5 sencillos pasos para salvar a las abejas

El gobierno del Reino Unido compartió con su población (y el mundo) algunas medidas que todos podemos llevar a cabo para ayudar con la preservación de estos importantes polinizadores.

En los últimos años, prácticamente todas las noticias relacionadas a las abejas han sido negativas. Estudio tras estudio parece comprobar que las poblaciones mundiales de estos polinizadores sucumben ante las prácticas insustentables de agricultura, el abuso de pesticidas, y la desaparición de plantas con polen.

Mientras que está dentro de nuestro poder cambiar algunas aspectos negativos que amenazan a las abejas, por ejemplo solo consumir productos orgánicos, también hay otras acciones, aparentemente mínimas, que todos podemos realizar para ayudar a fortalecer a estos insectos, esenciales para la supervivencia humana. Por esto, el Departamento del Medio Ambiente del Reino Unido (Defra por sus siglas en inglés), ha presentado al público sencillos pasos que protegerán a las abejas y a otros insectos polinizadores.

Según Defra debes:

  1. Plantar más flores, arbustos y árboles: cultiva plantas que produzcan néctar y polen que las abejas y otros polinizadores pueden comer todo el año. Por ejemplo: sauce, prímulas y azafranes en la primavera, lavanda, geranio y prado margaritas de ojo de buey en verano, hiedra en otoño, y arbustos mahonia y ciclamen en invierno. (Considera el tipo de clima en el que vives, en México la lavanda, el azar y muchas otras flores se dan fácilmente todo el año).
  2. Permite que zonas de tu jardín crezcan naturalmente: dejar espacios para dientes de león y ortiga permite que las abejas, mariposas, palomillas tengan un lugar para reproducirse, y a la vez deja espacio para las orugas.
  3. No cortes tu césped seguido: después de hacerlo quita el pasto cortado para permitir que las plantas florezcan con facilidad.
  4. No molestes o destruyas nidos o insectos en hibernación: haz todo lo posible para no dañar o molestar los espacios en lo que residen insectos polinizadores.
  5. Considera si realmente es necesario utilizar pesticidas: recurre a medidas naturales para lidiar con las plagas de insectos dañinos. Recuerda que los pesticidas contaminan el aire de todos, no solo de algunos animales. En este link puedes consultar 9 recetas naturales para cuidar de tu jardín. 

[The Telegraph]



Las colonias de abejas toman decisiones como un cerebro humano

Un estudio publicado en ‘Scientific Reports’ ha dado a conocer este hecho, que podría impactar incluso en el desarrollo de inteligencia artificial.

Las abejas son seres colectivos que desde hace mucho nos fascinan, casi tanto como nos desconciertan por su enigmático comportamiento. No sólo son grandes arquitectas, vitales para nuestro entorno; además son de los pocos seres vivos que crean sociedades, como los seres humanos.

Pero a diferencia de nuestras sociedades, los llamados superorganismos de las abejas no son previamente pensados por ellas, sino que se conforman a partir del instinto de las propias abejas y de su “programación”. No obstante, un estudio realizado recientemente por la Universidad de Sheffield del Reino Unido comprobó que las colonias de abejas actúan de manera similar al cerebro humano, estando sincronizadas de tal manera que toman decisiones como un ser humano lo haría a nivel intuitivo. 

Las abejas, en ese superorganismo que es su sociedad, tienen un papel como el de las neuronas en nuestra materia gris

colonias-abejas-decisiones-cerebro-humano-estudio

Sorprendentemente, este estudio no fue hecho bajo métodos de la neurociencia, sino de la psicofísica, una rama de estudio que precisamente ha sido delegada por la neurociencia, pero que ha resultado útil para saber más de los superorganismos del reino animal.

La psicofísica se encarga del estudio de los estímulos y cómo éstos funcionan en el cerebro humano. Sus leyes nunca habían sido aplicadas al estudio de superorganismos, pero el director de dicha investigación, Andreagiovanni Reina, pensó que la psicofísica era ideal para aproximarse a cómo funciona la colectividad de las abejas; algo que la neurociencia no podría hacer, pues las abejas no son realmente neuronas, ni sus colonias son cerebros. Pero, como Reina le contó a Newsweek:

Recientemente, numerosos estudios ya habían mostrado que una gran cantidad de organismos con diversos grados de complejidad también obedecen estas leyes [de la psicofísica].

