La chía, cultivada desde hace siglos en Centroamérica, es una semilla que ha ganado popularidad en los últimos años. Desde 1991, varios científicos se han encargado de descubrir sus increíbles propiedades:

Combate la diabetes tipo 2, ya que regula los ritmos de digestión y controla los niveles de azúcar en la sangre; fortalece los dientes y huesos gracias a sus altos niveles de fibra, calcio y fósforo; ayuda a tener un abdomen plano pues controla la cantidad de grasa abdominal que acumulas; regula el apetito y el sueño, manteniéndote satisfecho y feliz; y finalmente, mejora la presión sanguínea de los diabéticos, incrementando los niveles de colesterol sano y disminuyendo los del colesterol dañino.

En caso de que ya la hayas conseguido pero no tengas idea de cómo integrarla a tu dieta, te compartimos cinco maneras divertidas de hacerlo:

1. Pudín de chía con kiwi y granada. Vierte 350ml de leche de almendras y 3 cucharadas de chía en una jarra y agítala hasta que las semillas estén completamente inmersas en el líquido. Deja que se asiente durante 15 minutos. Después, añade 1 cucharadita de azúcar de coco. Finalmente, sirve en un tazón con kiwi y granada.

2. Mousse de chocolate y chía. Vierte en la licuadora 1 lata de crema de coco, ¼ taza de chía, ¼ de jarabe de maple y 1/3 de cacao en polvo. Deja que se revuelva durante 10 minutos, y durante otros 10 minutos deja que se asiente. Una vez que tenga una consistencia similar a la tapioca, revuelve durante 30 segundos, hasta que esté suave. Sírvelo en tazas y deja reposar durante 4 horas. Bonus: decóralo con cerezas.

3. Barras de cereza y chía. En un procesador de comida, añade 1 taza de nueces crudas, ½ taza de cerezas secas, ¼ taza de semillas de calabaza, 2 cucharadas de chía, 1/3 de taza de mantequilla de almendras, 2 cucharadas de jarabe de maple y ¼ taza de coco rallado. Machaca los ingredientes hasta formar una pasta. Coloca la mezcla en una bandeja para hornear e introdúcela al refrigerador durante 2 horas. Después corta la masa en barras y sirve.  

4. Nieve de cacao y chía. En la licuadora coloca ¼ de chía, 1 lata y media de crema de coco, 2 cucharadas de cacao en polvo, 3 cucharadas de jarabe de maple, 1 cucharadita de extracto de vainilla, 30ml de chocolate amargo derretido y 3 dátiles deshuesados. Después de convertir los ingredientes en una sustancia homogénea, déjala reposar durante 15 minutos. La mezcla debe estar cremosa y espesa. Viértela en una máquina para hacer helados y sigue su instructivo. Congela la mezcla hasta que esté lo suficientemente firme como para que se sostenga en una cuchara. 

5. Paletas heladas de frambuesa y coco. Vierte 350ml de leche de coco y 3 cucharadas de chía en una jarra y agítala hasta que las semillas estén completamente inmersas en el líquido. Añade 1 cucharada de azúcar de coco y ¾ de frambuesa. Revuelve. Deja que se asiente durante 2 horas, luego vierte el líquido en moldes para paletas y congélalo.