Top 7 “razas puras”: los perros más antiguos del mundo

Los perros Pariah son perros antiguos que no han cambiado mucho desde hace siglos. Estas son las únicas “razas puras” que existen, y de las que derivan todas las razas modificadas que conocemos hoy.

Según los registros que se tienen, los perros han estado junto al hombre desde hace al menos 10 mil años. No sabemos en qué momento divergieron de los lobos, pero una cosa es segura: han sido parte integral de la vida humana durante siglos. La mayoría de los perros que vemos hoy son cruzas genéticamente modificadas para complacer a distintas personas en diferentes espacios del mundo (perros de departamento, de caza, de jardín, de campo, ovejeros, etc.), pero hay algunos (muy pocos) que son lo más cercano a los “perros originales”.

Las siguientes razas son ejemplos de “perros Pariah” que han vivido vidas salvajes y han cambiado muy poco desde la antigüedad. Una de sus características es que se reproducen sólo una vez al año, a diferencia de los perros domésticos, que se reproducen varias veces.

 

Perro de Carolina

pariah-dog-carolina

El llamado “dingo americano” fue descubierto en los años 70 viviendo una vida apartada y solitaria en el sureste de Estados Unidos. Su comportamiento es más parecido al de los perros salvajes que al de los perros ferales. Ahora es reconocido como una raza pura.

 

Dingo australiano

pariah-dog-dingo

El dingo “puro” de hoy está en peligro de desaparecer, debido a tanto entrecruce con otras razas de perros domésticos modernos.

 

Basenji

pariah-dog-basinji

Mejor conocido como “el perro que no ladra”, esta es presuntamente una de las razas más antiguas de perros. Es originario de algunas áreas del Congo, en África. Por ejemplo, ha sido representado en tumbas egipcias, lo cual demuestra lo antiguo que es.

 

Xoloitzcuintle o “perro mexicano”

pariah-dog-hairless

El Xoloitzcuintle es un perro sin pelo, extremadamente antiguo. En México, este perro ha existido desde hace más de 3 mil años, y hay una posibilidad de que se haya originado de la mutación espontánea de calvicie de los perros indígenas americanos como una manera de adaptarse a las regiones húmedas y cálidas de donde provenían. Esta raza casi se extinguió con la llegada de los conquistadores españoles, pero logró sobrevivir en áreas rurales.

 

Perro indio norteamericano

pariah-dog-native-american-indian-dog

Bastante menos salvaje pero igual de antiguo que el perro de Carolina, esta raza se usaba para una multitud de tareas, desde cuidar y cazar hasta jalar trineos. Fue un compañero trabajador de los indígenas durante miles de años. Es el perro Pariah más parecido al lobo que existe al día de hoy.

 

Alopekis

pariah-dog-Alopekis

“Pequeño pero poderoso”, el alopekis es mencionado por escritores clásicos como Aristóteles, y se puede encontrar en vasijas datadas del año 3000 a. C. La raza podía ser encontrada en toda Grecia y aún hay varios de ellos en ese país.

 

Perro cantor de Nueva Guinea

pariah-dog-new-guniea-singing

Este perro entra en la categoría de perros dingo (más salvajes que ferales). Se cree que está extinto en libertad, pero existen algunos en cautiverio, gracias al esfuerzo de conservación.



¿Qué ve un perro en el espejo?

La respuesta nos hace pensar que los perros son más budistas que muchos de nosotros.

Seguro lo has intentado: hacer que tu perro se vea en el espejo. Muchas veces, pareciera que sólo están viendo una pared. Otras, parecieran reticentes a verse a sí mismos y desvían la mirada para todos lados. Y en muchas ocasiones, se enojan consigo mismos…

Pero, ¿acaso son conscientes de que son ellos los que están del otro lado del espejo?

