¿Cambiaría algo si en los zoológicos los animales estuvieran libres y los seres humanos en cautiverio?

El proyecto Zootopía del arquitecto danés Bjarke Ingels propone una nueva idea de zoológico que, sin embargo, solo hace más evidente el peligro que amenaza a los animales del mundo.

La historia de los zoológicos es antigua y desde su origen está relacionada con cierto deseo de tener al alcance un fragmento de la naturaleza que nos sorprende. Un gesto sin duda egoísta que, por ejemplo, está simbolizado en el hecho de que los primeros zoológicos eran colecciones particulares de reyes, emperadores y en general personas de poder que tenían la capacidad de conservar ejemplares de animales exóticos.

En años recientes, sin embargo, los zoológicos han enfrentado serios cuestionamientos a su modelo y propósito. Mantener a los animales fuera de su hábitat, confinados y además en exhibición para entretenimiento se ha considerado una situación que va en detrimento de la naturaleza misma, por más que en no pocos casos los zoológicos cumplen también funciones de conservación ante los peligros que amenazan la biodiversidad del planeta como consecuencia de la actividad humana.

En este contexto, el arquitecto danés Bjarke Ingels ha presentado “Zootopía”, un proyecto que, grosso modo, tiene como característica principal la inversión de la situación común: los animales están en libertad mientras que los seres humanos se encuentran en cautiverio, creando una suerte de “artificialidad natural” para la fauna exhibida, disimulando tanto los sitios de observación como los edificios circundantes.

El resultado, como casi cualquier utopía, algo tiene de distópico, un proyecto que solo hace más evidente el exterminio tácito o franco al que la flora y la fauna del planeta se encuentra expuesta.



Zoológicos para generaciones más conscientes: ¿son posibles?

Existen algunas propuestas para hacer de estos recintos una utopía natural para animales salvajes.

Nos fascina observar el mundo animal. Y hacerlo –en cualquier formato– es algo que, sin duda, permite expandir nuestra empatía hacia todas aquellas criaturas que habitan el mundo junto a nosotros. En ese sentido, podríamos pensar que los zoológicos han cumplido una misión importante.

No obstante, estos recintos son ya un anacronismo.
Los zoológicos necesitan evolucionar al ritmo que evoluciona la conciencia colectiva
.

zoologicos-futuro-deben-seguir-existiendo-maltrato

Ya no es posible que existan zoológicos cuyo primer –y a veces único– objetivo sea el de convertir a los animales en entretenimiento. Y es que la mayoría de los zoológicos son un negocio: ni siquiera sirven para la conservación, ni se proponen realmente ser un espacio educativo. Basta con ver cómo se hace referencia a los animales que habitan un zoológico como si fueran “una colección”, es decir, como si fuesen objetos, lo que nos recuerda la demanda de PETA porque deje de existir lenguaje antianimal.

Pero aunque es evidente que los zoológicos son prisiones para los animales, no podemos omitir la pregunta: ¿deben seguir existiendo?

Como dice el comediante Romesh Ranganathan para The Guardian: en una época en la cual el naturalista y activista David Attenborough puede llevarnos virtualmente a las entrañas de un elefante, ¿existe un valor para la conservación que justifique mantener a los animales en cautiverio?

Quizá sí: y es que la pérdida de biodiversidad es cada vez mayor, así como la extinción de especies que esta espiral conlleva, lo que a su vez es producto de la crisis climática que atravesamos. En ese sentido, probablemente existan formatos de zoológicos que puedan realmente ayudar a cambiar esta situación.

 

Dinamarca podría ser el primer país en tener una auténtica utopía salvaje

zoologicos-futuro-deben-seguir-existiendo-maltrato

Este país pretende crear el zoológico del futuro, con más de 100,000 hectáreas sin jaulas ni muros. Se llamará Zootopia, y su principal objetivo será invertir la situación común del zoológico, ya que los animales estarán en libertad y los humanos en “cautiverio”. Según el director del proyecto, Richard Østerballe:

La configuración completa de Zootopia se basa en la idea de que los animales ya han creado, de por sí, su propio estado libre en Dinamarca. Ahí, los animales nos invitan a escuchar sobre sus vidas y nos enseñan a respetar otras formas de vivir en esta tierra.

Pero aun así, Zootopia no resuelve los dilemas que pesan sobre el concepto de los zoológicos. Y es que, por más espacio que tengan, los animales siguen siendo prisioneros y objetos cosificados para nuestro entretenimiento.

zoologicos-futuro-deben-seguir-existiendo-maltrato

Quizá necesitemos replantear colectivamente la conservación animal desde otras coordenadas que no sean las tradicionales.

Podría ser posible, por ejemplo, un sistema que nos facilite ser activistas por la conservación y que nos permita acceder al mundo natural de forma respetuosa. Para esto podrían utilizarse los mismos recursos que hoy en día se destinan a estos recintos. Mientras tanto, la cuestión de la educación –sobre todo para los más jóvenes– podría ser resuelta con medios audiovisuales y tecnología digital, por ejemplo, abriendo zoológicos virtuales.

No obstante, falta mucho por discutir para avanzar hacia una nueva relación entre nosotros y el mundo animal. ¿Cuál crees que sea la solución a este dilema?