Urge cuestionar los espectáculos que utilizan animales salvajes

A pesar de que existen razones históricas y medioambientales para detenerlos, pocos países han prohibido hasta ahora los shows protagonizados por animales sometidos.

El parque acuático SeaWorld, en Orlando, es particularmente famoso por sus espectáculos con ballenas y delfines. Sin embargo, en 2005 el popular show terminó  en tragedia, ya que la famosa ballena Orca, Tilikum, provocó la muerte de su entrenadora. Dawn Brancheau, de 40 años y con 16 de experiencia entrenando animales marinos, perdió la vida mientras se llevaba a cabo una de las celebradas presentaciones. 

Hace casi diez años que ocurrió esta tragedia y aún existen cientos de espectáculos que utilizan animales  como elementos centrales. Mientras tanto se sigue etiquetando a los animales como un peligro (la orca “asesina”), pero en cambio se les expone a condiciones antinaturales esperando que se comporten de acuerdo a nuestro placer visual. 

Tilikum ya había estado involucrada en la muerte de una entrenadora en Canadá, junto con otras dos ballenas. Mientras que en otros parques de la cadena SeaWorld ocurrieron ataques, también perpetuados por orcas, en 2004 y 2006. Estos antecedentes como el reciente suceso sugieren que es momento de repensar nuestra relación cultural con los animales salvajes, en lo que se refiere a mantenerlos cautivos para protagonizar espectáculos.  

En diversos países se han estado tomando medidas contra los espectáculos que incluyen animales salvajes, por ejemplo en la Ciudad de México recientemente fueron prohibidos. Por otra parte, la WWF mantiene una campaña contra zoológicos y circos, argumentando que este tipo de espacios atentan contra la integridad de los animales.  



Osos bebé eran obligados a conducir motonetas en un circo, pero la empatía los salvó (video 📽️)

Se trata de una especie en peligro de extinción que, en este caso, era esclavizada para el entretenimiento de unos pocos.

Sugar y Spice no conocían más entorno que el circo. Apenas tenían 1 año de edad y estos osos bebé ya se sabían toda una rutina, la cual eran forzados a realizar en un circo itinerante en Vietnam. Dicha humillante rutina incluía montar una motoneta, lo que cada función ponía en riesgo inminente la vida de estas crías.

Pero Sugar y Spice fueron liberados de la esclavitud.

Afortunadamente, en un hecho inédito para los circos de Vietnam, los pequeños osos fueron rescatados por la policía local de Hanói, con ayuda de la organización Animals Asia de Vietnam. En un comunicado de prensa, la organización manifestó su agradecimiento por la celeridad con la que se tomó acción en el caso, y agregó que:

[…] de esta manera mandamos un claro mensaje a los circos alrededor del país para que sepan que no están por encima de las leyes sobre vida salvaje.

Los osos bebé, dos ejemplares de la especie llamada oso tibetano, fueron llevados al recinto Bear Rescue Centre de Vietnam. Ahí, ambos podrán vivir sus vidas con toda tranquilidad. Y es que, además, se trata de un auténtico paraíso, especialmente bello y bien adecuado para los osos, quienes usualmente permanecen ahí todas sus vidas, ya que no pueden ser liberados a la vida salvaje tras haber sido sustraídos de ella a tan temprana edad.

osos-bebe-esclavitud-circos-animales-salvajes-rescate

Lamentablemente, no se sabe cuántos osos tibetanos quedan… 
Lo que es seguro es que esta especie se encuentra en peligro de extinción.

Por eso es de celebrarse que la vida de Sugar y Spice pudiera cambiar, siendo que los circos en Vietnam, como en otros lugares del mundo, siguen esclavizando animales con toda impunidad. Además de que en muchos circos alrededor del mundo es legal la posesión de animales salvajes, siempre y cuando cuenten con papeles que les otorgan “propiedad” legítima sobre ellos.

No obstante, la liberación de Sugar y Spice es la primera acción legal que las autoridades de Vietnam toman contra un circo. Así que no estamos sólo ante una historia con final feliz, sino que podría ser la primera de muchas en esta región asiática.



Increíbles inventos hechos con impresoras 3D para ayudar a los animales (FOTOS)

Desde 2010, la impresión de órganos ha ayudado tanto a personas como a animales a recuperar un estilo de vida integral y saludable

El 3D printing o la fabricación aditiva es un proceso enfocado en crear objetos en 3a dimensión a partir de archivos digitales. Esto se logra gracias a la acumulación seccional de las capas del material hasta convertirlo en un elemento con forma. 

Desde su invención, el 3D printing se ha utilizado para diferentes objetivos, como crear prototipos de diseños visuales, en la fundición de metales, la arquitectura, la educación, para productos relacionados con la salud, en el entretenimiento y el arte, entre otros. Inclusive ha ayudado a reconstruir fósiles en estudios paleontológicos, replicar artefactos en arqueología, restaurar huesos o partes corporales en patología forense, etcétera.

Pero quizá el uso más característico y trascendente del 3D printing es el de la biotecnología, donde es posible recrear órganos y partes del cuerpo a través de las técnicas de inyección. Existen múltiples maneras para referirse a esta aplicación: impresión de órganos, bioimpresiones, ingeniería de tejidos computarizados.

Desde 2010, la impresión de órganos ha ayudado tanto a personas como a animales a recuperar un estilo de vida integral y saludable. Los ejemplos perfectos son estos 10 animales que, gracias a las bioimpresiones, pudieron volver a su normalidad: