Huerto Romita

El Huerto Romita es una comunidad de Agricultura y Permacultura Urbana que se dedica a enseñar y compartir sus conocimientos alrededor del país



Oficialmente esta es la primera comunidad libre de plástico en el mundo

En esta comunidad, las tazas de café son biodegradables, la leche viene en botellas de vidrio y los cepillos de dientes están hechos de bambú.

Muchas personas hemos querido llevar a la acción la idea de un mundo sin plástico. Sociedades cada vez más conscientes de que el consumo de este material no solo se distancia de lo útil, si no que raya entre la posibilidad de enfermar y extinguir a cada vez más especies (incluyendo a la especie humana) y en ser uno de los problemas más graves de contaminación de los últimos 50 años, con miras a invadir en su totalidad los oceános en los próximos 30 años. Sin mencionar que se trata de un material altamente tóxico y poco estético.

basura concepto desperdicios reciclaje productos reciclados terracucle

Por el otro lado, miles de personas son cada vez más consumidoras de productos de mala calidad hechos de plástico, o bien, han normalizado en su vida cotidiana el uso de todo tipo de productos desechables cuyo uso no dura más de diez minutos –es el caso de la bolsa de plastico.

Hoy en día ya existe una primera comunidad que ha logrado reducir a cero su consumo de plástico. En Gales, los ciudadanos de Aberporth han logrado erradicar el plástico de sus tiendas, comercios y playas ¿Cómo lo lograron? –Haciendo un esfuerzo en equipo.

ciudades mss ecologicas mundo primera-comunidad-libre-de-plastico Aberporth

Pareciera una labor imposible, pero lo cierto es que en esta comunidad, las tazas de café son biodegradables, la leche viene en botellas de vidrio y los cepillos de dientes están hechos de bambú.

La idea surgió desde el cineasta y oriundo de la región, Gail Tudor. Tudor emprendió un largo viaje en barco por las costas británicas y se dio cuenta del peligro de los microplásticos flotando en el mar: las piezas de este material se desprenden de artefactos más grandes y son consumidas por peces y animales acuáticos. Tudor estableció contacto persona a persona en la región, invitándolos a sumarse a este esfuerzo. Una página de Facebook sirvió de enlace para mantenerlos informados sobre lo que iba ocurriendo.

“Los microplásticos son el problema real”, advierte Tudor, y continua, “recogen toxinas que terminan en peces y luego terminan en nosotros, en nuestra cadena alimenticia”.

ciudades mss ecologicas mundo primera-comunidad-libre-de-plastico Aberporth

Pero Aberpoth no sólo logró el título oficial de la primer comunidad libre de plástico en el mundo, también consiguieron triunfos internos, como el hecho de que las personas, dueñas de negocios locales, renunciaran a la utilización de tres diferentes productos de plástico.  

Aberpoth es sin duda un ejemplo de consciencia colectiva que sugiere, no la “posibilidad” de un futuro sin plástico, sino la acción para lograr hechos reales desde la perspectiva de un futuro compartido.

 

*También en Ecoosfera: ¿Cómo liberar del plástico a tu vida diaria?



Cómo averiguar si tu producto es orgánico en dos minutos

Existe un estándar de la industria, que aunque no está dirigido directamente a los consumidores, es un indicador que puede revelarte datos importantes.

Cuando vas a un mercado de trato directo con los granjeros locales es mucho más sencillo que te asegures de que tus productos son orgánicos. Pero si estás inmiscuido como la mayoría de nosotros en la vida citadina y quizá tu sitio de compra más accesible es el supermercado, entonces ello se complica.

La especialista en mercado verde, Melissa Breyer, ha desglosado para TreeHugger una fórmula de lo más sencilla para que descubras qué productos del supermercado son orgánicos.

La fórmula, además, puede funcionar en muchas partes del mundo, pues se trata de un estándar internacional que no depende de los gobiernos nacionales. En realidad este código que nos invita Breyer a revisar, no está dirigido a los consumidores, sino a la misma industria (lo que quizá lo hace más seguro. Existe una fórmula para enterarte si el producto que buscas es realmente orgánico y es la siguiente:

Debes ubicar el PLU (Price Look Up) que obedece a un sistema global estandarizado por la Federación Internacional para Productos Estandarizados (IFPS por sus siglas en inglés). Sus códigos son de 5 dígitos y ha sido empleado desde 1990.

Si la serie comienza con un 9, entonces es un indicador de que el producto es orgánico.