11 recomendaciones básicas para ahorrar agua en tu hogar

Si incorporas estas sencillas recomendaciones a tu vida diaria, en 1 año habrás ahorrado una cantidad de agua inimaginable (con los beneficios económicos y medioambientales que esto implica).

Aunque muchas de estas recomendaciones te parecerán obvias, otras te recordarán los consejos que te daban en la escuela cuando eras niño, y unas más incluso quizá ya las practiques ocasionalmente (en cuyo caso, más que sugerencias serán recordatorios); lo cierto es que llevarlas a cabo en conjunto implica un ahorro considerable de agua, sobre todo si lo multiplicamos por cada uno de los días que comprenderá tu existencia. 

Dicho lo anterior, a continuación enlistamos 11 sencillas medidas para economizar agua y avanzar, al menos unos pasos, en tu camino a la autosustentabilidad (que, por cierto, es el estado al cual todos los seres vivos debiésemos estar orientados):

1. Acompaña tu ducha con una cubeta para almacenar el agua extra que cae. Con un poco de cuidado puedes evitar que caiga en ella jabón o champú y te puede servir para regar tus plantas o lavar los trastes. 

2. Coloca una botella de 1 litro llena de tierra o arena en la caja de tu WC, y así la carga de agua en cada uso será menor. 

3. Cierra el agua mientras estés lavándote los dientes o lavando los trastes. Vuelve a abrirla sólo para enjuagarte o enjuagarlos.

4. Activa tu lavadora de trastes o de ropa hasta que esté completamente llena. No la actives con medias cargas; es un gran desperdicio. 

5. Invierte con inteligencia. En la medida de tus posibilidades, contempla la adquisición de un WC ahorrador o de un sencillo sistema para filtrar el agua de tu ducha y que puedas reutilizarla en regar.

6. Reutiliza el agua que usas para cocinar, por ejemplo, una pasta, o para cocer tus verduras. Espera a que el agua se haya enfriado y aprovéchala para regar (tus plantas te lo agradecerán aún más, ya que esta agua incluye nutrientes extra).

agua-privatizacion-mexico-ley-general-aguas

7. Trata de recolectar, aunque sea a escala micro, agua de lluvia. Y si está dentro de tus posibilidades, incluso podrías invertir en un sencillo sistema de captación.

8. Evita cualquier fuga visible y pon atención para detectar probables fugas que no sean tan evidentes.

9. Tal vez te horrorice la idea pero, ¿realmente tienes que descargar tu WC cada vez que vas al baño? 

10. En la ducha, trata de ser conciso y breve (guarda esas duchas largas para momentos en los que realmente necesitas una sesión terapéutica). 

11. Riega tus plantas por la noche, así el agua será absorbida antes de que se evapore con el Sol. 



Haz de tu hogar un nicho resiliente (aprende aquí muy fácil)

Algunas propuestas para que tu hogar sea sustentable (y más acogedor que nunca).

No tienes que dejar tu hogar para volver a la naturaleza. Aunque algunos se han fugado de la ciudad para reconectar con el mundo natural –y ha pasado que un viaje se convierte en una odisea–, lo cierto es que tenemos que plantearnos objetivos realizables si queremos tener una vida más natural. Si queremos dejar de ser una carga para el planeta y aspiramos, más bien, a convertirnos en agentes de cambio, podemos hacerlo desde nuestra casa, volviéndola un hogar sustentable.

Por supuesto que no todo termina ahí. Más bien, es donde debe empezar. Y en esto estarían de acuerdo los monjes zen, pues para ellos poner en orden la mente y el espíritu es un trabajo que comienza en casa. Por eso, implementar algunos cambios en nuestro espacio vital debe ser la primera de muchas transformaciones que motiven una revolución de conciencia cotidiana.

 

 Pero, ¿cómo hacer un hogar sustentable?

hogar-sustentable-como-hacer-casa-ecologica
Justina Blakeney

Lo primero que tienes que saber es que no será ningún sacrificio. Al contrario: al implementar algunas mejoras a tu nicho, orientadas al ahorro de recursos y a la reutilización, lo más seguro es que ahorrarás dinero. Además, nunca tu hogar habrá sido más acogedor: ¿quieres apostar?

Entendido esto, debes saber otra cosa: será un proceso que pondrá a prueba tu creatividad. Por lo tanto, será una excelente terapia que seguro te reanimará. Y si no vives solo, ¡mejor aún! Será la excusa perfecta para afianzar lazos familiares, de pareja o con tus roomies.

Pero antes de continuar, ¿sabes por qué es necesario volver sustentable tu hogar?

hogar-sustentable-como-hacer-casa-ecologica

Sólo piensa en todo lo que nuestra forma irresponsable de vivir está provocando en las ciudades: inundaciones, escasez de agua, ambientes tóxicos, altas temperaturas… O como sucede en la Ciudad de México, el paulatino hundimiento de la urbe entera. Cosas que nos están afectando directamente, haciéndonos más difícil la vida de lo que de por sí es.

