5 increíbles destinos ecoturísticos en México

Son cuidados por sus lugareños. En general recónditos espacios que aún se conservan como rincones de naturaleza virgen

La construcción de grandes complejos turísticos ha hecho de destinos maravillosos un centro de élite, pues sólo personas con altos recursos pueden gozarlos. Además de la expropiación o compra (generalmente barata) de tierras que envuelve el desarrollo turístico magno, también conlleva la degradación del medio ambiente, simplemente porque suelen ser edificaciones pensadas de manera aislada, sin integridad con el ecosistema.

En este sentido el ecoturismo, aunque también pudiera llegar a ser una actividad de élite, suele ser más cercano, lejos de los lujos y cerca de contacto directo y real con la naturaleza. En el ecoturismo, los beneficiarios directos son las propias comunidades que viven y a su vez cuidan los entornos. Áreas geográficas relativamente inalteradas que nos colocan de cara a la belleza y complejidad prístina del ambiente. Es un turismo limpio, responsable e inspirador.

Hacemos una lista de destinos ecoturísticos de México imperdibles, recónditos y preciosos que, además, benefician a los pobladores del sitio (por cierto toma en cuenta estos consejos para viajar por México):

1. Cerca de San Cristóbal de las Casas, Chiapas

El Arcotete

Increíbles formaciones rocosas rodeadas por bosques de pinos, encinos y cipreses habitados por ardillas, chachalacas y correcaminos. Abierto todos los días, de 9:00 a 17:00 hrs. A 4km al noreste de San Cristóbal de Las Casas.

Reserva Ecológica de Huitepec

Área Natural de una amplia vegetación de bosque mesófilo de montaña donde habitan eclécticas especies de fauna: aves, roedores, anfibios y reptiles. Abierto de martes a domingo, de 9:00 a 16:00 hrs. Ubicado a 11km al noroeste de San Cristóbal de las Casas.

Reserva Ecológica de Rancho Nuevo

Tiene una exuberante vegetación selvática; encontrarás flora típica del bosque de coníferas, zorrillos, comadrejas, murciélagos, armadillos, palomas, venados, pajarillo barranqueño y tlacuaches (es una asomada privilegiada a la selva chiapaneca). Ubicado a 10km al sureste de San Cristóbal de las Casas, por la carretera federal núm. 190.

 

2. Barrancas del Cobre, Chihuahua

El Parque Natural Barrancas del Cobre se erige entre los poblados de Urique y Creel, con una profundidad de 1,300m. Un impresionante acantilado de montañas rocosas rodeadas de la belleza de un bosque de gran variedad de pinos y encinos. Desde lo alto del mirador Mogótabo, no creerás el escenario de hileras de montañas que parecen infinitas. 

Barranca de Candameña

Alberga la Cascada de Basaseachi, de 246m de caída libre, una de las más altas del país, la 5a más alta de América y 21ª a nivel mundial. Desde su mirador La Ventana alcanzarás una espectacular vista de la cascada. Ubicada en la parte noroeste del Parque Natural Barrancas del Cobre, enclavada en el Parque Nacional Cascada de Basaseachi.

Cascada de Piedra Volada

Es una saliente rocosa de 453m de altura, considerada la más alta de las Barrancas del Cobre. Sus miradores posibilitan contemplar a 700m altura y la extensión de bosque de pino y encino. Ubicada en la parte noroeste del Parque Natural Barrancas del Cobre, a 7km de la comunidad de Basaseachi, dentro de la barranca de Candameña.

Barranca de Urique

Es la barranca más profunda de este complejo, con 1,879m. Desde sus miradores se puede recorrer un gran bosque de pino y encino y su abundante fauna como águilas, pájaros carpinteros, venado, mapache y nutria. Hay servicios de transporte desde Creel para llegar.

3. Alrededores de la ciudad de Oaxaca

Sierra de Ixtlán

Tiene más de 6 mil especies vegetales, muchas de ellas endémicas. Está situada a 68km al noreste de Oaxaca por la carretera núm. 175 con rumbo a Ixtlán de Juárez. La Sierra de Oaxaca es mundialmente conocida por su belleza y escenario enigmático. 

Hierve el Agua

Aquí yacen dos impresionantes cascadas pétreas (de más de 50m de altura) formadas por el escurrimiento de agua carbonatada. El escenario es magnificado por los increíbles brotes de aguas sulfurosas. Se ubica a 68km al este de la ciudad de Oaxaca por la carretera núm. 190 con rumbo al Istmo.

4. Derredores de Huatulco, en Oaxaca

Cascadas Mágicas de Copalitilla

Se ubican a 65km de Huatulco, sobre el río Copalita. Estas majestuosas cascadas pueden nadarse, pues se forma una alberca natural bajo su caída de agua. Tienen, además, una exuberante y emocionante vegetación.

Parque Nacional Bahías de Huatulco

Uno de los parajes más mágicos de las playas oaxaqueñas. Tiene unas 11 mil 890 hectáreas, más de 9 mil especies de plantas de selva baja, bosque de galería y manglares, en el litoral; 264 especies de pequeños animales como armadillos y venados cola blanca; 701 especies de aves como colibríes, pelícanos y halcones; 470 especies de reptiles como iguana negra, salamandra y víboras y en sus mares, delfines, tortugas y ballenas.

Playa Cacaluta

Un lugar casi virgen de agua cristalina. Es como una apacible laguna, donde la playa delicada es bañada por el mar como en una extensa alberca natural sin olas. Se ubica al suroeste de la bahía de Santa Cruz. En esta playa de 1km de longitud podrás hacer surf o windsurf, por sus aguas profundas de fuerte oleaje.

 

5. En San Luis Potosí

Sótano de las Golondrinas

Un pozo natural en la tierra de 512m de profundidad, donde cada noche descienden miles de aves y murciélagos, un espectáculo increíble: una lluvia de seres alados en búsqueda de un refugio. Está enclavado en un Área Natural Protegida de 285 hectáreas. Se ubica a más de 300km al sureste de San Luis Potosí, por la carretera núm. 70.

Cascada de Tamul

Es considerada por muchos como la cascada más espectacular de México. Es una exuberante caída de agua color verde turquesa, una de las más impresionantes de Norteamérica. Se ubica a 277km al este de San Luis Potosí, por la carretera núm. 70. La caudalosa cascada tiene 105 m de altura. Se puede nadar, acampar, hacer senderismo, ciclismo y rapel junto a la gran caída.

Puente de Dios

Este es un paraje, como su nombre alude, de apariencia divinosa. Aquí el río Tamasopo erosionó la piedra de dos cerros haciendo un puente de roca natural y además cavó una poza honda casi circular, una especie de cueva con una alberca natural con la peculiaridad de que allí dentro, el agua de un azul turquesa intenso brilla como si tuviese focos es sus profundidades. Es un lugar paradisíaco y cuidado por los lugareños. Está ubicado en la exuberante y preciosa Huasteca potosina.



Lo que necesitas saber sobre la Primera Cumbre Iberoamericana de Turismo Accesible

El turismo debería de ser accesible y sustentable, en este evento se reflexionará sobre cómo lograrlo.

En los últimos años la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, han venido desarrollando e implementando iniciativas por un turismo más accesible e inclusivo, lo que pone de manifiesto la evidente necesidad de los destinos turísticos de esa zona de trabajar en este ámbito, que sin duda favorece el cumplimiento de los derechos de las personas con discapacidad y redunda en un incremento de su calidad, competitividad y rentabilidad y en una mejora de su imagen.

Trabajar por un “Turismo Accesible para Todos” implica la necesidad de acumular conocimiento y de forjar asociaciones sólidas entre los Responsables Públicos, el Sector Privado y las Organizaciones de personas con discapacidad. Es por ello que el próximo 23 y 24 de noviembre se llevará a cabo la Primera Cumbre Iberoamericana de Turismo Accesible, la cual tiene como principales objetivos:

  • Promover un Modelo Turístico Accesible e Inclusivo, “a mayor accesibilidad, menor discapacidad”, el cual involucra a usuarios, prestadores de servicios, organismos públicos, universidades y todos aquellos interesados en generar las condiciones que posibiliten la experiencia turística, como un ejercicio de vida cotidiana de todas las personas sin distinción alguna.
  • Sensibilizar y crear conciencia entre los diferentes sectores, públicos y privados para favorecer la accesibilidad a la Ciudad de México y al resto de destinos turísticos de Iberoamérica.
  • Aumentar el conocimiento de las empresas nacionales e internacionales para que conozcan sus potencialidades en el denominado turismo accesible.
  • Involucrar a las nuevas generaciones.
  • Impulsar los cambios necesarios para acceder, de manera clara y decidida, a este importante segmento.

primera-cumbre-iberoamericana-turismo-accesible

Como parte de la responsabilidad social de la organización del evento, el factor ambiental es sumamente relevante, por lo cual Earthgonomic México, A.C. tendrá una participación especial y llevará a cabo la certificación del evento y los expositores a través del Programa de Certificación de Responsabilidad para el Equilibrio Ambiental, CREA®.

CREA® es un distintivo cien por ciento mexicano que galardona los procesos de producción, productos, servicios, instalaciones, eventos y recintos turísticos que alcancen la excelencia en la gestión de recursos naturales, los cuales son verificados con base en los más estrictos estándares internacionales de las eco-auditorías.

En esta cumbre, se trabajará a través de una capacitación y acompañamiento a los expositores y organizadores del evento para reducir el impacto ambiental que genera su participación en rubros como: consumo energético, compras verdes, consumo de agua, comunicación, entre otros.

Todos los lineamientos verificados para los expositores tienen fundamentos internacionales, lo que permite el desarrollo de un evento congruente con el cuidado del medio ambiente al nivel competitivo de los más grandes eventos eco-amigables del mundo.

Si eres asistente de la Primera Cumbre Iberoamericana de Turismo Accesible, te invitamos a seguir las indicaciones de los organizadores para sumarte al cuidado del medio ambiente durante el desarrollo del evento.

*Para más información visita www.cita2017.com/ y www.earthgonomic.org



El hombre tortuga y las mareas del futuro (II de II)

Bucear es lo más parecido a volar y al extender las alas cada luminosa presencia que nos cruza nos arrebata el aliento; un éxtasis que sólo podemos compartir con las miradas.

Narrativa: Jesús Vergara-Huerta

Ilustración de portada: Otan Chulel

Fotografías: Karen Vega, Andrea Solis y Otan Chulel

Edición: César Alan Ruiz Galicia

“¿Porqué el gobierno abandona estos proyectos?”… La pregunta de Roberto es retórica, la privatización es la política de estado y desplazar los centros tortugueros facilitaría la entrada de la industria hotelera y turística. El maestro lo matiza pero lo describe con precisión, “Cierto, aparecen empleos, aparecen hoteles, restaurantes, pero a costa de eliminar el medio ambiente”.

Acapulco es un caso emblemático para los conservadores. Ahí las tortugas ya no llegan, a pesar de ser una zona donde se veían prácticamente todas las especies que salen a desovar por la región (laud, carey, prieta, verde, ). El turismo desplazó a las tortugas y a otras muchas especies, Robertito incluso asegura que hace algunos años se veían grandes cantidades de delfines y ballenas en su pasos migratorios, pero ya no se acercan más. No hace falta explicar porqué, la respuesta la dan las propias tortugas.

“Aquí hemos detectado que en las zonas que cuidamos, sale más tortuga. Es decir, hay zonas que no alcanzo a cubrir por los limitados recursos y son zonas que ya sé que me van a ganar los depredadores, es competir con 20 o 30 saqueadores de tortuga, así que ya no voy. Pero en la zona que más vigilo es la que más tortuga tiene. Ellos se preguntan por qué pasa esto, pero no es una casualidad, ellas saben que aquí las vamos a cuidar y por eso vienen”.

Continúa señalando que hoy se tiene que ir más allá del “yo no las daño”, se requiere compromiso en cada una de nuestras actividades cotidianas, eso es ser conciente. Reconocer que cada paso, cada bocado, cada elección se sitúa en un momento histórico que es a la vez una línea roja que divide el futuro en devastación o continuidad.

En esta región el mar es bravo, las olas se levantan y lanzan un llamado que es a la vez lamento y advertencia. Pero aún así produce una calma espiritual innegable. “Cuando venía de la ciudad al campo (es decir, a la playa) sentía total tranquilidad. Cuando regresaba a la ciudad me sentía en otro mundo, muchos ruidos, mucha gente, muchas compras, mucho movimiento de recursos y más trabajo. Aquí hay trabajo, muchas cosas por hacer, pero la tranquilidad lo convierten en otra cosa. He ido a las ciudades e incluso se me dificulta caminar, desplazarme, comunicarme, cuando en las zonas tranquilas es otra forma de vida”.

De nuevo, es importante situarnos en esta historia, para saber actuar en estos tiempos es importante aceptar nuestro papel. Quizá lo más perverso del sistema dominante es que nos ha convertido a todos en ecocidas, sobre todo a las personas citadinas. Los conflictos que se viven aquí son consecuencia de nuestra forma de vivir en las ciudades, son nuestros hábitos y la enajenación que produce el modo de vida urbano lo que degrada en última instancia los últimos relictos naturales, así que le pregunto su opinión sobre este tema; “Hemos visto como cuando se acercan a este espacio hay un cambio significativo en esas personas, no necesitan venir mucho. Esperamos que eso no se pierda, que siga viniendo gente, ya sea por unas horas pero que siga viniendo. A veces con una visita de un sólo día hacen más que algunas personas locales en meses. Ha sido gratificante encontrarnos y sobre todo ha sido favorable para las tortugas”.

Mientras platico con Roberto, hago un cálculo rápido según los datos que me da y ahora sé que ha llevado más de un millón doscientas mil tortugas al mar, así que pienso que las lecciones que nos da el maestro también son enseñanzas de esas pequeñas acorazadas. Mientras describe este desolador panorama, lleno del egoísmo decadente que caracteriza nuestras formas de relacionarnos cuando aceptamos los valores del sistema de consumo, las tortugas dan ejemplo de comunidad; “Por el contrario las tortugas se apoyan entre sí, se ha documentado que en algunas especies hay individuos que actúan como nodrizas. Esas tortugas no vienen a poner huevos, se encargan de acompañar a sitios seguros a las tortuguitas recién nacidas”.

