“La Ruche qui dit oui”, el modelo de comercio justo que está revolucionando las compras en Francia

El proyecto trata que los productores locales puedan relacionarse directamente con los consumidores, de modo que estos últimos realicen las compras por internet y las recojan después.

Nos encontramos en constante cambio evolutivo, tratando de adaptarnos a las transformaciones de nuestro medio ambiente para vivir en prosperidad y alegría. En ocasiones debemos realizar reajustes personales; en otras, metamorfosis a escalas sociales para continuar en el proceso de aprendizaje.

Desde la tolerancia a temas anteriormente considerados como tabú, hasta la introducción del internet a nuestras vidas. Cada transformación implica una capacidad de adaptabilidad e incluso de éxito. Como por ejemplo, La Ruche qui dit oui (La Colmena que dice sí), plataforma  francesa de internet que relaciona de manera directa a los productores y consumidores.  

El proyecto trata que los productores locales puedan relacionarse directamente con los consumidores, de modo que estos últimos realicen las compras por internet y las recojan después en la bodega de La Ruche qui dit oui.

Les compartimos un video por si les interesa saber más acerca de esta distinguida colmena:

*Para ver el video con subtítulos en español, dale click a la cajita “CC” ubicada a la derecha inferior del video.

 



Estas son las razones por las que el inventor de Internet se arrepiente de su creación

Las fuerzas que Tim Berners-Lee desencadenó hace casi 3 décadas se están acelerando y son impredecibles ¿Nos dirigimos hacia un futuro orwelliano donde un puñado de corporaciones monitorean y controlan nuestras vidas?

Mientras que Silicon Valley crea aplicaciones y redes sociales sin considerar las consecuencias, Tim Berners-Lee, el inventor del Internet, ha pasado las últimas 3 décadas pensando en las secuelas que ha dejado su creación.

A medida que se conectan miles de millones de personas, la Web se vuelve más poderosa y valiosa, y también potencialmente más peligrosa. La Web que Berners-Lee pretendía que fuera una herramienta radical para la democracia, ahora acentúa los desafíos de la desigualdad global.

En una entrevista con la revista Vanity Fair, Berners-Lee afirma:

La Web ha fallado en lugar de servir a la humanidad, como se supone que debía hacerlo. La creciente centralización de la Web terminó produciendo, sin una acción deliberada de las personas que diseñaron la plataforma, un fenómeno emergente a gran escala que es antihumano.

Y es que el espíritu inicial de Internet era descentralizado, los individuos estaban empoderados y no había una autoridad central.

Esa sensación de control individual, ese empoderamiento, es algo que hemos perdido.

nuevo-internet-tim-berners-lee-creador-internet

Internet centralizado

Lamentablemente, esta idea cobró vida cuando surgieron revelaciones de que hackers rusos interfirieron con las elecciones presidenciales de Estados Unidos en el 2016, o cuando Facebook admitió que proporcionó datos de más de 80 millones de usuarios a una firma de investigación política, Cambridge Analytica, que trabajó para la campaña de Donald Trump.

Este episodio fue el último de una serie de hechos que han provocado una sensación cada vez más escalofriante. Facebook, Google y Amazon ahora monopolizan casi todo lo que sucede en línea, desde lo que compramos hasta las noticias que leemos y a quiénes seguimos. Junto con poderosas agencias gubernamentales pueden monitorear, manipular y espiar de una manera inimaginable.

Por lo anterior, Berners-Lee sintió que algo tenía que cambiar y comenzó a trabajar en una nueva plataforma, Solid, para recuperar la Web de las corporaciones y devolverla a sus raíces democráticas:

Hay personas trabajando en el laboratorio tratando de imaginar cómo puede ser diferente la Web. Cómo la sociedad puede interactuar de manera diferente. ¿Qué pasa si le damos privacidad a la gente y el control de sus datos? Estamos construyendo un ecosistema completo.

 

Un nuevo Internet

En la plataforma, los usuarios pueden controlar el acceso a los datos y el contenido que generan en la Web. De esta forma pueden elegir cómo se utilizan esos datos, en lugar de que Facebook y Google hagan su voluntad. El código y la tecnología de Solid están abiertos a todos: cualquiera que tenga acceso a Internet puede ingresar a la sala de chat y comenzar a codificar.

Las fuerzas que Berners-Lee desencadenó hace casi 3 décadas se están acelerando y son impredecibles. Ahora, cuando la mitad del mundo se une a la Web, estamos en un punto de inflexión social:

¿Nos dirigimos hacia un futuro orwelliano donde un puñado de corporaciones monitorean y controlan nuestras vidas?

¿O estamos a punto de crear una versión mejorada de la sociedad en línea, donde el libre flujo de ideas e información ayude a curar enfermedades, denunciar la corrupción, revertir las injusticias?

“No tienes que saber código. Sólo debes tener un corazón para decidir que ya es suficiente”. Es hora de levantarse contra las máquinas.



4 maneras en que internet está impulsando la ecosustentabilidad en el mundo

La interconexión se desdobla en posibilidades que llegan, por ejemplo, a la demanda de productos mucho más amables con el medio ambiente.

Imagen: bukyschwartz.com

Cuando internet comenzó a popularizarse las personas nos sentimos como parte de un gran potencial, aunque quizá difuso. Estar interconectados en cualquier parte del mundo amplía las opciones de prácticamente todos los aspectos de la vida; la comunicación, sobre todo, pero también de la compra venta de bienes y servicios o la posibilidad de publicitar proyectos de toda índole.

En este abanico de oportunidades, en 1999  Kevin Ashton en el Auto-ID Center del MIT acuñó un concepto que es cada vez más popular “el internet de las cosas”. Ashton planteó que en algún momento habrán más “cosas” que personas conectadas a internet, tales como electrodomésticos o dispositivos, que en una búsqueda por hacer más inteligente su uso, estarían siendo monitoreados pero además funcionando en relación a la mejora en la eficiencia de energía, por ejemplo.

En este sentido la data sobre las cosas que están conectadas a internet ha incentivado una economía en la que por primera vez se tendrá cada vez más ubicado el lugar y funcionamiento de los aparatos que se han comprado. Lo anterior permite que se conozca su destino y de alguna manera no se pierdan en la clandestinidad de los productos ya comprados.

Ello podría resultar en una dinámica donde se extraen ganancias del ciclo completo de uso de un aparato, es decir, al tener toda esta data disponible, es más fácil que este pueda ser aprovechado con fines de reciclaje cuando su tiempo vida ha terminado.

Esta es una de las posibilidades que están nutriendo el escenario de sustentabilidad en el planeta aunque hay otras maneras en que el internet está marcando la pauta para un mundo más sustentable, como las siguientes.

 

Conexión de mercados

Cada vez más personas buscan consumir productos tanto más sanos para su salud como para el medio ambiente. Internet en este sentido amplía la oferta de productos y servicios más allá de aquellos a los que se tiene acceso en los grandes supermercados (la mayoría transnacionales, por cierto).

 

Reúso de productos

Las plataformas de compara venta online están haciendo que numerosas personas accedan a productos usados  (si bien también a más productos nuevos) anteriormente esta opción de compra venta de productos de segunda mano no existía en las dimensiones que internet permite.

 

Información sobre marcas nocivas

Es muy interesante cómo existe cada vez más interés por conocer los productos que se compran. Tanto de las condiciones de los empleados de las marcas como de las repercusiones que tienen estos en su producción para el medio ambiente y la salud. La información en este rubro es muy popular en las redes sociales y ello ha hecho que muchas marcas adecuen sus modos de producción ante un mercado que es cada vez más exigente.

 

Activismo ambiental

Los gobiernos se ven presionados por la propagación de demandas ambientalistas y animalistas que encuentran en internet un nicho de interconexión. Ejemplos hay muchos en que las autoridades han modificado e incluso barado leyes que van en detrimento de la sustentabilidad y el medio ambiente. Acá algunos ejemplos.