Esto es así porque las leyes de la psicofísica aplican a todo el cerebro, y no sólo a las neuronas, lo que la hace un mejor método que la neurociencia para estas aproximaciones. La diferencia radica en el método: la psicofísica se basa en la observación y en la comparación, y no en sofisticados estudios con base en la tecnología, como los de la neurociencia, con los que se busca estudiar las funciones del cerebro.

Por ello, con la psicofísica se pudo observar que las colonias de abejas, al tomar decisiones, actúan bajo las mismas leyes que el cerebro, que son:

Ley de Piéron

Los seres humanos hacen decisiones más rápidamente cuando tienen información de alta calidad. De esta forma se elige entre algo que parece mejor y algo potencialmente peor, de lo que no se tiene mucha información.

Ley de Hick-Hyman

Mientras más opciones se tienen, más difícil es tomar una decisión.

Ley de Weber

Mientras menos distinción haya entre la calidad de dos opciones, más difícil es tomar una decisión.

 

¿Por qué el comportamiento de las abejas podría aplicarse al desarrollo de inteligencia artificial?

Así como las neuronas, las abejas son estimuladas por diversos factores de su entorno. Algunas de ellas están encargadas de salir a investigar las condiciones de su medio, para saber dónde se construirá su panal. Después regresan a la colonia para comunicar la información que han recopilado, lo que es procesado a su vez por toda la colonia. Esto fue estudiado por los investigadores en colonias de abejas europeas que estaban decidiendo dónde construir su panal y que, como observaron los científicos, actuaban conforme a las leyes de la psicofísica.

colonias-abejas-decisiones-cerebro-humano-estudio

Con estos descubrimientos, Reina, quien labora como investigador en robótica colectiva, espera poder avanzar en la comprensión del cerebro y su funcionamiento, lo que podría servir no sólo en estudios biológicos o psicológicos, sino incluso para ser aplicado en el desarrollo de inteligencia artificial. Sólo esperamos que estos avances no sean usados para hacer abejas droides, como las de Monsanto, con las que se pretende suplantar a las abejas que se están extinguiendo en gran medida por su culpa.

Que las abejas sean seres tan sofisticados como para enseñarnos sobre el cerebro humano es una muestra más de que, si la naturaleza tiene límites, estamos todavía muy lejos de comprenderlos.

 

*Imágenes: 1) Flickr Andria; 2) pngtree; 3) Flickr Vipin Baliga



10 plantas para tu cocina que puedes cultivar en casa

Además de enverdecer tu hogar, enriquecerán tu cocina con vegetales, frutas y sazonadores frescos. Y son fáciles de cuidar.

Cultivar en casa es posible. Ya sea en muros verdes o en macetas, en el jardín o en interiores, todo lugar de tu casa puede funcionar como un pequeño huerto. En un balcón, una terraza, o en una habitación bien ventilada e iluminada, puedes cultivar estas plantas y obtener sus frutos, raíces y hojas para utilizarlas en tu cocina.

zanahoria-cultivo-de-plantas-cocina-facil

Esto tiene múltiples ventajas, pues enverdecerás tu hogar, lo harás más sustentable y tendrás a la mano los ingredientes más frescos para tu cocina, y así podrás evitar comprarlos en el supermercado. Sólo no olvides que siempre funcionan mejor las regaderas para darles agua a las plantas en lugar de los chorros directos, y que hay muchas opciones para nutrir la tierra, como los abonos orgánicos, que te ayudarán a darle vida a tus plantas.

A continuación te mostramos cómo cultivar tus semillas y germinados de una forma sencilla, que te hará obtener los mejores resultados.

Aguacate

Riego: Constante, tierra húmeda.
Luz: Semisombra.

Al hueso del aguacate debes ayudarlo a germinar. Sólo déjalo unas horas en agua para que ablande y clávale cuatro palillos en forma de cruz para que, en un recipiente, pueda mantenerse a flote y sólo la base del hueso esté en contacto con el agua. En 1 mes o menos verás cómo empieza a germinar, rompiendo la corteza. Así ya puedes plantarlo en una maceta y esperar el resultado.

Se trata de un árbol, así que debes ser paciente y trasplantarlo cuando sea muy grande para la maceta.

Cebolla

Riego: Abundante. Disminuir una vez formados los bulbos.
Luz: Directa o semisombra.

Para tener abundante cebolla en tu cocina, sólo tendrás que comprar una y cortar la tapa. Déjala unos días al aire, hasta que se seque un poco. Luego colócala en la maceta, apenas con un poco de tierra y sustrato alrededor. En pocos días brotarán tallos, y en unas semanas se enraizará con fuerza. También puedes esperar a que germine por sí sola, como en el caso del jengibre, y plantarla dejando 1/4 de la cebolla afuera con el tallo hacia arriba.

