Al igual que comer en exceso, fumar es uno de los vicios que más nos perdonamos cuando nos encontramos bajo presión profesional, emocional o social. Nos solemos repetir el viejo adagio de “una vez al año, no hace daño”. Sin embargo, ¿cuántas veces a la semana nos encontramos bajo los efectos del estrés y la ansiedad?

En el momento en que por fin juntamos las fuerzas necesarias para dejar de fumar debemos resistir el período del síndrome de abstinencia, aquel momento en el que tu cuerpo se reacostumbra a la ausencia de químicos extras (como la nicotina) y así, regresar al estado de homeostasis. Muchas personas sufren de ansiedad, sudoración o angustia, por lo que tienden a comer de más, ejercitarse, tomar más agua o más café, etcétera.

De acuerdo con EcoAgricultor existen ciertas hierbas medicinales que facilitan los síntomas del síndrome de abstinencia y por consiguiente, ayudan a dejar de fumar. Te las compartimos:

– Hisopo (Hyssopus officinalis L). Se encarga de mejorar el sistema respiratorio, eliminando mucosidades. Alivia las sensaciones de ansiedad derivadas de la abstinencia.

– Ginseng (Panax ginseng). Ayuda a sentirte más estable frente a situaciones de estrés, ansiedad y fatiga. Además es un buen apoyo para dormir, mejorando asimismo el sistema inmunológico.

– Hipérico (Hypericum perforatum). Refuerza la actividad mental.

– Cimicífuga (Cimicifuga racemosa). Combate síntomas de irritabilidad, los cambios bruscos de estados de ánimo, el nerviosismo y los trastornos del sueño.

– Lobelia (Lobelia inflata). Fortalece el sistema respiratorio, aliviando los síntomas del síndrome de abstinencia.

– Menta de gato (Nepeta cataria). Es relajante y regula el sueño, eliminando dolores de cabeza relacionados con el síndrome de abstinencia.

 Foto principal: Adriano Agulló/Flickr