Por eso, hacer cambios en tu hogar es contribuir a una urgente causa común: detener el cambio climático y su impacto en las ciudades –y sobre nosotros–. Así que manos a la obra.

 

Empezar por microcambios

No por ser pequeños son insignificantes. Hacer microcambios, modificando algunos pocos hábitos, es fundamental para tener un hogar sustentable. Aquí algunas ideas.

 

Usa servilletas no desechables

Tal como lo hacían nuestros padres o abuelos: usa servilletas de tela que puedas lavar. Quizá las prisas en la calle te obliguen a usar servilletas, pero en casa no hay excusa. Sólo necesitas comprar un metro de tela suficientemente gruesa y cortar cuadros de 25×25 centímetros. El dobladillo es opcional, si quieres que luzcan bien. Pero lo importante es utilizarlas para evitar el uso de servilletas en casa, y sólo lavarlas y secarlas al sol después de algunos usos.

 

Lava con menos frecuencia

No hagas rituales de lavado del tipo “debo lavar cada sábado”. Es probable que ni siquiera sea necesario. Si lavas menos no sólo ahorras agua, electricidad y detergente; también estarás evitando el deterioro de tu ropa. Así que piénsalo bien antes de lavar y revisa que no te falten prendas para evitar otra carga si es posible. Para eso también puedes separar sólo por colores, y no temerle a lavar una sabana o una toalla con el resto de tu ropa (siendo honestos, ¿cuál es la diferencia?).

Y por favor, ¡no utilices secadora! Deja que la ropa se seque al sol.

hogar-sustentable-como-hacer-casa-ecologica
Unsplash

 

Usa el fuego con sabiduría

Si no sabes usar olla exprés, ¡aprende! Es un must para poder ahorrar gas, y de paso puedes cocinarte cosas deliciosas y nutritivas mucho más rápido. Y no olvides emplear tapas, pues esto facilita la cocción de los alimentos. También puedes aprovechar el calor residual apagando el fuego o el horno unos 5 minutos antes, y dejando reposar tus alimentos… ¡quedarán igual de deliciosos!

 

Limpia sin tóxicos

Menos tóxicos, sin olores abrasivos e igual de efectivos: los productos de limpieza hechos a base de sencillos ingredientes como el bicarbonato de sodio, son lo mejor. Toma menos tiempo hacerlos que ir al supermercado por los líquidos convencionales.

 

Desconecta lo que no estés usando

Y sobre todo, no dejes monitores prendidos si no los vas a utilizar: gastan mucha energía.

 

Ten muchas plantas

Está comprobado por la NASA que las platas –y algunas más que otras– ayudan a oxigenar el ambiente. ¿Te imaginas si todos tuvieran más plantas en su hogar? Habría micropulmones en toda la ciudad. Además, ayudan a reforzar la conexión con el entorno y a relajarnos.

Ten muchas plantas  Está comprobado por la NASA que las platas –y algunas más que otras– ayudan a oxigenar el ambiente. ¿Te imaginas si todos tuvieran más plantas en su hogar? Habría micro-pulmones en toda la ciudad. Además ayudan a reforzar la conexión con el entorno y a relajarnos.

 

Separa la basura

Orgánica, inorgánica y reciclable. Sólo necesitas tres botes distintos… no es nada del otro mundo. Y con la basura orgánica puedes hacer tu propia composta.

 

Recoleta agua

Usa cubetas para almacenarla y utilízala en tareas de limpieza o para regar las plantas.

 

Seguir con macrocambios

Estos pueden ser un poco más difíciles, o por lo menos exigir mayor tiempo o inversión. Pero con el tiempo, estos cambios te ayudarán a ahorrar dinero. Y harán de tu hogar un espacio 100% sustentable.

 

Haz un recolector de agua

Si ya recolectas el agua de lluvia, sabrás la enorme cantidad de agua de la que te puedes hacer en una sola noche de tormenta. Muchas veces ésta rebasa por mucho lo que algunas cubetas pueden recolectar. Por eso te recomendamos instalar un recolector de agua, que a la larga es mucho más práctico. Aquí te decimos cómo.

 

Instala paneles solares

No es tan difícil y te puede ahorrar un 90% de la tarifa eléctrica. Sólo busca en tu país empresas que los instalen (y emancípate). Aquí puedes consultar algunas en México.

Instala paneles solares  No es tan difícil y te puede ahorrar 90% de la tarifa eléctrica. Sólo busca en tu país empresas que los instalen (y emancípate). Aquí puedes consultar algunas en México.

 

Instala aireadores en los grifos de la cocina y el baño.

Éstos son filtros que se enroscan en el grifo y que al abrirlos permiten que salga un chorro de agua a presión, porque mezclan el agua con el aire. Así podrás ahorrar hasta un 50% de agua.

 

Si vas a construir, usa ladrillos de botellas PET

Esto consiste en utilizar botellas en lugar de ladrillos. No sólo es un material de gran resistencia y firmeza, sino que además genera mejores condiciones térmicas, tanto en climas fríos como calurosos. Y claro, implica darle un uso a las contaminantes botellas de plástico. Puedes utilizar también materiales de construcción alternativos.