Así también funciona este campamento, por medio del apoyo mutuo. Robertito y la familia que le acompaña (su esposa, sus tres hijas, su hierno y en ocasiones su hermano) apelan al intercambio para agradecer a las pocas personas que en ocasiones le ayudan. “Si al campamento llega algo de apoyo, se los damos a esas personas, palas, carretillas, impermeables”, objetos que funcionan para fortalecer el proyecto por medio del trueque.

Apoyar a “los tortugos” (como burlonamente les llaman, aquellos habitantes del pueblo que son incapaces de entender el poder y la magia que aquí se gestan) es una labor que conlleva riesgos, porque aunque hasta ahora hay una política de respeto para la primer persona (protector o saqueador) que llega a un nido, en ocasiones las personas que apoyan a Robertito son desconocidos por los habitantes de la playa. Por otro lado, al no tener el apoyo suficiente su labor requiere de mucho ingenio, ya que incluso tiene que regular la temperatura con un sistema propio para simular lluvias en diferentes épocas.

Según lo que me explica la situación en Oaxaca es diferente, ahí se transformó de fondo a una buena cantidad de población que antes vivía al depredar a las tortugas y que hoy se dedican a cuidarlas, pero en esta zona del país no sucede lo mismo. Incluso hay estadísticas alarmantes, uno de los pocos estudios que analizaron la situación de las tortugas en la zona, arroja resultados desesperanzadores; al ritmo actual de explotación que se da en estas playas, las poblaciones de tortugas van a desaparecer en 20 años. Si no se encuentran respuestas inmediatas este campamento está condenado a desaparecer.

En los 22 años de trabajo, aquí se han movido las conciencias de casi 200 mil personas. No sólo hacen la labor de divulgación en el campamento, también han llevado la plática a escuelas, desde preescolar hasta universidad, en periodos vacacionales hay muchos visitantes, y además la han replicado en muchos espacios y proyectos. Aún así la respuesta sigue siendo baja. Pienso que en cierta forma somos como las tortugas, supongo que de las miles de personas que vienen a este campamento, sólo unas pocas habrán de sortear todos los obstáculos que impiden que miremos de forma profunda, que abracemos ese inmenso océano que es la vida.

Y es que algo pasa que no todas las personas alcanzamos a entender lo que expresa Roberto cuando le pregunto justo lo que para él es la vida. “La vida es un regalo, que si no se valora se convierte en otra cosa. Aparentemente estás vivo pero es otra cosa”. ¿Qué es entonces la vida si no se le abraza como ese regalo, que cosa es esa que se escapa a las palabras? He preguntado a varias personas lo mismo ¿Qué es la vida? y ni los científicos de mirada más reduccionista limitan la respuesta a los mecanismos fisicoquímicos de la materia que confronta al caos, nadie me habla de los procesos celulares o las dinámicas epigenéticas de los organismos, lo que contestan al plantear esta cuestión responde al campo de las emociones.

Tiene sentido que tratemos de resolver desde esas sensaciones los grandes misterios que nos dieron forma; el origen de nuestro Universo, el paso de lo inerte a lo vivo y la emergencia de la conciencia. De esas mareas venimos, hoy la vida se aferra a cualquier espacio pero proviene de esas profundidades. Somos resultado de esos tres procesos altamente improbables, los cuales demuestran que el curso de la historia puede dar giros inesperados y tornar la oscuridad en una luminosa fuerza. Mi esperanza está ahí, en la imagen futura donde nuestro propio sentido de autodeterminación hallará las respuestas a los problemas que hoy nos agobian. Ese día en que seremos tantos rompiendo los muros que nos contienen, que sentiremos el salvaje oleaje como un melodioso llamado.

Más información sobre el campamento y formas de apoyar:

El campamento requiere del apoyo de todas las personas que se sientan convocadas. Además de acercarse y colaborar en la liberación de tortugas, el apoyo puede darse de múltiples formas, desde apoyos económicos hasta en equipo y material para el campamento. En particular, a Roberto le interesa adquirir equipo electrónico para continuar con la labor de investigación y facilitar el monitoreo en su área de trabajo. Una computadora y un drone con un sistema de visión nocturna integrado, facilitarían mucho la labor, además de que ya no pondrían en riesgo a quienes deben recorrer kilómetros de distancia en la búsqueda de tortugas. Si gustan apoyar al campamento, agendar visitas o llevar grupos de apoyo pueden pueden ponerse en contacto directo con el Campo Tortuguero Las Playas (ctlasplayas@gmail.com) o hacer depósitos a la cuenta de Banco Azteca: 81871354372639.