TOP: 5 recetas deliciosas para integrar la chía a tu dieta diaria

La chía es una semilla con múltiples beneficios para el cuerpo humano

La chía, cultivada desde hace siglos en Centroamérica, es una semilla que ha ganado popularidad en los últimos años. Desde 1991, varios científicos se han encargado de descubrir sus increíbles propiedades:

Combate la diabetes tipo 2, ya que regula los ritmos de digestión y controla los niveles de azúcar en la sangre; fortalece los dientes y huesos gracias a sus altos niveles de fibra, calcio y fósforo; ayuda a tener un abdomen plano pues controla la cantidad de grasa abdominal que acumulas; regula el apetito y el sueño, manteniéndote satisfecho y feliz; y finalmente, mejora la presión sanguínea de los diabéticos, incrementando los niveles de colesterol sano y disminuyendo los del colesterol dañino.

En caso de que ya la hayas conseguido pero no tengas idea de cómo integrarla a tu dieta, te compartimos cinco maneras divertidas de hacerlo:

1. Pudín de chía con kiwi y granada. Vierte 350ml de leche de almendras y 3 cucharadas de chía en una jarra y agítala hasta que las semillas estén completamente inmersas en el líquido. Deja que se asiente durante 15 minutos. Después, añade 1 cucharadita de azúcar de coco. Finalmente, sirve en un tazón con kiwi y granada.

2. Mousse de chocolate y chía. Vierte en la licuadora 1 lata de crema de coco, ¼ taza de chía, ¼ de jarabe de maple y 1/3 de cacao en polvo. Deja que se revuelva durante 10 minutos, y durante otros 10 minutos deja que se asiente. Una vez que tenga una consistencia similar a la tapioca, revuelve durante 30 segundos, hasta que esté suave. Sírvelo en tazas y deja reposar durante 4 horas. Bonus: decóralo con cerezas.

3. Barras de cereza y chía. En un procesador de comida, añade 1 taza de nueces crudas, ½ taza de cerezas secas, ¼ taza de semillas de calabaza, 2 cucharadas de chía, 1/3 de taza de mantequilla de almendras, 2 cucharadas de jarabe de maple y ¼ taza de coco rallado. Machaca los ingredientes hasta formar una pasta. Coloca la mezcla en una bandeja para hornear e introdúcela al refrigerador durante 2 horas. Después corta la masa en barras y sirve.  

4. Nieve de cacao y chía. En la licuadora coloca ¼ de chía, 1 lata y media de crema de coco, 2 cucharadas de cacao en polvo, 3 cucharadas de jarabe de maple, 1 cucharadita de extracto de vainilla, 30ml de chocolate amargo derretido y 3 dátiles deshuesados. Después de convertir los ingredientes en una sustancia homogénea, déjala reposar durante 15 minutos. La mezcla debe estar cremosa y espesa. Viértela en una máquina para hacer helados y sigue su instructivo. Congela la mezcla hasta que esté lo suficientemente firme como para que se sostenga en una cuchara. 

5. Paletas heladas de frambuesa y coco. Vierte 350ml de leche de coco y 3 cucharadas de chía en una jarra y agítala hasta que las semillas estén completamente inmersas en el líquido. Añade 1 cucharada de azúcar de coco y ¾ de frambuesa. Revuelve. Deja que se asiente durante 2 horas, luego vierte el líquido en moldes para paletas y congélalo.



Reencanta tu existencia reemplazando en tu bebida hielos por flores congeladas

Crea bebidas únicas con estas plantas y flores para adornar cubos de hielo.

Siempre habrá flores para aquel que quiera mirarlas.

Henri Mattise

La inspiración es algo que debemos de procurar hasta en los más pequeños detalles de la vida. Por ejemplo, no es lo mismo beber algo con simples hielos, a beberlo con flores congeladas. La experiencia sin duda no es la misma… ¿quieres apostar?

Embellecer la mayor cantidad de aspectos en nuestra existencia, por más cotidianos o insignificantes que parezcan, incide en cómo veremos la vida misma, en nuestros flujos anímicos  y también en nuestra forma de relacionarnos con la realidad –de, literalmente, reencantarla–.

Por eso te invitamos a confeccionar hielos florales y así aderezar, con una pincelada estética, tus futuras bebidas.  Para elaborarlos, sólo se debe  desinfectar las flores o frutas. Acto seguido, se pone la fruta o flor dentro del porta hielos y listo. Si son fruta, pueden picarse o ponerse entera. Lo mismo sucede con las flores, sólo que éstas, en lugar de picarlas, se separarían por pétalos. Después se vierte el agua para crear los cubos de hielo y se deja una hora en el refrigerador. 

Además, si quieres llevar el ejercicio a un plano más transcendental, incluso puedes elegir la flor o fruto de acuerdo a, por ejemplo, las propiedades medicinales o cualidades metafísicas de cada planta.

A continuación algunas flores y frutas que pueden quedar bien con tu bebida:

Lavanda

 

Conocida por su valor espiritual, los romanos la usaban en la petición a sus Dioses o rituales, también fueron utilizadas en la Edad Media como plantas medicinales. Pueden ir junto a cualquier bebida y ocasión. 

Fresa

 

Desde épocas antiguas, se consideraba la fruta favorita de Venus. La leyenda dice que cuando Adonis murió, la diosa de amor vertió lágrimas que se convirtieron en corazones pequeños y rojos: las fresas. Decorar tus hielos con este fruto demostrará tu lado romántico y apasionado.

Diente de León

Son famosos por su delicadeza y peso pluma. Coloca la flor de manera completa y vierte el agua para hacer el cubo. También, puedes hacerlo a partir de sus pétalos. Su elección denota una personalidad tierna, que se adapta fácilmente al cambio y es muy independiente

Mango

 

Sus orígenes se remontan al Norte de la India Myanmar. Por lo que tiene una presencia muy importancia en los rituales hindúes. Su uso significa osadía y amor por la vida. Le otorgará un sabor dulce a tus bebidas. 

Margarita

De acuerdo a la leyenda romana, la ninfa Bélides se convirtió en esta flor para escapar del dios Vertumnos. En los tiempos victorianos eran asociadas a la modestia pureza. Su uso representa la inocencia fragilidad.