Ciudades céntricas VS Ciudades desbordadas: ¿Cuál provoca más obesidad por su infraestructura?

Los resultados mostraron que los vecinos con una estructura vial densa (compacta) tienen un índice de obesidad menor.

En los últimos hemos visto numerosas propagandas que denuncian la obesidad: folletos que recomiendan actividades que previenen esta condición, estudios que advierten sus posibles consecuencias en la salud, datos que resaltan la gravedad de su incidencia, entre otros. 

La obesidad y el sobrepeso se definen como la acumulación excesiva de grasa que es perjudicial para la salud (OMS, 2012). Estas condiciones son medidas con base en el índice de la masa corporal (IMC), que se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros. En otras palabras, un IMC igual o superior a 25 se califica como sobrepeso; mientras que uno igual o superior a 30, es categorizado como obesidad. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2008, 1400 millones de adultos mayores de 20 años tenían sobrepeso; y dentro de esa misma población, más de 200 millones de hombres y 300 millones de mujeres eran obesos. Mientras que, en 2010, alrededor de 40 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso.

Es sabido que el conjunto de hábitos alimenticios insalubres y la presencia del sedentarismo, son las dos principales causas del sobrepeso y la obesidad.   Sin embargo, un nuevo estudio de la Universidad de Colorado, en Denver, y de la Universidad de Connecticut consideró que había otro factor influyente: una posible correlación entre la infraestructura urbana y la salud pública. 

Tras la rigurosa observación de 24 ciudades en California, donde la mitad contaba con buenos registros de mortalidad vial y la otra, con pobres registros, los investigadores clasificaron cada ciudad según la densidad de redes de las calles, su conectividad y la configuración de sus calles. Después, compararon los índices de obesidad, diabetes, presión sanguínea alta, enfermedades cardiovasculares y asma. 

Los resultados mostraron que los vecinos con una estructura vial densa (compacta) tienen un índice de obesidad menor, así como de diabetes,  presión sanguínea alta, enfermedades cardiovasculares (mas no asma). Mientras que las ciudades con una estructura vial más amplia (para el flujo de los coches), cuentan con índices más altos de obesidad y diabetes; al igual que áreas de restaurantes de comida rápida. 

Los autores concluyeron que mientras es posible cambiar el estilo de vida a uno más saludable en cualquier tipo de ciudad, los resultados sugieren que las personas que viven en ciudades más compactas tienden a gozar de una mejor salud (en relación con el sobrepeso y obesidad). 



7 tips para lograr comer más saludable poco a poco

De lo que te alimentes dependerá cuánta energía tengas, por lo cual tu dieta es de vital importancia para tu día a día.

Comer es regresar siglos de cultura en cada bocado que damos. A veces olvidamos eso, lo cual nos lleva a interiorizar malos hábitos que en realidad tienen muy poco tiempo de existir. Pero reflexionar sobre ello nos puede llevar a ser más conscientes de lo que implica en sí el acto de comer y lo importante que es hacerlo de manera saludable.

El problema de nuestra cultura en torno a la comida es que se basa en las necesidades del trabajo llamado “productivo”, por lo cual surgieron conceptos como el de la “fast food” y muchas formas de comida procesada que se puede hacer en minutos pero que guarda muchos secretos que algunos no quieren que sepas. Ello nos ha llevado a dietas mal equilibradas y, a la mayoría, a saber muy poco de preparación de alimentos, lo que a la postre se ha rodeado de mitos acerca de “lo difícil que es cocinar”, cuando en realidad puede ser muy fácil y resultar en una práctica relajante y placentera.

alimentos saludables dieta saludable comer bien

Tomando todo esto en cuenta hemos hecho este breve listado para que te sea más sencillo comer bien y energetizar tu cuerpo.

Aprende a cocinar apoyándote del internet

Tenerle miedo a la cocina es lo peor que puedes hacer si quieres comer más sano. Pero ten en mente que actualmente es mucho más fácil aprender a cocinar —por lo menos lo más básico—, apoyándote en las recetas que circulan por internet. Este es un beneficio relativamente nuevo al cual podemos sacarle mucho provecho, pues hay decenas de videos que contienen recetas deliciosas de dificultad variable para que te vayas entrenando.

