Llegan a Nueva Zelanda los primeros refugiados por causa del Cambio Climático

Aunque el calentamiento global y el incremento del nivel del mar no se consideran causas legitimas para pedir asilo, el paradigma parece estar cambiando para beneficiar a las víctimas de los desastres naturales.

De acuerdo a un artículo en la revista digital Grist, por primera vez en la historia, un país ha dado asilo a una familia de refugiados del Cambio Climático. La familia Tuvalu, originaria de una isla del Pacifico, citó el Calentamiento Global como la razón por la cual no puede habitar su país, ya que como consecuencia del derretimiento glacial, su hogar se encuentra completamente inundado y pronto desaparecerá. Nueva Zelanda aceptó darles asilo, aunque en el pasado han rechazado peticiones de este tipo.

Este parece ser un enorme paso hacia reconocer a las millones de personas que son víctimas de los desastres naturales causados por el Cambio Climático —desde zonas áridas que pasan por sequías nunca antes registradas, hasta las naciones enteras que son destruidas después del paso de un huracán u otros desastres similares—, quienes actualmente no son reconocidas dentro de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados.

Este caso podría sentar las bases que nos obliguen a considerar que el Cambio Climático ya no es una amenaza, sino una realidad que muchos experimentan diariamente. Sin embargo, el Washington Post destaca que este caso puede no cambiar el futuro de los refugiados del Calentamiento Global, ya que las leyes de Nueva Zelanda permiten la entrada refugiados en base a “fundamentos humanitarios excepcionales”. 

En el caso de los Tuvalu, la corte mencionó el Calentamiento Global como una de muchas razones por las que el país le otorgaba asilo a la familia, de manera que el hecho de que su hogar está desapareciendo en el mar queda en segundo plano. 

Lamentablemente, el número de personas que serán desplazadas a causa de cambio climático continuará creciendo. 



La cartografía del desastre ecológico que nos muestra cómo será el mundo si sube la temperatura 4 grados

Territorios desertificados, costas tragadas por el mar y una Antártica urbanizada es lo que predice este mapa.

Mediante la cartografía se han conocido y reconocido los territorios, recreándolos en mapas que nos ayudan a comprender las delimitaciones de cada lugar y sus especificidades. Pero, ¿qué tal si pudiéramos prever cómo será el territorio, y no sólo recrearlo?

Eso es lo que hizo Parag Khanna, un experto en relaciones internacionaleS, un futurista geopolítico, que defiende la utilidad de la geografía para comprender nuestro pasado, nuestro presente e, incluso, nuestro futuro, porque los cambios de los mapas son los cambios de la civilización. Khanna utilizó para probarlo un mapa muy distinto a cualquiera conocido:

cartografia-mapa-cambio-climatico-como-sera-mundo-sube-temperatura-4-grados-crisis-ecologica-consecuencias

Aquí puedes ver el mapa a mayor escala

Se trata de una cartografía de la catástrofe ecológica que podríamos enfrentar en unos años, si la temperatura sigue subiendo. Porque según Khanna, el mapa del mundo cambia constantemente por las acciones del hombre, y una de las mayores razones detrás de ello son los cambios que estamos provocando en el metabolismo de la tierra, y que están ocasionando una gran crisis ecológica.

Ésta, como muchos sabemos, está causando un aumento de la temperatura por la emisión de C02, el deshielo acelerado en zonas polares y el acrecentamiento de los mares. Junto con la pérdida de la biodiversidad, esto constituye una catástrofe sin precedentes que es difícil de imaginar. Es por eso que Khanna se ha valido de la cartografía para ayudarnos a hacerlo, utilizando un mapa anteriormente publicado en la revista New Scientist.

Las zonas amarillas son las desertificadas, mientras que las marrón son aquellos lugares que quedarán inhabitables por climas extremos. Lo marcado en rojo son costas e islas tragadas por el mar; lo verde son nuevos lugares habitables, y los puntos simbolizan zonas donde podrían ubicarse enormes parques de paneles solares y otras energías limpias. 

¿Y cómo es el desastre ecológico mapeado?

Una Sudamérica desértica, una Patagonia a punto de perderse entre las aguas y una Antártica densamente poblada y urbanizada: una especie de oasis, como lo serían también Escandinavia, Siberia y el norte de Canadá, los lugares fríos que podrían convertirse en nuevos campos de cultivo.

Aquí puedes ver el mapa a mayor escala.

La población del Ártico es de menos de 4 millones de personas, pero podría llegar a las 400 millones en los próximos años.

No obstante, las pérdidas serían demasiadas. Todo lo que conocemos desaparecería: ciudades enteras, llenas de patrimonios y de historia. Peor aún, cientos de especies hoy en riesgo se extinguirían junto con sus ecosistemas. Verlo así, en un mapa, resulta apabullante y estremecedor.

Pero según Khanna, podemos anticiparnos a esos cambios y evitarlos. De eso se trata el ejercicio gráfico y cartográfico que realiza en su libro, Connectography, mapping the future of global civilization, donde busca indagar en las soluciones a los conflictos bélicos, a las crisis económicas y por supuesto, a la crisis ecológica.

cartografia-mapa-cambio-climatico-como-sera-mundo-sube-temperatura-4-grados-crisis-ecologica-consecuencias

Estos ejercicios de imaginación cartográfica podrían, sin duda, contribuir a sembrar un poco de conciencia contemporánea, pero sobre todo a cimbrarla para hacer algo al respecto.

También en Ecoosfera: La extinción masiva que, según un cálculo matemático, podríamos alcanzar para 2100

 



¿Qué son las manos que surgen del mar y sostienen un edificio veneciano?

El calentamiento global, causado por el desequilibrio ecológico en numerosas regiones del mundo, ha provocado varias consecuencias: desastres naturales, sequías, inundaciones, descongelamiento de los polos, renacimiento de bacterias prehistóricas, guerras, entre otras más.  Frente a esta situación, numerosos activistas y estudiosos en la materia han tratado de frentar el calentamiento global. Para lograrlo han procurado […]

El calentamiento global, causado por el desequilibrio ecológico en numerosas regiones del mundo, ha provocado varias consecuencias: desastres naturales, sequías, inundaciones, descongelamiento de los polos, renacimiento de bacterias prehistóricas, guerras, entre otras más. 

Frente a esta situación, numerosos activistas y estudiosos en la materia han tratado de frentar el calentamiento global. Para lograrlo han procurado generar consciencia en la población mediante la reeducación, promulgación de experimentos ambientales, búsqueda de derechos humanos y de la biodiversidad o arte.  

Un ejemplo de ello son las manos que aparecieron en Venecia. Se trata de un proyecto artístico de Lorenzo Quinn, en donde dos manos, que surgen del fondo del mar, detienen un edificio italiano a punto de hundirse. Esta escultura se llama ApoyoSupport, en inglés– y tiene el objetivo de transmitir empoderamiento. En palabras de Quinn, “Las manos sostienen mucho poder –el poder de amar, odiar, crear o destruir.”, y el poder que un individuo tiene para salvar al planeta –y reducir los efectos del calentamiento global. Compartimos sus imágenes: