Focos rojos: las zonas que más afectará el fracking en México

Un mapa muestra las regiones amenazadas por la aplicación de esta nociva técnica

Con la aprobación de la Reforma Energética, publicada hace unas semanas, se ha asegurado una lamentable promoción al fracking en México. El fracking es una técnica de extracción de gas shale que se alcanza inyectando al suelo al menos 2 mil 500 compuestos químicos mezclados con descomunales litros de agua, para quebrar las capas de la tierra y así liberar el energético.

La descripción anterior e incluso, de alguna manera, hasta la fonética de la palabra, remite justo al daño provocado con este método. Quebrar las capas de la tierra pareciera una medida hecha por algún enemigo del planeta, y así parece serlo (no es necesario ser experto para intuir que esas capas deberán reestructurarse o que los residuos en el subsuelo tendrán efectos).

Previo a la aprobación de la Reforma Energética el colectivo Alianza Mexicana contra el Fracking, por una solicitud de información de transparencia, encontró que Pemex (la empresa petrolera paraestatal) había construido 20 pozos de fracking para hacer pruebas: 16 en Tamaulipas y otros cuatro en Nuevo León. Pero con la nueva enmienda se prevé que esta cantidad aumente exponencialmente.

Te presentamos las zonas candidatas, según un reporte de la consultora Advanced Resources International, a ser los escenarios de los nuevos pozos, que abarcan al menos 100 municipios de siete estados.

Las regiones mostradas en el mapa inferior son las que albergan gas shale. Están comprendidas por 1) cierta región de Chihuahua, 2) la cuenca de Sabinas-Burro–Picachos, 3) la cuenca de Burgos, 4) Tampico-Misantla y 5) Veracruz.

Los siete estados de la república que abarcan esta zona son: Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León, Veracruz, Puebla y Oaxaca. Los primero cuatro, por cierto, sufren una notable insuficiencia de agua, por lo que se teme que crezca la escasez de agua por las enormes cantidades del líquido que demanda el fracking:

 

focos rojos

 Mapa desarrollado por Advanced Resources International.



4 megacorporaciones petroleras van tras territorios mexicanos

Las cuatro megacorporaciones han comenzado un proceso de precalificación para el concurso de contratos de exploración y explotación de hidrocarburos por un plazo máximo hasta de medio siglo.

Tóxicos inyectados en el suelo, cantidades descomunales de agua contaminada y desperdiciada, elementos radioactivos y metales pesados liberados desde el subsuelo, liberación de sustancias cancerígenas en el aire, contaminación en el aire, tierra y ganado. Son sólo algunas de las consecuencias del fracking en los mantos friáticos del mundo. 

El fracking de tan sólo un pozo entre 9 y 29 millones de litros de agua, lo cual supondría un volumen de agua equivalente al necesario para cubrir el consumo doméstico –100lts/pers/día– de entre 1.8 y 7.2 millones de personas en un año. Esto genera entonces la disminución de la cantidad de agua disponible, poner en riesgo los ecosistemas y la realización del derecho humano a la alimentación y agua; principalmente en estados como Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. 

Y pese a que el fracking de PEMEX se redujo considerablemente en el último año, ahora las cuatro megacorporaciones petroleras internacionales –BP, Shell, Chevron y ExxonMobil– buscan regresar a territorios mexicanos. De acuerdo con el periódico nacional La Jornada, las cuatro de las “Siete Hermanas”, junto con Repsol, Statoil y Total, forman parte de las 21 petroleras inscritas para la subasta de 10 bloques en aguas territoriales del Golfo del México. 

 

Las cuatro megacorporaciones han comenzado un proceso de precalificación para el concurso de contratos de exploración y explotación de hidrocarburos por un plazo máximo hasta de medio siglo. De acuerdo con Comisión Nacional de Hidrocarburo –CNH–, las compañías ganadoras explotarán los yacimientos petroleros a cambio del pago de regalías e impuestos con una tasa máxima predefinida en el contrato.  

Antes de la expropiación petrolera en 1938 por el presidente Lázaro Cárdenas del Río, siete compañías extranjeras –cinco estadounidenses y dos británicas– eran propietarias del petróleo mexicano. Entre ellas estaba ESSO –Standard Oil of New Jersey, que eventualmente se convertiría en ExxonMobil–, Royal Dutch Shell, Anglo-Iranian Oil Company –ahora British Petroleum–, Standard Oil of New York –más tarde se cambió al nombre de Mobil– y Standard Oil of California –Chevron–. Con el paso del tiempo, sólo sobrevivieron cuatro de las “Siete Hermanas”, ExxonMobil, Chevron, Royal Dutch Shell y BP, cuyos capital en conjunto es considerablemente superior a las originales. 

La CNH mencionó que entre los requisitos que tendrán que cubrir las empresas para ser operadoras es contar con un capital contable de por lo menos 2 000 millones de dólares o activos totales con un valor mínimo de 10 000 millones de dólares y una calificación crediticia de grado de inversión emitida durante 2014 o 2015. Sólo de este modo, las empresas podrán tener acceso a la explotación de tierras mexicanas por un periodo máximo de hasta 50 años…

En caso que esto se lleve a cabo, las consecuencias en el medio ambiente serán catastróficas, pues no sólo la contaminación afectaría los ecosistemas de la región, también se reduciría significativamente la biodiversidad con la que coexistimos tanto animales, plantas como humanos…

RioSonora-638x300

*Si te suena, puedes unirte a la campaña contra el fracking acá.



Celebridades deshacen con argumentos al fracking en México (VIDEO)

Ser un experto para intuir que el fracking es injustificable no es necesario; acá más pruebas de por qué y una campaña para frenarlo.

Foto:redpolitica.mx

Cuando se conoce, incluso superfluamente, de qué y cómo va la técnica del fracking para extraer gas, intuitivamente la reacción es un rechazo. Primero porque extraer ese gas es continuar con una lógica anti sustentable de extracción de hidrocarburos, cuando evidentemente, deberíamos ya estar concentrados en las energías verdes.

Suena además a catástrofe el romper, literalmente, las capas del subsuelo con tóxicos y monumentales cantidades de agua…Antes, ya habíamos retomado la opinión de algunos expertos de la Alianza Mexicana contra el Fracking sobre los 3 principales consecuencias nocivas como resultado de esta práctica.

Ahora, esta misma red de personajes y organizaciones sintetiza en un video y con la narración de Rubén Albarrán, Lumi Cavazos y Julieta Venegas cómo es que el fracking, prohibido en otros sitios como Nueva York, Francia y Bulgaria, es una aberración para el medio ambiente, la salud e incluso la economía a largo plazo.

Tóxicos, cantidades descomunales de agua, 500 toneladas de químicos tóxicos inyectados al suelo, elementos radioactivos y metales pesados liberados desde el subsuelo (parte de este flujo es evaporado, liberando cancerígenos en el aire; otra parte “la desaparecen”). No existen realmente plantas capaces de eliminar la radioactividad y hasta el 80% de estos residuos pueden quedar bajo tierra contaminando los mantos friáticos de manera irreversible; también contamina el aire, la tierra, el ganado.

Si te suena, aquí puedes firmar para que los legisladores elaboren una ley que prohiba el fracking. Recuerda que las campañas digitales sí sirven, aquí 3 ejemplos de victorias ambientalistas alcanzadas en México con este método.