Protectora Nacional de Animales AC

Nuestra labor está apoyada por amigos de los animales, cuyo interés en construir junto con nosotros un planeta más amable para nuestros compañeros nos da las fuerzas necesarias para seguir adelante



¿Cuántas personas se necesitan para iniciar una revolución de conciencia? (Video)

¿Se necesita un número específico de personas para hacer una modificación de creencias y crear un cambio social? La ciencia dice que sí.

¿Cuántos activistas se necesitan para cambiar el mundo? Esta es una pregunta que, hasta hace poco, nadie podía responder. Sin embargo, en un estudio reciente, investigadores de la Universidad de Pensilvania y la Universidad de Londres encontraron que el número más probable es 25%.

 

El 25% de activistas, o uno de los requisitos para un cambio social

Últimamente se han visto cambios en las opiniones de la sociedad, desde los derechos de los homosexuales hasta la igualdad de género, las posturas han cambiado drásticamente alrededor del mundo.

No obstante, nunca se ha definido si existe un número específico de personas que se requieran para impulsar estos cambios desde los márgenes sociales y convertirlos en una tendencia mundial.

Gracias al estudio publicado en la revista Science, ahora se estima que la participación necesaria para detonar un cambio es del 25% de un grupo. Según dicha investigación, esta es la porción de participación que se necesita para adoptar una nueva norma social y crear un punto de inflexión que provoque que todos los integrantes del grupo la sigan.

numero-activistas-provocar-cambio-social-estudio alex-radelich-462768-unsplash

 

Sobre el origen del número mágico para el cambio 

Durante el estudio, los investigadores crearon una serie de pequeñas comunidades en línea, de 20 personas, y les pagaron para ponerse de acuerdo en torno a una norma social (en este caso, era el nombre de una persona en una imagen).

Una vez que cada grupo estuvo de acuerdo, le pagaron a unas pocas personas selectas de esos grupos para impulsar el cambio. Este grupo varió en tamaño, pero se dieron cuenta de que si el 25% de los individuos presionaba por una nueva etiqueta, ésta iba siendo aceptada más rápidamente y en masa.

El resultado más interesante que arrojó el estudio es que la presión social para cambiar era tan grande que incluso el 75% de los miembros restantes, a quienes les pagaron el doble y el triple de la cantidad de dinero, sucumbían a la presión de grupo.

En otras palabras, compartir esa historia con una perspectiva personal en Facebook, Twitter o la vida real puede impactar más de lo que piensas. Porque la presión social es, de hecho, mensurablemente significativa. Y tú puedes ser la única persona que se interpone entre lo que la industria quiere y el cambio real que necesita el mundo.

numero-activistas-provocar-cambio-social-estudio clem-onojeghuo-381193-unsplash

Por supuesto, en el mundo no digital, muchas otras variables pueden afectar el éxito de la minoría comprometida; pero aun así, el conocimiento de que basta con el 25% de la población para tener un efecto en el cambio social podría ser alentador y, a la vez, ligeramente atemorizante.

Para los activistas, esta noticia probablemente sea positiva. No necesitan transformar a toda una población para que comprendan su punto de vista; el 25% lo hará, y una sola persona puede iniciar y marcar la diferencia.



Protege a las especies en peligro de extinción usando los derechos de los animales

Protejamos a la biodiversidad del planeta con la Declaración Universal de los Derechos de los Animales.

Habitamos un planeta en el que los seres humanos tenemos la posibilidad de interactuar con otros seres vivos, desde grandes mamíferos como las ballenas, hasta microscópicas especies que solo se pueden observar gracias a un lente especial. Las capacidades de los seres humanos han logrado que nuestra especie mantenga un control o domesticación sobre otros animales, sin embargo, esto representa una serie de responsabilidades por asegurar el bienestar y el trato ético a otros seres vivos.

Las personas tenemos el compromiso de proteger nuestros ecosistemas para seguir cohabitando en armonía con las diferentes especies de la Tierra. El respeto y el trato digno a los animales, también es una obligación que debemos ejercer como humanos. A nivel mundial, diversas organizaciones civiles trabajan para que sean reconocidos los derechos de los animales, debido a que muchos ordenamientos jurídicos no suelen considerar a especies no humanas como sujetos de derecho.

Uno de mayores esfuerzos por regular el comportamiento humano hacia otros seres vivos es la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, una normatividad que fue adoptada por la Liga Internacional de los Derechos del Animal en 1977 y posteriormente por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Este documento es de carácter no vinculante, es decir, que no es obligatorio su seguimiento. No obstante, miles de organismos a nivel internacional se han sumado a esta declaración y buscan que se logren sus objetivos.

La Declaración Universal de los Derechos de los Animales contiene una serie de artículos que destacan el respeto a la vida y existencia, la obligación del ser humano por preservar a todas las especies sin atribuirse el derecho de exterminación o explotación, la prohibición del maltrato o violencia a un animal, así como la censura al sufrimiento provocado por alguna actividad humana.

Además, estos derechos también abarcan la protección al ambiente natural, hogar de las diferentes especies del planeta, asimismo, a la libertad, reproducción y vida salvaje. En caso de fallecimiento, el cuerpo de un animal debe ser tratado con respeto y si se presenta la muerte de un gran número de animales debe considerarse un genocidio, es decir, un crimen contra la especie.

Algunos de los puntos que forman parte de esta declaración están sujetos a debates y análisis. En foros especializados aún se reflexiona sobre su aplicación o bien, se trabaja para perfeccionar cada punto con el fin adecuarse a las diferentes culturas en el planeta. Lo cierto es que esta iniciativa es una pauta para desarrollar diversas estrategias a favor de la conservación de las diferentes especies.

En nuestra cotidianeidad podemos realizar acciones que sean parte del respeto a los animales, por ejemplo, brindar cuidados y atención a nuestras mascotas, denunciar actos de crueldad o explotación a una especie y cuidar del medio ambiente para garantizar un hogar saludable a todos los habitantes de la Tierra.

Cuéntanos, ¿qué opinas sobre los derechos de los animales?

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Earthgonomic
Autor: Earthgonomic