra-muertes-activismo-ambiental

Hacer visibles estas devastadoras historias es mucho más que un homenaje a la vida de los defensores de la tierra: es un llamado a la acción. Este llamado apela a las autoridades, responsables de aplicar estrategias para terminar con la violencia y  parar la impunidad con la que operan las industrias que explotan los recursos naturales; pero también nos habla a todos. La conciencia sobre lo que está ocurriendo en nuestros ecosistemas, nos invita a pensar en los recursos que estamos consumiendo. Cada uno de nosotros puede elegir productos fabricados con materias primas sustentables, extraídas de forma legal y socialmente responsable. Son muchos los que están defendiendo a la tierra, pero desafortunadamente son más los que continúan financiando la violencia que conlleva la explotación desmedida de nuestro entorno.

defensores-tierra-muertes-activismo-ambiental

También en Ecoosfera: 

Un recuento de activistas ambientales asesinados en América Latina

 

*Imagen principal:  Luis Cortés