 

Cultiva tu propia comida

Es imposible que cultives todo lo que necesitas. Pero puedes empezar por algunos cultivos fáciles de germinar, y haciendo un huerto casero paso a paso como ya te hemos mostrado.

hogar-sustentable-como-hacer-casa-ecologica

 

Haz un jardín comunitario

Esta es otra opción para hacer tu propia comida, que además empodera a la comunidad y te conecta con otros. Sólo necesitas encontrar un espacio: un camellón es lo ideal, pero puede que incluso sea un espacio compartido en tu edificio –si vives en departamento–, en un parque cercano o en una jardinera lo bastante grande.

 

Construye tus propios muebles

La industria de muebles es una de las culpables de la deforestación a nivel mundial. Así que mejor dale una nueva vida a esa maleta vieja, a una llanta o a ese cajón de madera para frutas. Aquí hay algunas increíbles ideas que te motivarán.



Esta jardinera, además de adornar tu hogar, es un biofiltro que limpia aguas grises

Cuidar el agua va mucho más allá de no gastarla; también puedes volver a utilizarla si la filtras adecuadamente. Esta propuesta es una opción muy útil y a bajo costo para hacerlo.

Sabemos con mucha certeza, gracias a la creciente conciencia ambiental, que hay que cuidar el agua. Pero no se trata sólo de no desperdiciarla, el agua es un recurso que también se puede reutilizar. El secreto está en aprender a limpiarla correctamente, para que su uso sea seguro. Utilizamos agua para todo y esto representa un gasto fuerte, tanto económico, como ambiental. Si procuramos reutilizar el agua, no solo le damos larga vida a este preciado recurso, también estamos disminuyendo el gasto de energía utilizada para hacerla llegar hasta cada casa.  

En muchas ciudades, que carecen de fuentes propias de agua, esta se trae desde muy lejos, impulsándola con bombas eléctricas y esto representa altas emisiones de carbono. Además, hay diferentes tipos de aguas residuales, algunas necesitan ser tratadas en plantas muy especiales (como las aguas negras) y eso también requiere un gasto energético. Por otro lado, hay otro tipo de agua que tú puedes limpiar desde tu casa, evitando que se mezclen con las llamadas aguas negras y ayudando a ahorrar energía. El ahorro también es económico, pues si reciclas agua, utilizaras mucha menos de la que viene directamente de la corriente y eso se va a reflejar en tus gastos cotidianos.

¿Qué tipos de agua puedes limpiar?

biofiltro-jardinera-filtrar-aguas-grises

Las aguas negras (que provienen de los escusados) no se pueden tratar desde casa de forma segura para la salud. Por otro lado, las aguas grises o aguas jabonosas son mucho más fáciles de manejar. Las aguas jabonosas son las que vienen del lavabo, fregadero, regadera, lavadora y lavadero. Además de jabones, las aguas grises sí contienen materia orgánica y bacterias, pues hemos utilizado esa agua para deshacernos de estos residuos. Vale la pena limpiarlas, porque esa materia orgánica se descompone y las bacterias se multiplican, convirtiendo las aguas grises en una variante muy similar a las aguas negras.

¿Cómo tratarla fácilmente?

biofiltro-jardinera-filtrar-aguas-grises

Las aguas jabonosas se pueden tratar utilizando un biofiltro. Este consiste en la utilización de plantas y microorganismos para degradar la materia orgánica que contamina el agua. Los biofiltros de este tipo se pueden estructurar en forma de jardinera para que, además de cumplir su función, adorne tu casa o calle.  Sòlo debes recordar que las plantas que te ayudarán a limpiar el agua tienen que poder sobrevivir a un medio pantanoso, es decir, constantemente húmedo.

biofiltro-jardinera-filtrar-aguas-grises

El funcionamiento del biofiltro-jardinera es muy sencillo. Tienes que conectar todas tus salidas de aguas jabonosas hacia las jardineras a utilizar. El agua pasa por una “trampa de grasas” que sirve para captar toda los residuos grasos que puedan estar contaminándola. Esa misma trampa se encarga de separar los componentes sólidos más grandes, así el filtro no se tapará. A continuación, el agua llega a la jardinera, que es de un material impermeable y el relleno se divide en tres fases. La primera y tercera fase son grava volcánica, que ayudan a distribuir el agua de forma uniforme al entrar y salir. La fase intermedia es una mezcla de tierra y arena, que estará constantemente húmeda y aquí es donde se siembran las plantas de pantano. El jabón en el agua contiene nitrógeno y fósforo y las plantas lo aprovechan. Aunque, de cualquier forma, es recomendable tratar de utilizar poco cloro y detergentes biodegradables en la limpieza de casa. El agua filtrada se puede volver a aprovechar en labores domésticas, cerrando el ciclo de reutilización.

La construcción, instalación y mantenimiento del biofiltro en jardinera requiere tiempo y cuidado. Pero la inversión es valiosa en muchos sentidos. Si quieres aprender a armar el tuyo, diseñándolo para cubrir las necesidades de tu familia, puedes consultar este manual.