Lechuga

Riego: Constante, tierra húmeda.
Luz: Sombra, en lo que brota, y luego semisombra.

Sin semillas es posible producir abundantes matas de lechuga. Sólo consigue los corazones de ésta, corta sus bases y colócalas en cualquier recipiente con poca agua; en 2 semanas, habrá rebrotado. Después sólo siémbrala en una maceta, cubriendo la cabeza y dejando el brote en la superficie.

Lo bueno es que casi no le afectan las plagas, y estará dando abundantes hojas hasta que llegue el momento de plantar otro turno de lechugas.

Zanahoria

Riego: Constante, tierra húmeda.
Luz: Directa o semisombra.

Los pasos son sencillos: debemos poner la parte de arriba de la zanahoria en un recipiente con poca agua durante unos días para ver cómo evoluciona, teniendo cuidado de que no se pudra. Esto porque hay que conseguir que brote una raíz del tallo, lo cual puede tardar entre 1 y 2 semanas. Una vez que crezca, se cubre la base con tierra, dejando la raíz por fuera.

Te recomendamos poner varios de estos brotes en una serie de macetas rectangulares. Su crecimiento es lento, así que no desesperes.

Albahaca

Riego: Moderado.
Luz: Directa o semisombra.

La albahaca se siembra preferiblemente en semilleros, aunque también se puede hacer  directamente en la maceta. La mejor época para que salga bien el cultivo de la albahaca es la primavera, y debes mantenerla alejada del frío y el viento. Sólo tienes que conseguir una planta con buenas y fuertes raíces, y sembrarla.

Lo bueno de esta planta es que ahuyenta a las plagas, ayudando a tus otros cultivos a estar sanos.

Jengibre

Riego: Constante, tierra húmeda.
Luz: Semisombra.

El jengibre germina sin ayuda, pero si lo dejas en agua toda la noche, el proceso será más rápido. Sólo planta una pieza con los brotes más grandes hacia arriba y mantenlo bien hidratado y alejado de las bajas temperaturas, sobre todo al principio. Puedes tenerlo en macetas grandes y plantar varias piezas. Su mata es fina y muy bonita, así que es una planta ideal para estar en tu cocina.

Ajo

Riego: Constante, tierra húmeda.
Luz: Mucha luz.

Con una sola cabeza puedes empezar tu cultivo, separando los dientes y dejando intacta la cáscara. Entiérralos con suficiente espacio entre cada uno, unos 8cm aproximadamente, y mantenlos por lo menos 8 horas a la luz. Es recomendable empezar en verano, para que aprovechen al máximo la luz solar y no tengas que hacer esfuerzos extra.

Chile de árbol

Riego: Constante, tierra húmeda.
Luz: Constante, pero no en exceso. Procura que también tenga sombra.

Este tipo de chile se da perfectamente en macetas. Sólo coloca unas 15 semillas en una tapa con poca agua, cúbrela con una tela y espera a que germinen. Esto tardará unas 2 semanas. Luego planta las semillas, dejando el brote en la superficie; puedes ayudarte de unas pinzas.

Es preferible cultivarlo a finales de invierno, para que la temperatura de la primavera le ayude a crecer y desarrollarse sin problemas.

Fresas

Riego: Constante, tierra húmeda
Luz: Constante, pero no en exceso. Procura que también tenga sombra.

Hay muchas variedades de fresa; algunas —llamadas de cosecha perpetua— dan sus frutos todo el año, y otras sólo en verano. Existen macetas especiales, pero puedes cultivarlas en cualquier maceta de buen tamaño (pues su follaje es abundante), o incluso en un saco, para que cuelguen de un balcón.

Consigue las matas en una tienda especializada —ya que plantar semillas es más difícil y costoso— y entierra sus raíces a poca profundidad. Mantenlas hidratadas y cuida el tiempo que están expuestas a la luz.

Manzanas

Riego: Constante, tierra húmeda.
Luz: Directa.

Puedes obtener las semillas de la manzana que te comas. Sécalas bien hasta que pierdan la humedad de afuera, y luego mételas en el refrigerador envueltas en un papel húmedo. Debes mantener húmedo el papel, poniéndolo dentro de una bolsa. En 1 semana habrán germinado; podrás plantarlas en una maceta grande, y esperar a que crezca el árbol que te dará sus jugosos frutos.

Recuerda trasplantarlo cuando esté muy grande, como el del aguacate.

 

 * Imágenes 1) y 2) Pixabay