Haz una lista de variaciones con los mismos ingredientes

¿Te gusta la pasta? ¿El arroz? ¿Los emparedados? Pues de todos estos platillos hay decenas de variaciones, así que lo que cocines no tiene por qué aburrirte jamás. La pasta y el arroz son bases perfectas para cientos de recetas, y puedes hacerlos incluso pensando en la comida internacional que más te guste, como por ejemplo un ramen con verduras.

arroz-comida-saludable-facil

También te sorprenderías de la variedad de emparedados que puedes hacer combinando ingredientes: pescado, carnes frías, quesos, huevo, hongos (en todas sus variedades como portobello, setas o champiñones), vegetales (como la berenjena) y todo ello en infinitas combinaciones. También puedes consultar los menús de tus restaurantes favoritos para sacar ideas.  

Cocina lo que vayas a comer en tres días o más

La comida rápida y más “práctica” que venden en los congeladores de los supermercados debe ser tu última opción, incluso si consideras que en verdad te ayuda a tener más tiempo libre para otras actividades. Si quieres hacer algo realmente práctico y rápido, cocina una vez para varios días. Familiarizate con la caducidad de los platillos que hagas y guárdalos en envases herméticos y bien ordenados. Recuerda que el congelador es tu aliado para guardar quesos, pan, pescado y otros productos, lo que te puede ayudar a disminuir el tiempo que le dedicas a hacer compras.

No olvides preparar una que otra salsa o aderezo para que no sientas insípida tu comida (en esto tus mejores aliados son verduras frescas para salsas, y aceite de olivo y vinagre balsámico para aderezos). También puedes comprar muchas especias para variar sabores, así como granos y semillas como el ajonjolí o la linaza, mismos que, además de saludables, sazonan increíblemente lo que prepares con sólo espolvorearlos sobre los platillos.

El snack saludable

El bocado entre comidas es el dolor de cabeza de muchos. Muchas veces optamos por barritas o galletitas que no son siempre tan sanas, y que podríamos variar con opciones más saludables. Puedes traer contigo frutas que sean fácilmente transportables, como manzanas o ciruelas, y acompañarlas con yogur natural o queso cottage y granola, o preparar frutas secas deliciosas con el toque exacto de dulzor para el antojo.

comer saludable

O para un snack salado, en vez de papitas puedes optar por zanahorias y apio con aderezo, que puedes comprar ya preparado o preparar a base de jocoque o yogur y condimentos como hierbas finas u orégano. Otra opción deliciosa y proteica es el hummus, un aderezo a base de garbanzo que es exquisito y puedes preparar con diversos ingredientes. Te recomendamos comerlo con zanahorias en lugar de galletas, pues están llenas de vitamina A. 

Cocina asado en lugar de frito

Muchas personas son atraídas por la comida frita, pues el aceite proporciona un sabor que estalla en el paladar de manera increíble. Pero aunque no lo creas, esa sensación la puedes sustituir asando la comida, lo que funciona con carnes y vegetales de manera espectacular, como en el caso de los nopales, que son una gran fuente de fibra y se pueden preparar asados.

Con una buena sartén de teflón puedes cocinar sin preocuparte de que se pegue lo que prepares, incluso huevos estrellados o carne. El secreto estará en cómo sazones lo que prepares. Y si quieres un sabor muy parecido al de lo frito, prueba asando queso, pues su grasita natural lo hace tener un sabor a frito que es delicioso en emparedados, sincronizadas y guisos de verduras o carne. Te recomendamos especialmente el queso panela asado, que además es de los más bajos en grasa pero que aun así adquiere un sabor exquisito. 

Un gran aliado: el aguacate

Este fruto es todo un regalo divino. Llamado la “mantequilla de la naturaleza”, el aguacate no sólo contiene muchísimos nutrientes y vitaminas como la mayoría del complejo B, Calcio, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Sodio y Zinc, sino que además es delicioso y puede ser sustituto de muchas comidas malsanas, como la ya mencionada mantequilla.

aguacate-comida-sana

Es práctico y lo puedes llevar entero para cortarlo en donde estés, pues hasta con las manos lo puedes hacer si está suficientemente maduro. Acompáñalo de rebanadas tostadas de pan negro, mezclado con otras verduras o como aderezo con bastones zanahoria y salsa de soya. Hay muchas recetas fáciles y deliciosas que además van a satisfacer cualquier antojo, pues el aguacate es todo un estallido de sabor para el gusto.

Piensa en antojos y haz la versión fácil

Esto es muy bueno porque retomar comida de otras culturas nos ayudará a equilibrar nuestra dieta con nuevos y sanos ingredientes. Quizás te gusta mucho el sushi por ejemplo, pero piensas que es muy difícil de hacer. Bueno, pues nada más fácil que pensar en los ingredientes que lleva y prepararlo de manera un poco menos complicada. No será el mismo sabor ni textura, pero así puedes perder menos tiempo sin sacrificar demasiado. El sushi por ejemplo es base de arroz y siempre lleva alga nori, aguacate, pepino y algún pescado, aderezado con ajonjolí y salsa soya. Todo eso puedes prepararlo y cortarlo, poniéndolo en un tazón, revolviéndolo y listo. 

Otro ejemplo es el de la comida china. Los rollitos primavera por ejemplo, pueden ser muy laboriosos pero si sólo haces la verdura, cortada en juliana, hirviéndola un poco y luego asandola con cebolla, aceite de sésamo y un toque de jengibre y canela, obtendrás el mismo sabor de los rollitos pero evitando la pasta china frita. Puedes acompañar esta mezcla con arroz y añadirle salsa agridulce de la que venden en tiendas especializadas de comida japonesa para satisfacer el antojo. Y además tendrás para más de una porción.

Además de estos tips hay otros que te recomendamos ir incorporando a tu dieta, como el uso de ingredientes integrales y la reducción en el consumo de azúcar, aunque para no hacer muy complicado tu ingreso al mundo del comer sano y consciente puedes intentar poner estos en práctica antes que nada.



¿Dónde está el dinero asignado para los bebederos en las escuelas? Cuestionan organizaciones mexicanas al gobierno

Aún no hay información sobre cuántos bebederos han sido instalados aún cuando el dinero ha sido asignado.

Foto:www.chilango.com

Cuando se trata de encontrar los motivos por los cuáles la población mexicana, sobre todo en las últimas décadas, ha aumentado exponencialmente sus niveles de obesidad, las respuestas suelen apuntar a que se trata de un asunto cultural. Sin embargo, es muy curioso, pues el aumento alarmante de los niveles de obesidad justo coincide con el tiempo en que las fronteras han sido abiertas a la entrada masiva de comida chatarra.

Estudios apuntan cómo en México no solo es más barato comer chatarra que comida sana, también cómo la distribución de los productos hace que sea mucho más accesible conseguir una producto chatarra que uno sano…

Lo anterior es un indicador de que la cultura mucho se define por lo que hay disponible. Es decir, si las personas, quienes generalmente tienen poco tiempo libre, en sus tiempos de compra disponen mucho más fácilmente comida chatarra, esto perneará su cultura.

Lo anterior es altamente importante, y apunta a que es necesario volver accesibles los productos sanos para los habitantes. En parte por ello en la estrategia nacional contra la obesidad es importante para decenas de organizaciones civiles la incorporación de miles de bebederos a las escuelas públicas.

Los niños han ido en las últimas décadas acostumbrándose a beber bebidas azucaradas cuando tienen sed; lo que resulta fatal para su salud. Por ello es crucial que aumente la cultura del consumo gratuito de agua natural en las escuelas con los bebederos.

Este es el Cuestionamiento

En 2015 fueron asignados $1 mil 360 millones 87 mil 240 pesos para la instalación de bebederos en las escuelas. Sin embargo, la organización El Poder del Consumidor ha encontrado que es inexistente la información sobre el tema. Según el director general del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed), para 2015 se tenía programada la instalación únicamente de 1 mil 500 bebederos. De estos, aún no se cuenta con información sobre cuántos han sido instalados y cuánto han costado.

Según un censo de 2013 del Cembe, en 2013, de 145 mil 427 escuelas públicas de nivel básico, solo el 18% tenía bebedores instalados. Es decir, aún faltaban 118 mil planteles por cubrir.

Ante la nula información organizaciones de la Alianza por la Salud Alimentaria cuestionan al gobierno. ¿Dónde está el dinero y los bebederos en las escuelas?

Si te suena, pregúntaselo tu también a Aurelio Nuño y a la SEP.