La prueba del espejo se ha realizado en decenas de especies. Se trata de una prueba para comprobar hasta dónde llega la conciencia animal, y consiste en embarrar un poco de pintura en la cara del animal para ver si, al verse al espejo, intenta quitársela, lo que señalaría que es consciente de que está viendo su reflejo.

Los bebés humanos saben reconocerse a sí mismos en un espejo aproximadamente a los 18 meses de edad. Precisamente, ellos se tocan y se intentan quitar cosas que reconocen que les son externas. Este comportamiento también se ha visto en bonobos y orangutanes (primates), así como en delfines, orcas, elefantes, urracas y palomas.

Pero los perros no han pasado la prueba del espejo.

perros-que-ven-espejo-animales-reconocen-su-reflejo

El hecho de que haya animales que sí se reconocen en el espejo le hace creer a los expertos que existen especies conscientes de sí mismas. Pero entonces, ¿qué son nuestros perros? ¿una especie de autómatas?

Esto es algo que muchos científicos, incluido Stephen Hawking, han cuestionado. A partir de estudios sobre el funcionamiento de las redes neuronales se ha llegado a la conclusión de que la conciencia no está sólo en ciertas zonas del cerebro, sino en esos circuitos que todas las especies compartimos. Y esto no necesariamente implica que un animal se reconozca en un espejo, sino que tenga ciertos comportamientos que van más allá.

Así que más bien tendríamos que preguntarnos si no es necesario remodelar un poco nuestros conceptos de “conciencia” e “inteligencia”. Porque sabido es también que ecosistemas como los bosques funcionan de manera compleja: sus raíces son como neuronas, y la tierra como la red que conecta los circuitos. Y en cuanto a la conciencia, se trata de un concepto tan antiguo como nosotros mismos. Pero en Occidente, está más involucrado con el “yo” de la psicología que con la comunidad de la naturaleza.

¿Y si algunos animales, como el perro, no se reconocen en el espejo porque no piensan en términos individuales?

Pocos animales son tan leales como los perros. Y en general, las especies de cánidos dependen de vivir en jaurías en las cuales se generan intensos lazos, como en el caso de los lobos, cuya forma de procurarse unos a otros es realmente conmovedora.

Así que sería factible pensar que los perros no están pensando en sí mismos: esperan encontrar a alguien más en el espejo, y por eso siempre creen que lo que ven es a otro perro. Este es el caso de los elefantes, que sólo pasan la prueba del espejo la mitad de las veces que son puestos en dicha situación; y sin embargo, son seres cuya sensibilidad raya en lo poético. Esto haría de animales como los perros seres más cercanos al budismo que muchos de nosotros, pues no tienen una noción “yoica” tan arraigada como la nuestra, ni tampoco parece que les importe tanto su cuerpo –o sea, lo material–.

perros-que-ven-espejo-animales-reconocen-su-reflejo

Eso sí: algunas pruebas –por demás interesantes– han demostrado que los perros están más interesados en su propia orina que en la de otros perros. Estas pruebas han buscado encontrar señales de que los perros sí tienen nociones de identidad pero éstas podrían tener más que ver con otros sentidos, como el del olfato, mucho más desarrollados en ellos que en nosotros.

¿Qué pasaría si los perros nos hicieran pruebas de olfato? Quizá pensarían “A ese humano le falta conciencia” cuando vieran que nosotros no podemos detectar nada que no esté a unos cuantos metros de distancia. Porque quizá el concepto canino de conciencia esté en el olfato o en algún lugar insospechado en el que no buscamos por falta de imaginación, pero sobre todo, por falta de empatía.

 

Pero entonces, ¿qué ve un perro en el espejo?

Se cree que hay dos posibilidades. Una es que vean algo que se mueve pero que al no tener olor, no lo identifican como algo vivo. Otra es que crean estar frente a otro perro, pero que sea la falta de olor la que los haga comportarse más agresivos. Hasta ahora, esas son las dos hipótesis que se manejan. ¿Tú qué opinas?